Los nombres de 46 calles siguen pendientes de los juzgados

A mediados de 2016 la concejalía de Memoria Histórica del ayuntamiento de Alicante (comandada por María José Espuch, de Compromís) formó una comisión municipal con objeto de iniciar el cambio nominativo de las calles franquistas que aún quedan en Alicante Se pretendía ajustar así la ciudad a la Ley de Memoria Histórica. Aprobada en 2006 por el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, dicha ley contempla la revisión y eliminación de aquellos símbolos franquistas que persisten en España. Primeras controversias En un principio la iniciativa de Espuch contó con el beneplácito de todos los grupos políticos del Ayuntamiento. Tanto el tripartito en el gobierno (PSOE, Guanyar y Compromís) como los de la oposición (PP y Ciudadanos) dieron el visto bueno a la elaboración de un informe donde se identificaran las calles franquistas. En un principio había consenso político por retirar las calles franquistas, pero pronto la oposición denunció falta de participación Sin embargo, pronto empiezan a torcerse las cosas. Israel Cortés, concejal del PP, nos comenta en declaraciones exclusivas a Aquí en Alicante que “En la segunda convocatoria de esta comisión, nos encontramos que Compromís ya había decidido todos los cambios por su cuenta. La supuesta participación que nos vendieron fue una mera formalidad. Ni la oposición, ni la sociedad alicantina participamos en esto”. El grupo municipal de Ciudadanos también se manifestó en similares formas. Cambios y rectificaciones Desde Compromís, Pere García niega estos hechos y nos argumenta que si hubo participación vecinal. “De hecho, llegamos a realizar varios cambios respecto a la lista original”. El asesor municipal se refiere, por ejemplo, al traslado de la calle José Luis Lasaletta (ubicada actualmente en Babel). La intención inicial era conceder al histórico exalcalde socialista una vía de mayor importancia en el Casco Antiguo. No obstante, los vecinos de su calle original se opusieron con pancartas al traslado, y el Ayuntamiento acabó rectificando. También en el caso de la plaza División Azul. Éste es un nombre evidentemente franquista que se pretendía quitar, y en su lugar la concejalía propuso ‘Plaza del Pueblo Gitano’. Sin embargo, miembros de la propia comunidad gitana y vecinos manifestaron su malestar. Finalmente se rectificó a ‘Plaza de la Igualdad’”. El caso Calvo Sotelo Pero seguramente el cambio que más polémica suscitó, de los 46 propuestos, fue el de la plaza Calvo Sotelo, situada en pleno centro de Alicante. Se da la circunstancia de que el político monárquico José Calvo Sotelo murió brutalmente asesinado días antes del golpe de estado que inició la Guerra Civil. Por esta razón, muchos vecinos manifestaron su rechazo a que fuera incluido en la ley de Memoria Histórica y eliminado del callejero. El cambio que generó más polémica fue el de la Plaza Calvo Sotelo por ‘Porta de San Francesc’ Algunos comerciantes incluso colgaron carteles en sus tiendas oponiéndose al cambio. El presidente de la comisión fogueril de esta plaza declaró en prensa que ellos no estaban dispuestos a cambiar el nombre a su hoguera “ni aunque les obligaran”. Incluso se creó una recogida de firmas en la conocida web change.org, y también la propia familia Calvo Sotelo interpuso un recurso judicial contra este cambio. Pero en este caso, la Concejalía decidió no rectificar. “Tenemos un informe avalado por especialistas donde viene perfectamente clara la vinculación de José Calvo Sotelo con el golpe del 36. Es cierto que murió poco antes del alzamiento, pero participó en su gestación y tenía muchas relaciones con la dictadura italiana de Benito Mussolini”, asegura García. Por ello, se propuso como nombre alternativo ‘Porta de San Francesc’ que es la denominación que recibía dicha plaza en el siglo XIX. Desde el departamento municipal de Memoria Histórica nos confirman la existencia de este informe. Nos indican también que su intención inicial no era hacer pública esta información sobre José Calvo Sotelo, pero que al recibir la denuncia de la familia se han visto obligados a hacerlo. El edil popular Cortés reconoce que la figura de Calvo Sotelo “puede ser razonablemente debatible”. No obstante, para él “lo más sensato en un caso tan polémico habría sido aparcarlo. Ya que ha causado tanto malestar entre los vecinos, sería más lógico mantener este nombre y modificar las calles que si cuentan con consenso popular.” Sin votación en el pleno No obstante, Cortés nos indica que el principal punto de discordancia no ha radicado en los nombres de las calles. “Podríamos haber excusado esto si el proceso se hubiera realizado con participación de todos. La ley de Memoria Histórica no se aprobó para hacer un simple cambio nominativo de calles. El espíritu es el de alcanzar la conciliación entre todas las partes. Y esto no ha ocurrido. Lejos de ello, lo han realizado todo por su cuenta y riesgo.” «Nos prometieron que la lista de calles se votaría en el pleno municipal. Esto no sucedió y ahora se excusan en tecnicismos» (I. Cortés) El concejal del PP afirma que la concejalía de Memoria Histórica les prometió participar en todos estos cambios, e incluso que la lista definitiva se votaría en un pleno municipal. Sin embargo, esto acabó por no suceder. La concejala María José Espuch simplemente leyó la lista definitiva de modificaciones en la sesión plenaria, pero no se procedió a votarla. Cabe recordar que el tripartito que gobierna Alicante tiene minoría en el pleno, por lo que no tiene asegurada la victoria en las votaciones municipales. Compromís siempre se ha escudado en que no es necesario realizar dicha votación plenaria desde un punto de vista legal. “Según la ley de Régimen de bases local, la competencia en materia de calles las tiene la Junta de Gobierno local, no el pleno. El propio secretario lo avaló así”, argumenta Pere García. Según Cortés “ahora se excusan en formalismos, cuando establecieron en el propio reglamento de la comisión que se votaría la lista definitiva en el pleno”. Principalmente por este motivo, el PP acabó introduciendo un recurso en noviembre al juzgado Contencioso Administrativo en el que solicitaban paralizar los cambios de las placas. Se colocan las nuevas placas Sin embargo, el Ayuntamiento comenzó ya a cambiar las primeras placas pocos días después. Pere García nos asegura que se procedió así porque “el Ayuntamiento aún no tenía constancia oficial del recurso”. No obstante, la jueza encargada del caso acabó suspendiendo formalmente este cambio de calles con un auto hecho público el 12 de enero. En éste se afirma que el Consistorio sí tenía constancia del recurso del PP y que había actuado “de manera precipitada e inmotivada, dado que no existían razones de urgencia para proceder con los cambios”, más aún sin conocer todavía la resolución judicial definitiva. El juzgado obligó a paralizar el cambio de placas e incluso a recolocar las antiguas de calles franquistas que ya se habían retirado Pero la magistrada no se conformó con paralizar los recambios de las placas. También obligó al Ayuntamiento a reponer las cuarenta placas franquistas que se ya habían quitado, como medida cautelar hasta que el juzgado tomase una decisión definitiva. Noticia a escala nacional Aquello fue un hecho inaudito en España. Un ayuntamiento reponiendo placas de calles franquistas, en lugar de quitarlas. Esto atrajo la atención de la prensa nacional y generó gran polémica tanto en Alicante, como en el resto país. Especialmente caldeado estuvo el ambiente en la Plaza División Azul, donde un grupo de manifestantes abuchearon a los operarios cuando retiraban la nueva placa que rezaba ‘Plaza de la Igualdad’ para recolocar la antigua. Pocas horas después de aquello, la vieja placa recién recolocada acabaría siendo pintada y vandalizada. Algunos concejales también acudieron a presenciar dicho cambio, como la propia María José Espuch o el edil de cultura Daniel Simón (Guanyar). Ambos cargaron duramente contra el Partido Popular, al que hacían responsable de esta inédita situación. Se unieron a ellos, desde Madrid, algunos líderes políticos nacionales de Unidos Podemos como Alberto Garzón, quienes también culpabilizaron de todo al PP de Alicante. Diferentes opiniones El alcalde alicantino Gabriel Echávarri (PSOE) en un primer momento criticó a Compromís aduciendo que si Memoria Histórica hubiese estado a cargo del PSOE “no se habría actuado así”. Pero más adelante también acabó cargando duramente contra el PP. En el homenaje a los fallecidos por el bombardeo del 25 de mayo de 1938, llegó a comparar al PP con los aviadores fascistas italianos afirmando que “antes nos tiraban bombas y ahora nos ponen recursos”. El Ayuntamiento y el Partido Popular se culpan mutuamente de esta situación insólita en España “Se nos está culpando de todo a nosotros. ¿Cómo no vamos a querer que se cambien las denominaciones franquistas?” se defiende el popular Cortés. “Lo único que queremos es que se haga bien. Estos temas implican a muchas sensibilidades y hay que actuar con más prudencia y ser conciliadores. Es muy fácil desvirtuar toda la información y quedarse con una parte. La decisión no es nuestra, sino de la jueza. La iniciativa de Compromís era buena pero se ha perdido la oportunidad de hacer las cosas con una mínima sensibilidad.” El edil popular incluso pone de ejemplo al Ayuntamiento de Madrid, dirigido por Manuela Carmena, donde si se votaron los cambios de calles en el pleno municipal. También ironiza con el tema de que no tenían constancia. “¿Cómo no iban a saber la existencia del recurso? Basta con leer todas las ‘lindezas’ que nos dijeron en prensa por interponerlo. Actuaron con una urgencia injustificada y así lo estipuló la jueza. En estos casos lo normal es esperar el pronunciamiento del juez. Por puro sentido democrático y de prudencia”, afirma el edil popular. El Ayuntamiento también recurre Pero Compromís no entiende esta decisión judicial y, a través de la Asesoría Jurídica del Ayuntamiento, se decidió recurrir al Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana el auto que les forzó a reponer las viejas placas. “Es incomprensible que se nos mande recolocar las calles antiguas cuando no se ha demostrado que esté mal hecho este procedimiento. Creemos que la jueza se sobrepasó bastante en sus funciones”, comenta Pere García. «No entendemos que la jueza nos mande reponer las placas franquistas sin decidir aún si el procedimiento está bien o mal hecho» (P. García) Desde el partido valencianista esperan al próximo 12 de septiembre, fecha en la que tendrán una vista en el juzgado número 4 contencioso-administrativo. “Entendemos que la resolución judicial final debería sernos favorable”, vaticina el secretario de organización de Compromís. También conservan la esperanza de que el recurso presentado al TSJCV pueda incluso acelerar los trámites. De ser así, el Ayuntamiento podría verse al fin legitimado a recomenzar una vez más la colocación de las nuevas placas. Desde el PP advierten que ellos aún están por la labor de abandonar la vía judicial e intentar alcanzar un consenso. “Tan solo pedimos tres requisitos: Participación vecinal, que se vote en pleno y que no se tome la ley con exceso”. Femenizar el callejero Respecto al tercer punto, el concejal popular aclara que no entra dentro de su lógica “incluir nuevos nombres en el callejero de personas que no tienen relación alguna con Alicante” tales como Rosa Luxemburgo, Clara Zetkin, las Trece Rosas, etc. “Da la sensación de que su objetivo nunca fue quitar las calles franquistas, sino integrar ciertos nombres afines a su ideología”. Pere García defiende estas elecciones, argumentando que ser alicantino no era el único criterio tenido en cuenta. “También queríamos femenizar el callejero. Por ello, hemos incluido a una serie de mujeres con gran significación histórica”. Mientras tanto, las 46 calles en cuestión siguen esperando. Todo apunta que será una decisión judicial la que al final decida sus denominaciones. CALLES ANTIGUAS > NOMBRES NUEVOS Adolfo Muñoz Alonso > Las 27 constituyentes Antonio Moreno Lancho > Cecilia Bartolomé Pina Batalla del Ebro > Del Ebro Plaza Calvo Sotelo > Porta de San Francesc Capitán Meca > Negre Lloma Camarada César Elguezábal > Pintor Lorenzo Aguirre Comandante Franco > María Teresa León Conde de Vallellano > Mártires de la Libertad Plaza División Azul > De la Igualdad Enrique Madrid > Amado Granell Felipe Bergé > Periodista Pirula Arderius Fernando Madroñal > Institución Libre de Enseñanza (primer tramo) y Maestras de la República (segundo tramo) Francisco Candela Martí > María Nomdedeu Francisco Esteban Román > Víctimas alicantinas del Holocausto Francisco González Sánchez > Rosa Luxemburgo García Morato > Miquel Grau General Primo de Rivera > Nelson Mandela General Varela > Carmen Burgos Hermanos López de Osaba > Las Cigarreras Hermanos Pascual > José Estruch Jaime Galiana > Adrían Carrillo Jaime Niñoles Masazanera > Clara Zetkin Joaquín César Asensio > María Montessori Barrio de José Antonio > Barrio Miguel Hernández José Cabrera Vicario > María Blasco Maruhenda Juan Ballesta Pozuelo > Angelita Rodríguez Preciado Luis Bellido > Adrián López Manuel Senante > Marta Baldó Martínez de Velasco > Maisa Lloret Pérez Vengut > Fiscal Miguel Gutiérrez Ricardo Oliver Fo > Isidora Duncan Camarada Romeu Palazuelos > Estrella Giménez Ruiz de Alda > Malala Youisjaz Teniente Álvarez Soto > José Coloma Pellicer “Tío Cuc” Teniente Coronel Chápuli > Federica Montseny Teniente Robles > Francisca Aguirre Tomás Aznar Domenech > Betis Florida CD Treinta de marzo > Nou d’octubre Vázquez de Mella > Las trece rosas Post Views: 54 Relacionado

El Consistorio espera solucionar el asunto en septiembre, o incluso antes con el último recurso interpuesto para volver a retirar las placas franquistas

- Escrito el 05 julio, 2017, 10:34 am
20 mins
A mediados de 2016 la concejalía de Memoria Histórica del ayuntamiento de Alicante (comandada por María José Espuch, de Compromís) formó una comisión municipal con objeto de iniciar el cambio nominativo de las calles franquistas que aún quedan en Alicante

Se pretendía ajustar así la ciudad a la Ley de Memoria Histórica. Aprobada en 2006 por el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, dicha ley contempla la revisión y eliminación de aquellos símbolos franquistas que persisten en España.

Primeras controversias

En un principio la iniciativa de Espuch contó con el beneplácito de todos los grupos políticos del Ayuntamiento. Tanto el tripartito en el gobierno (PSOE, Guanyar y Compromís) como los de la oposición (PP y Ciudadanos) dieron el visto bueno a la elaboración de un informe donde se identificaran las calles franquistas.

En un principio había consenso político por retirar las calles franquistas, pero pronto la oposición denunció falta de participación

Sin embargo, pronto empiezan a torcerse las cosas. Israel Cortés, concejal del PP, nos comenta en declaraciones exclusivas a Aquí en Alicante que “En la segunda convocatoria de esta comisión, nos encontramos que Compromís ya había decidido todos los cambios por su cuenta. La supuesta participación que nos vendieron fue una mera formalidad. Ni la oposición, ni la sociedad alicantina participamos en esto”.

El grupo municipal de Ciudadanos también se manifestó en similares formas.

Cambios y rectificaciones

Desde Compromís, Pere García niega estos hechos y nos argumenta que si hubo participación vecinal. “De hecho, llegamos a realizar varios cambios respecto a la lista original”. El asesor municipal se refiere, por ejemplo, al traslado de la calle José Luis Lasaletta (ubicada actualmente en Babel). La intención inicial era conceder al histórico exalcalde socialista una vía de mayor importancia en el Casco Antiguo. No obstante, los vecinos de su calle original se opusieron con pancartas al traslado, y el Ayuntamiento acabó rectificando.

También en el caso de la plaza División Azul. Éste es un nombre evidentemente franquista que se pretendía quitar, y en su lugar la concejalía propuso ‘Plaza del Pueblo Gitano’. Sin embargo, miembros de la propia comunidad gitana y vecinos manifestaron su malestar. Finalmente se rectificó a ‘Plaza de la Igualdad’”.

El caso Calvo Sotelo

Pero seguramente el cambio que más polémica suscitó, de los 46 propuestos, fue el de la plaza Calvo Sotelo, situada en pleno centro de Alicante. Se da la circunstancia de que el político monárquico José Calvo Sotelo murió brutalmente asesinado días antes del golpe de estado que inició la Guerra Civil. Por esta razón, muchos vecinos manifestaron su rechazo a que fuera incluido en la ley de Memoria Histórica y eliminado del callejero.

El cambio que generó más polémica fue el de la Plaza Calvo Sotelo por ‘Porta de San Francesc’

Algunos comerciantes incluso colgaron carteles en sus tiendas oponiéndose al cambio. El presidente de la comisión fogueril de esta plaza declaró en prensa que ellos no estaban dispuestos a cambiar el nombre a su hoguera “ni aunque les obligaran”. Incluso se creó una recogida de firmas en la conocida web change.org, y también la propia familia Calvo Sotelo interpuso un recurso judicial contra este cambio.

Pero en este caso, la Concejalía decidió no rectificar. “Tenemos un informe avalado por especialistas donde viene perfectamente clara la vinculación de José Calvo Sotelo con el golpe del 36. Es cierto que murió poco antes del alzamiento, pero participó en su gestación y tenía muchas relaciones con la dictadura italiana de Benito Mussolini”, asegura García. Por ello, se propuso como nombre alternativo ‘Porta de San Francesc’ que es la denominación que recibía dicha plaza en el siglo XIX.

Desde el departamento municipal de Memoria Histórica nos confirman la existencia de este informe. Nos indican también que su intención inicial no era hacer pública esta información sobre José Calvo Sotelo, pero que al recibir la denuncia de la familia se han visto obligados a hacerlo.

El edil popular Cortés reconoce que la figura de Calvo Sotelo “puede ser razonablemente debatible”. No obstante, para él “lo más sensato en un caso tan polémico habría sido aparcarlo. Ya que ha causado tanto malestar entre los vecinos, sería más lógico mantener este nombre y modificar las calles que si cuentan con consenso popular.”

Sin votación en el pleno

No obstante, Cortés nos indica que el principal punto de discordancia no ha radicado en los nombres de las calles. “Podríamos haber excusado esto si el proceso se hubiera realizado con participación de todos. La ley de Memoria Histórica no se aprobó para hacer un simple cambio nominativo de calles. El espíritu es el de alcanzar la conciliación entre todas las partes. Y esto no ha ocurrido. Lejos de ello, lo han realizado todo por su cuenta y riesgo.”

«Nos prometieron que la lista de calles se votaría en el pleno municipal. Esto no sucedió y ahora se excusan en tecnicismos» (I. Cortés)

El concejal del PP afirma que la concejalía de Memoria Histórica les prometió participar en todos estos cambios, e incluso que la lista definitiva se votaría en un pleno municipal. Sin embargo, esto acabó por no suceder. La concejala María José Espuch simplemente leyó la lista definitiva de modificaciones en la sesión plenaria, pero no se procedió a votarla. Cabe recordar que el tripartito que gobierna Alicante tiene minoría en el pleno, por lo que no tiene asegurada la victoria en las votaciones municipales.

Compromís siempre se ha escudado en que no es necesario realizar dicha votación plenaria desde un punto de vista legal. “Según la ley de Régimen de bases local, la competencia en materia de calles las tiene la Junta de Gobierno local, no el pleno. El propio secretario lo avaló así”, argumenta Pere García.

Según Cortés “ahora se excusan en formalismos, cuando establecieron en el propio reglamento de la comisión que se votaría la lista definitiva en el pleno”. Principalmente por este motivo, el PP acabó introduciendo un recurso en noviembre al juzgado Contencioso Administrativo en el que solicitaban paralizar los cambios de las placas.

Se colocan las nuevas placas

Sin embargo, el Ayuntamiento comenzó ya a cambiar las primeras placas pocos días después. Pere García nos asegura que se procedió así porque “el Ayuntamiento aún no tenía constancia oficial del recurso”.

No obstante, la jueza encargada del caso acabó suspendiendo formalmente este cambio de calles con un auto hecho público el 12 de enero. En éste se afirma que el Consistorio sí tenía constancia del recurso del PP y que había actuado “de manera precipitada e inmotivada, dado que no existían razones de urgencia para proceder con los cambios”, más aún sin conocer todavía la resolución judicial definitiva.

El juzgado obligó a paralizar el cambio de placas e incluso a recolocar las antiguas de calles franquistas que ya se habían retirado

Pero la magistrada no se conformó con paralizar los recambios de las placas. También obligó al Ayuntamiento a reponer las cuarenta placas franquistas que se ya habían quitado, como medida cautelar hasta que el juzgado tomase una decisión definitiva.

Noticia a escala nacional

Aquello fue un hecho inaudito en España. Un ayuntamiento reponiendo placas de calles franquistas, en lugar de quitarlas. Esto atrajo la atención de la prensa nacional y generó gran polémica tanto en Alicante, como en el resto país.

Especialmente caldeado estuvo el ambiente en la Plaza División Azul, donde un grupo de manifestantes abuchearon a los operarios cuando retiraban la nueva placa que rezaba ‘Plaza de la Igualdad’ para recolocar la antigua. Pocas horas después de aquello, la vieja placa recién recolocada acabaría siendo pintada y vandalizada.

Algunos concejales también acudieron a presenciar dicho cambio, como la propia María José Espuch o el edil de cultura Daniel Simón (Guanyar). Ambos cargaron duramente contra el Partido Popular, al que hacían responsable de esta inédita situación.

Se unieron a ellos, desde Madrid, algunos líderes políticos nacionales de Unidos Podemos como Alberto Garzón, quienes también culpabilizaron de todo al PP de Alicante.

Diferentes opiniones

El alcalde alicantino Gabriel Echávarri (PSOE) en un primer momento criticó a Compromís aduciendo que si Memoria Histórica hubiese estado a cargo del PSOE “no se habría actuado así”. Pero más adelante también acabó cargando duramente contra el PP. En el homenaje a los fallecidos por el bombardeo del 25 de mayo de 1938, llegó a comparar al PP con los aviadores fascistas italianos afirmando que “antes nos tiraban bombas y ahora nos ponen recursos”.

El Ayuntamiento y el Partido Popular se culpan mutuamente de esta situación insólita en España

“Se nos está culpando de todo a nosotros. ¿Cómo no vamos a querer que se cambien las denominaciones franquistas?” se defiende el popular Cortés. “Lo único que queremos es que se haga bien. Estos temas implican a muchas sensibilidades y hay que actuar con más prudencia y ser conciliadores. Es muy fácil desvirtuar toda la información y quedarse con una parte. La decisión no es nuestra, sino de la jueza. La iniciativa de Compromís era buena pero se ha perdido la oportunidad de hacer las cosas con una mínima sensibilidad.”

El edil popular incluso pone de ejemplo al Ayuntamiento de Madrid, dirigido por Manuela Carmena, donde si se votaron los cambios de calles en el pleno municipal.

También ironiza con el tema de que no tenían constancia. “¿Cómo no iban a saber la existencia del recurso? Basta con leer todas las ‘lindezas’ que nos dijeron en prensa por interponerlo. Actuaron con una urgencia injustificada y así lo estipuló la jueza. En estos casos lo normal es esperar el pronunciamiento del juez. Por puro sentido democrático y de prudencia”, afirma el edil popular.

El Ayuntamiento también recurre

Pero Compromís no entiende esta decisión judicial y, a través de la Asesoría Jurídica del Ayuntamiento, se decidió recurrir al Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana el auto que les forzó a reponer las viejas placas.

“Es incomprensible que se nos mande recolocar las calles antiguas cuando no se ha demostrado que esté mal hecho este procedimiento. Creemos que la jueza se sobrepasó bastante en sus funciones”, comenta Pere García.

«No entendemos que la jueza nos mande reponer las placas franquistas sin decidir aún si el procedimiento está bien o mal hecho» (P. García)

Desde el partido valencianista esperan al próximo 12 de septiembre, fecha en la que tendrán una vista en el juzgado número 4 contencioso-administrativo. “Entendemos que la resolución judicial final debería sernos favorable”, vaticina el secretario de organización de Compromís.

También conservan la esperanza de que el recurso presentado al TSJCV pueda incluso acelerar los trámites. De ser así, el Ayuntamiento podría verse al fin legitimado a recomenzar una vez más la colocación de las nuevas placas.

Desde el PP advierten que ellos aún están por la labor de abandonar la vía judicial e intentar alcanzar un consenso. “Tan solo pedimos tres requisitos: Participación vecinal, que se vote en pleno y que no se tome la ley con exceso”.

Femenizar el callejero

Respecto al tercer punto, el concejal popular aclara que no entra dentro de su lógica “incluir nuevos nombres en el callejero de personas que no tienen relación alguna con Alicante” tales como Rosa Luxemburgo, Clara Zetkin, las Trece Rosas, etc. “Da la sensación de que su objetivo nunca fue quitar las calles franquistas, sino integrar ciertos nombres afines a su ideología”.

Pere García defiende estas elecciones, argumentando que ser alicantino no era el único criterio tenido en cuenta. “También queríamos femenizar el callejero. Por ello, hemos incluido a una serie de mujeres con gran significación histórica”.

Mientras tanto, las 46 calles en cuestión siguen esperando. Todo apunta que será una decisión judicial la que al final decida sus denominaciones.

CALLES ANTIGUAS > NOMBRES NUEVOS
  • Adolfo Muñoz Alonso > Las 27 constituyentes
  • Antonio Moreno Lancho > Cecilia Bartolomé Pina
  • Batalla del Ebro > Del Ebro
  • Plaza Calvo Sotelo > Porta de San Francesc
  • Capitán Meca > Negre Lloma
  • Camarada César Elguezábal > Pintor Lorenzo Aguirre
  • Comandante Franco > María Teresa León
  • Conde de Vallellano > Mártires de la Libertad
  • Plaza División Azul > De la Igualdad
  • Enrique Madrid > Amado Granell
  • Felipe Bergé > Periodista Pirula Arderius
  • Fernando Madroñal > Institución Libre de Enseñanza (primer tramo) y Maestras de la República (segundo tramo)
  • Francisco Candela Martí > María Nomdedeu
  • Francisco Esteban Román > Víctimas alicantinas del Holocausto
  • Francisco González Sánchez > Rosa Luxemburgo
  • García Morato > Miquel Grau
  • General Primo de Rivera > Nelson Mandela
  • General Varela > Carmen Burgos
  • Hermanos López de Osaba > Las Cigarreras
  • Hermanos Pascual > José Estruch
  • Jaime Galiana > Adrían Carrillo
  • Jaime Niñoles Masazanera > Clara Zetkin
  • Joaquín César Asensio > María Montessori
  • Barrio de José Antonio > Barrio Miguel Hernández
  • José Cabrera Vicario > María Blasco Maruhenda
  • Juan Ballesta Pozuelo > Angelita Rodríguez Preciado
  • Luis Bellido > Adrián López
  • Manuel Senante > Marta Baldó
  • Martínez de Velasco > Maisa Lloret
  • Pérez Vengut > Fiscal Miguel Gutiérrez
  • Ricardo Oliver Fo > Isidora Duncan
  • Camarada Romeu Palazuelos > Estrella Giménez
  • Ruiz de Alda > Malala Youisjaz
  • Teniente Álvarez Soto > José Coloma Pellicer “Tío Cuc”
  • Teniente Coronel Chápuli > Federica Montseny
  • Teniente Robles > Francisca Aguirre
  • Tomás Aznar Domenech > Betis Florida CD
  • Treinta de marzo > Nou d’octubre
  • Vázquez de Mella > Las trece rosas