El Valencia CF discrimina a los alicantinos y no se disculpa

- Escrito el 07 noviembre, 2018, 12:00 pm
18 mins

La vieja rivalidad deportiva entre el Valencia CF y el Hércules CF, algo apagada durante los últimos años debido a la prolongada estancia del equipo alicantino fuera de Primera División, vive un nuevo e inesperado capítulo desde que el partido disputado entre el filial ché y el conjunto herculano, el pasado 14 de octubre, reabriera la caja de Pandora.

El motivo no fue ningún acto violento o conflictivo entre los aficionados (de hecho, ambas hinchadas tuvieron un comportamiento excelente), sino una controvertida decisión del club valencianista por la que prohibió la venta de entradas en taquilla a todos aquellos nacidos o residentes fuera de la provincia de Valencia.

 

Prohibido alicantinos

Aquella sorprendente decisión (completamente inédita en el fútbol moderno) pilló de sorpresa a las decenas de aficionados del Hércules, que se habían traslado a la ciudad deportiva ‘Antonio Puchades’ de Paterna, lugar donde el Valencia Mestalla disputa sus partidos como local.

«Sus propios aficionados le dieron una lección de deportividad al Valencia CF» M. Gayo (concejala de Deportes)

Aquellos hinchas herculanos que ya habían comprado sus entradas a través del club no tuvieron ningún problema en acceder el estadio y ver el partido. Sin embargo, algunos otros se desplazaron en sus propios vehículos hasta Paterna para comprar la entrada en las taquillas.

Allí se encontraron con que efectivamente el Valencia CF había puesto varios centenares de entradas disponibles a la venta, pero, cuando acudieron a las taquillas, los empleados del club ché les indicaron que tenían órdenes de vender tan solo a aquellas personas que en su DNI reflejara que habían nacido en la provincia de Valencia.

 

Sin hojas de reclamaciones

Muchos aficionados herculanos se indignaron ante tal insólita discriminación y demandaron la hoja de reclamaciones. Según sus propios testimonios, los taquilleros del estadio se las negaron. Algunos valencianos se solidarizaron con ellos, y les prestaron sus DNIs para que varios alicantinos pudieran comprar una entrada.

«El Valencia es un club históricamente acomplejado. Esto es un caso claro de discriminación» G. Echávarri (exalcalde)

De hecho, varios aficionados del Valencia Mestalla también se quedaron sin entrar, al haber nacido éstos fuera de la provincia valenciana. Entre ellos los integrantes de la peña valencianista ‘José Luis Gayá’, jugador natural de Pedreguer. El número total de afectados se cifra en alrededor de un centenar.

Rápidamente las redes sociales y grupos de Whatsapp se llenaron de quejas y denuncias por esta situación. Aún con todo, el partido se disputó con total normalidad. El Hércules dominó y dispuso de más ocasiones para marcar, pero el marcador no se movió del 0-0.

 

Reacciones políticas

La primera autoridad política en reaccionar fue la concejala de Deportes de Alicante, Marisa Gayo, quien emitió un comunicado en sus redes sociales condenando lo sucedido. La edil acusó al Valencia CF de “comportamiento antideportivo”, al tiempo que alabó a los aficionados ches por “dar una lección de deportividad a su propio club”. Además, pidió a la Federación Española de Fútbol (RFEF) que abriera una investigación sobre lo sucedido.

Varios aficionados del Valencia prestaron su DNI a seguidores herculanos para que pudieran comprar entradas

Con la misma indignación se expresó también el exalcalde Gabriel Echávarri, quien incluso comparó lo sucedido con episodios de discriminaciones de raza, género o religión y tachó el comportamiento del Valencia como de “anticonstitucional” e incluso lo describió como “un club históricamente acomplejado”.

En los días siguientes el Valencia CF también recibió críticas de algunos miembros del Govern de la Comunidad Valenciana, como el conseller Vicent Marzá o el director general de Deportes, Josep Miquel Moya. El grupo del PP en Les Corts registró una pregunta al respecto en el parlamento autonómico.

 

Guerra de comunicados

La noticia llegó al plano nacional, y ocupó parte de los informativos de varias cadenas durante el domingo y el lunes. El propio Hércules publicó un comunicado expresando su “malestar” y exigiendo explicaciones al Valencia por lo sucedido. Su delegado de Peñas y Afición, el exfutbolista herculano Quique Sala, contactó con varios colectivos de aficionados y ofreció su email (esala@herculesdealicantecf.net) a los afectados que quisieran contar su versión de lo ocurrido.

Algunos alicantinos perjudicados han presentado reclamaciones por vía administrativa, Consumo, e incluso han denunciado ante la Fiscalía

El Valencia respondió dos días después con otro comunicado, tras haber guardado silencio durante todo el domingo y el lunes. En dicho escrito culpabilizó tanto a los hinchas herculanos como al propio Hércules por no advertir a sus aficionados de que no iban a venderse más entradas a la afición visitante, alegando “motivos de seguridad”.

Así mismo, el club che negaba que se hubieran solicitado hojas de reclamaciones en las taquillas y mostraba su “total repulsa hacia aquellas descalificaciones demagógicas o por intereses políticos procedentes de antiguos cargos públicos con procesos judiciales abiertos”.

El Valencia CF asegura que obró así por motivos de seguridad, y culpabiliza al Hércules

Obviamente el exalcalde Gabriel Echávarri se dio por aludido con esta última frase, y respondió con contundencia en sus redes sociales tachando de “rastrero” el comunicado, así como de “cobarde” la actitud del Valencia por culpar a los aficionados del Hércules y pretender minar su propia libertad de expresión por el hecho de estar incurso en procesos judiciales que nada tienen que ver con los hechos.

 

Respuesta del Hércules

El Hércules tampoco permaneció en silencio, y respondió con un nuevo comunicado en el que rechazaba que los aficionados desplazados hubieran cometido ningún error, recordando que la ley no impide que nadie compre entradas libres a la venta por razones de su nacimiento.

El club herculano ha trasladado todos los escritos de los afectados a la RFEF, Generalitat y Síndic de Greuges

Así mismo, el club herculano señaló que desde las oficinas del Valencia se informó a los aficionados durante los días previos al partido que se pondrían a la venta 300 entradas (como así ocurrió), que el equipo alicantino nunca publicitó dicha venta pues no es el encargado de gestionar la Ciudad Deportiva de Paterna, y afeó a la entidad valenciana que siguiera sin dar explicaciones ni pedir disculpas por los hechos ocurridos.

Por último, anunció que iba a presentar un escrito a la Jueza de Competición de la RFEF e informar a la Dirección General de Deportes de la Comunidad Valenciana, así como instaban a que los afectados presentaran también sus pertinentes reclamaciones ante la Oficina Municipal de Información del Consumidor.

 

Denuncias y reclamaciones

A lo largo de la semana varias asociaciones y entidades  de la región, como la Sociedad Civil Valenciana, se solidarizaron de la afición del Hércules, e instaron a los afectados a presentar reclamaciones. Igual se expresó la concejala Marisa Gayo, quien mantuvo una reunión con la directiva de la Asociación Herculanos y ofreció la colaboración de los servicios jurídicos del Ayuntamiento.

«El Valencia puede acabar librándose, pero como abogado recomiendo denunciar» M. Villar (asesor jurídico PP Alicante)

De momento ya hay varios reclamantes confirmados, e incluso dos herculanos naturales de Monforte del Cid han denunciado al Valencia ante la Fiscalía por ‘discriminación y xenofobia’. Ambos monfortinos acudieron a Paterna con sus hijos, quedándose sin poder comprar entradas a pesar de que aún quedaban asientos disponibles cuando llegaron. De hecho, el estadio no se llenó y presentó numerosas localidades vacías.

El equipo herculano también ha recibido varias quejas y denuncias de afectados por email, y ha remitido sus escritos a la RFEF, la Generalitat y el Síndic de Grueges. Así mismo, algunos han presentado sus propias reclamaciones ante Consumo por la vía administrativa.

 

Leyes contra la discriminación

La Constitución expresa, en su artículo 14, que “los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social”.

El artículo 510.1.a del Código Penal establece que “serán castigados con una pena de prisión de uno a cuatro años y multa de seis a doce meses (…) quienes públicamente fomenten, promuevan o inciten directa o indirectamente al odio, hostilidad, discriminación o violencia contra un grupo, una parte del mismo o contra una persona determinada por razón de su pertenencia a aquél, por motivos racistas, antisemitas u otros referentes a la ideología, religión o creencias, situación familiar, la pertenencia de sus miembros a una etnia, raza o nación, su origen nacional, su sexo, orientación o identidad sexual, por razones de género, enfermedad o discapacidad”.

Por otro lado el lugar de nacimiento o residencia no se estipulan entre las posibles causas de prohibición en un recinto deportivo según la Ley 19/2007 contra la violencia, el racismo, la xenofobia y la intolerancia en el deporte; ni en el Real Decreto 203/2010 que aprobó el Reglamento de prevención de la violencia, el racismo, la xenofobia y la intolerancia en el deporte.

El artículo de 3 de la Ley 19/2007 también determina que las entidades deportivas deben “hacer constar de forma visible en las taquillas y los lugares de acceso al recinto” las causas de prohibición al recinto. Según los testigos esto no sucedió en Paterna, sino que fueron los propios taquilleros quienes informaban a los aficionados conforme iban llegando a las taquillas.

Además, el decreto 142/2014 establece la obligatoriedad de disponer de hojas de reclamaciones en cualquier establecimiento que comercialicen bienes o servicios. Las sanciones por infringir esta obligación podrían ascender hasta los 5.000 euros.

 

Recorrido legal

En AQUÍ en Alicante hemos querido consultar con un especialista legal, para conocer las opciones que tienen los afectados y el recorrido judicial que puede tener este asunto. Nos atiende Manuel Villar, asesor jurídico del grupo popular en el Ayuntamiento de Alicante.

“Si lees el Código Penal, especifica la prohibición de discriminar por el origen de la persona. Aún así, tengo dudas de que esto pueda considerarse delito de odio. Creo que el Valencia CF acabará librándose, aunque ha estado muy torpe al no disculparse públicamente. A cualquier cliente que me preguntase, sin duda, le aconsejaría que denunciase” nos indica Villar.

El abogado recomienda a los particulares ir por la Fiscalía. “Probablemente este asunto tenga más recorrido a través de la Comisión Anti-violencia del Consejo Superior de Deportes, pero este camino puede ser burocráticamente demasiado farragoso para un particular”.

Al Hércules CF, como club, le aconseja la vía administrativa. “Si al final la RFEF no actúa de mutuo propio, la entidad deportiva sí debería acudir a la Comisión Antiviolencia. Éste es el camino con más posibilidades de prosperar”.

Villar también recuerda que los abogados del Ayuntamiento y del grupo popular están “a disposición de todos los afectados, para asesorar y resolver cualquier duda”.

 

Tres frentes abiertos

En definitiva, el Valencia CF puede enfrentarse hasta a tres frentes jurídicos por estos hechos. Por un lado, la RFEF podría entrar de oficio y abrir un expediente sancionador al club. Incluso también la Generalitat Valenciana, aunque al cierre de este periódico, más allá de palabras de apoyo, no se ha tomado ninguna medida en esta dirección desde el Consell.

El Valencia se enfrenta a las denuncias particulares, otra posible denuncia del Hércules y/o a una investigación de la RFEF y la Generalitat

Por otro lado, el Hércules podría actuar, si no se produce dicha investigación de oficio, y denunciar formalmente a la entidad valencianista. Desde el club herculano no han querido confirmar ni desmentir esta posibilidad, pero siguen acusando al Valencia de injuriar al equipo alicantino y ofreciendo su apoyo a los aficionados para impulsar sus reclamaciones.

Y, por último, varios aficionados herculanos han presentado ya sus denuncias a título particular. Si estas demandas progresan, tanto el Hércules como el Ayuntamiento también podrían personarse en la acusación. De hecho el exalcalde Echávarri ha solicitado esto expresamente al equipo de gobierno de Luis Barcala, aunque desde el PP alicantino aún no han tomado una posición pública ante esta opción.

A todo esto, desde el Valencia no han vuelto a emitir ninguna declaración al respecto de este tema desde el día 16 de octubre. El club che continúa considerando que no debe disculparse por lo ocurrido.