El PSOE denuncia la falta de voluntad negociadora del PP en materia de impuestos

Los socialistas no se sentarán con el concejal de Hacienda, Carlos Castillo, porque tienen claro que el edil sólo piensa en llegar a un acuerdo con Belmonte y Ciudadanos

- Escrito el 12 septiembre, 2018, 11:00 am
2 mins

El Grupo Municipal Socialista no se reunirá con el concejal de Hacienda, Carlos Castillo, para negociar la supuesta bajada de impuestos porque considera que no existe voluntad negociadora y que se trata de un anuncio más para ocultar su falta de inversiones en la ciudad, por lo que ha solicitado al Partido Popular que remita por escrito y detalladamente su propuesta para estudiarla.

El concejal de Hacienda no quiere negociar. Está claro que espera obtener el voto de la tránsfuga Nerea Belmonte y de Ciudadanos, a fin de cuentas son los responsables de la llegada de Barcala a la alcaldía, por lo que no tiene ningún interés real en sentarse a negociar nada con el Partido Socialista”, explica Eva Montesinos.

El hecho de que el equipo de Barcala comience las negociaciones con Ciudadanos, en lugar de hacerlo con el principal partido de la oposición, demuestra, a juicio de Montesinos las verdaderas intenciones de los populares. “Se ven obligados a anunciar una bajada de impuestos, que favorecerá principalmente a las empresas, porque tienen que justificar la cancelación del Plan de Ajuste. Lo cancelaron para no tener que trabajar y han dejado a la ciudad sin inversiones”, lamenta Montesinos.

El Grupo Municipal Socialista espera que el Partido Popular le entregue su propuesta por escrito para poder analizarla y tomar una decisión. “Hemos comprobado en numerosas ocasiones como Barcala y su equipo cambian continuamente de opinión, por eso preferimos estudiar el informe”, recuerda Montesinos.

Los socialistas siguen sin comprender como es posible que se cancele el Plan de Ajuste y al mismo tiempo se venda patrimonio público como sucede con la parcela de Playa de San Juan que se dedicará supuestamente a viviendas de protección oficial, eso sí, con un precio superior a los 160.000 euros.