«El triatlón engloba tres deportes distintos siendo uno sólo»

El próximo reto de Nacho Ramírez es prepararse para el Ironman Europeo de Frankfurt, en Alemania. Su sueño, clasificarse para el Campeonato del Mundo en Kona, Hawái

- Escrito el 09 noviembre, 2018, 12:00 pm
12 mins

Entrevista > Nacho Ramírez / triatleta (Logroño, 18-octubre-1985)

 

Ramírez es un atleta que practica la modalidad del triatlón y que en 2012 hizo su primera prueba en Santa Pola. Decidió dar un salto deportivo más grande cuando nadó 3’8 kilómetros, pedaleó 180 km en bici y corrió 42 km en el Ironman de Vitoria en 2016.

Desde entonces, cada año se prepara para una prueba de distancia larga como es el Ironman. “El triatlón es un estilo de vida para mí. El día que mi cuerpo no aguante más para hacer largas distancias, seguiré haciendo ciclismo y nadando puesto que correr es más agresivo y tiene mayor impacto en el cuerpo”.

 

Siempre has sido una persona deportista, pero ¿cuándo comienzas a entrenar para la modalidad de triatlón?

Jugaba al fútbol sala desde que tenía siete años como una afición más, pero empecé en la modalidad de triatlón debido a varios motivos: yo hacía bici, mi amigo Manu me convenció para correr una media maratón con él y al poco tiempo comencé a nadar.

«Siento felicidad cuando algún compañero termina su primer triatlón, es increíble ver la emoción que supone para ellos»

Así fue como en el año 2012 hice mi primer triatlón en Santa Pola. Iba de manera independiente, sin idea de cómo hacerlo debido a que no tenía entrenador. La hice mejor de lo esperado, puesto que quedé entre los 100 primeros sin apenas preparación. A partir de esa primera toma de contacto fue cuando quise avanzar a hacer medias distancias, es decir, un medio Ironman, y entré a formar parte del Club de Triatlón Apolana.

 

¿A qué tipo de dificultades se enfrentan los deportistas que practican triatlones?

Tienes que saber hacer muchas cosas; requiere una buena técnica de natación, subir a una bici y correr. El triatlón se debe enfocar como una modalidad deportiva que engloba tres deportes distintos siendo uno solo. Por ejemplo, cuando compito y salgo del agua, no pienso que tengo que nadar y luego hacer bici, sino que nadaré y luego seguiré en bici. El término perfecto para definirlo sería la continuidad.

Por otro lado, existen muchas distancias de triatlón. Yo aconsejo empezar por hacer distancias cortas, esprints u olímpicos. Para hacer distancias largas necesitas una base fundamental, años de experiencia y muchos kilómetros entrenados a tus espaldas. Sin embargo es increíble ver la cara de felicidad y superación que tienen las personas cuando hacen su primer triatlón. Sientes felicidad por ellos, porque entre todos formamos una gran familia y nos ayudamos.

 

¿Cuáles crees que son los miedos más comunes a la hora de realizar este deporte?

Temen a nadar en aguas abiertas, es decir, en el mar. Les produce pánico puesto que no suelen estar acostumbrados a ello. Les falta iniciativa y la ayuda de sus compañeros del club para dejar de desconfiar.

«Está aumentando el número de atletas mujeres, pero sigue sin ser suficiente. Para este deporte se necesita mucha fuerza mental y ellas, sin duda, la tienen»

Además, en el ciclismo suelen tener miedo a los accidentes con otros vehículos de motor. Sin embargo, aunque sea un tema delicado, suelen respetarnos en carreteras y rotondas. Esto se podría solucionar haciendo más campañas publicitarias sobre las normas de circulación y convivencia para ciclistas y conductores. Si ambos ponemos de nuestra parte, irán disminuyendo los accidentes. No somos ciclistas, somos personas encima de una bici. Tenemos una familia y nuestra vida en juego.

 

¿Los triatletas os decantáis por algún deporte en concreto de los tres?

A mí me encanta el ciclismo y antes de ser triatleta sólo hacía bici. En mi caso comencé porque no me sentía a gusto con mi peso. Me enganché de nuevo al deporte y después vino todo lo demás: correr y nadar.

En general, creo que sí destacan en uno por encima de los demás. Hay personas que vienen de la natación y para ellos nadar es un mero trámite, es decir, sufren más corriendo o yendo en bici. La mayoría lleva peor la natación por la técnica que requiere. Correr y montar en bici lo hemos hecho todos desde que éramos pequeños, sin embargo nadar no.

 

¿Los clubs de triatlón alicantinos reciben ayudas por parte del Ayuntamiento?

Sólo puedo hablar del mío, Apolana, porque desconozco la situación de los demás clubs. En nuestro caso sí, puesto que llevamos su escudo en el mallot. Tenemos un convenio con ellos en el que los atletas federados podemos hacer uso de las instalaciones deportivas, como es la piscina del Monte Tossal, gratuitamente. Además de las pistas de atletismo y el gimnasio de la Ciudad Deportiva.

«Entro andando a la meta porque quiero disfrutarla. Son diez horas de sufrimiento para diez segundos de gloria»

 

¿Qué diferencia existe entre un atleta federado y otro que no lo está?

Una persona que está federada tiene un seguro de entrenamiento que le cubre cualquier tipo de accidente que sufra haciendo deporte. Es recomendable federarse si practicas asiduamente el triatlón. Sólo son 70 euros al año y cuántos más federados seamos, más ayuda recibiremos todos.

En mi club estamos casi el 80% federados, porque el Ayuntamiento nos obliga como club para poder tener los beneficios que nos brindan en instalaciones todos los años.

 

¿Qué sería esencial hacer para poder prepararse una prueba tan dura como el Ironman?

Para hacer un Ironman necesitas una gran preparación, cuidarte la alimentación, si quieres mejorar como es mi caso, sacrificio y constancia. Hay gente que cree que puede dar el salto a este tipo de pruebas en un corto tiempo de entrenamiento y no es así.

Posteriormente, debes ponerte en manos de un profesional que sepa más que tú de este mundillo, que es muy complicado.

 

¿Qué edades suelen comprender los participantes de Ironman?

La mayoría, en largas distancias, entre los 30 y 50 años. La gente joven no debería hacer largas distancias porque tienen más potencia, pero no más resistencia. Son principiantes y necesitan tener más base.

Lo que sí necesita este tipo de deportes es tener más atletas mujeres. Se está evolucionando con el tiempo y hoy en día cada vez son más, pero sigue sin ser suficiente. Muchas de ellas lo hacen mejor que los hombres, puesto que son más fuertes mentalmente. Para hacer un Ironman se necesita más fuerza mental que física, y ellas la tienen con creces.

 

¿Qué tipo de experiencias malas has tenido durante algunas pruebas?

En el triatlón de Oliva me tuve que retirar porque se me rompió el tornillo del manillar de la bici. En Murcia tuve dolores de estómago fuertes y llegué a sufrir mareos. Lo primero es mi salud, así que no terminé la prueba ese día.

Pero no todo son vivencias negativas. En mi segundo Ironman, en Barcelona, viví uno de los mejores momentos deportivos de mi vida. Fue una sensación increíble la de entrar por meta tras nueve horas de esfuerzo.

 

¿Por qué entraste andando a la meta en ese Ironman en Barcelona?

Tienes que disfrutar de tu entrada a meta. Es una manera de desahogarse después de tanto esfuerzo y sacrificio. Meses atrás he estado entrenando cansado cuando salía de trabajar, cuidando mi alimentación, intentando superar mis marcas… Todo eso se resume en esa entrada a meta, que significa el final del camino.

«El triatlón tiene cada vez más público, ya podemos ver distancias olímpicas en la televisión o campeonatos a través de internet»

Me da igual el tiempo que tardé en acabar el Ironman, porque tuve una sensación de tranquilidad inmensa. Lloras de alegría y te emocionas al ver a tu familia. Como dice un buen amigo mío, “diez horas de sufrimiento para diez segundos de gloria”. Es algo mágico que no se puede explicar. Los apasionados como yo, acabamos de correr y pensamos: “¿cuándo me apunto al siguiente?”.

 

¿Cuál es tu próximo objetivo?

El Campeonato Europeo de Ironman en Frankfurt, Alemania. Lo haré el 30 de junio de 2019.

 

¿Cómo y porqué surgió la idea de apuntarte a esa prueba tan lejos de casa?

Un día estaba en la piscina entrenando con Manu, mi confidente y pareja de triatlón. En los vestuarios estuvimos hablando de apuntarnos al Ironman de Frankfurt, así que al salir de allí fuimos a su casa y nos inscribimos en su ordenador. Ya no había vuelta atrás. Lo hicimos sin pensarlo para no arrepentirnos después. Si no te apuntas en ese instante, nunca lo harás.