La llegada masiva de turistas desafía la limpieza de Alicante

La ciudad llega a un nuevo verano con dudas sobre la inspección, la maquinaria o la situación laboral de los operarios

- Escrito el 01 agosto, 2018, 8:00 am
16 mins

Todos los veranos Alicante se llena de turistas y con ello nuestros residuos también se multiplican. Una de las consecuencias habituales es que las calles suelen mostrarse más sucias, para enfado de muchos vecinos (especialmente aquellos que residen en las zonas más turísticas).

Es difícil recordar una temporada alta en la que no haya habido polémica con este tema. Alicante nunca se ha caracterizado por ser una ciudad especialmente limpia, y las críticas hacia los distintos concejales de Limpieza no han faltado.

En esta legislatura Alicante ya ha tenido cuatro concejales distintos de Limpieza

En la actual legislatura ya han circulado hasta cuatro ediles por esta área: Víctor Domínguez y Miguel Ángel Pavón (ambos de Guanyar), Fernando Marcos (PSOE) e Israel Cortés (PP). Hemos querido hablar con dos de ellos para que nos cuenten los problemas existentes, cómo podría mejorarse el servicio de limpieza en esta ciudad, y si esperan que este verano veamos unas calles más limpias.

Empresa concesionaria
«Se critica mucho a la empresa pero lo que hace falta es más control y seriedad desde el Ayuntamiento» I. Cortés (PP)

En 2013 salió por última vez la subasta pública para el servicio de limpieza viaria en Alicante. Tan solo se presentó una candidata al concurso: la UTE Alicante. En aquel momento el socio mayoritario de la sociedad era el conocido empresario Enrique Ortiz con su empresa Cívica. Actualmente continúa vinculado a la misma, aunque ha perdido cierto protagonismo accionarial.

“Probablemente éste sea el peor contrato de limpieza que Alicante ha tenido en toda su historia. Desde el principio ha dado problemas y han salido varios casos de supuesta corrupción, porque el PP habría usado la UTE para colocar a personas o hacer favores” nos comenta Víctor Domínguez.

“Aquí se ha demonizado mucho a la empresa concesionaria, pero en realidad nosotros echamos en falta un mayor control desde el Ayuntamiento. Ahora vamos a corregir esto” asegura Israel Cortés, el actual edil de Limpieza.

Inspectores

“Cuando llegamos a la Concejalía nos encontramos un servicio de inspección casi inexistente. Solo hacían ronda por la mañana. Queremos incrementar el número de inspectores para que también operen por la tarde y la noche”, nos indica Cortés.

Sin embargo, Domínguez tiene una visión muy distinta de la situación. “El contrato tiene tantas trampas que dificulta los mecanismos de control. Por ejemplo, prácticamente con que los operarios estén en su sitio con la escoba en la mano, los inspectores ya tienen que ponerles un aprobado en sus hojas de revisión” nos afirma.

Aún así, el actual edil Cortés asegura que a partir de ahora los inspectores contarán con mayor autoridad que antes. “No solo tendrán más poder para supervisar el trabajo, sino que también podrán levantar acta cuando vean a un usuario infringir las normas de limpieza viaria”.

Sanciones
El Ayuntamiento pretende incrementar el número de sanciones a los infractores, pero no su cuantía

Porque si en algo coinciden Israel Cortés y Víctor Domínguez es que en Alicante se sanciona demasiado poco a los infractores. “Estamos acostumbrados a bajar la basura por la mañana o a tirar las colillas al suelo sin que nos pase nada. Como si estas acciones no estuvieran penadas en la ordenanza municipal. Echo de menos más actuaciones de la Policía Local” nos comenta el segundo.

El actual edil popular asegura que en adelante se podrán más duros con las multas. “Nuestra idea no es subir la cuantía de las sanciones, sino que se pongan más. Esto antes era impopular, pero ahora la gente ha comprendido que no podemos seguir protegiendo a los que ensucian sin ningún tipo de pudor”, aduce Cortés.

Aún así, para evitar llegar a estos extremos, el concejal actual nos indica que se llevará a cabo una campaña de concienciación social con el apoyo de asociaciones vecinales, comerciantes y AMPAs escolares.

“No es un afán recaudatorio, porque realmente tampoco se recauda tanto. Las sanciones tienen que servir para crear mayor conciencia verde. Los ciudadanos ensucian sin avergonzarse, como si no estuvieran haciendo nada malo. Hay que cambiar eso. Yo creo que incluso el reciclaje debería ser obligatorio por ordenanza municipal” añade Víctor Domínguez.

Maquinaria

«El contrato público con la empresa concesionaria está lleno de trampas. Ha traído muchos problemas y corrupción» V. Domínguez (Guanyar)

Recientemente el nuevo gobierno local del PP ha anunciado que se acometerá una importante inversión para modernizar la maquinaria de limpieza. “El Ayuntamiento no se han gastado ni un duro en tres años, y ahora tenemos algunas máquinas que ya están para la chatarra” explica Cortés.

El actual concejal de Limpieza asegura que el estado de algunos aparatos es tan lamentable que incluso ciertos trabajadores se niegan a utilizarlos por motivos de seguridad. “Encima el tripartito no dejó nada presupuestado para este asunto tan importante. Ahora nos toca hacer una obra de ingeniería financiera para resolverlo” se lamenta.

«Vamos a modernizar la maquinaria. El tripartito la aguantó demasiado tiempo y hoy ya casi es chatarra» I. Cortés (PP)

Domínguez tiene una explicación bastante distinta sobre estos mismos hechos. “El contrato con UTE Alicante es tan malo para la ciudad, y tiene tantas trampas, que solo incluía inversiones de maquinaria para los años 2013 y 2014, sabiendo que así pronto se quedaría obsoleta y sería necesario una gran ampliación de la oferta para la empresa” afirma.

Según el exedil de Guanyar, “cuando vimos esta situación nos dimos cuenta que estaba todo pensado para que la empresa ganara más dinero. Nos negamos a hacerlo. Es una trampa legal que se realizó con la complicidad del PP, y por eso ahora tienen tantas ganas de comprar más máquinas” nos asegura.

Conflictos laborales internos

Además de todas estas cuestiones, la susodicha UTE Alicante arrastra serios problemas laborales con sus propios empleados desde hace tiempo. El Comité de Empresa lleva tiempo acusando a la sociedad de incumplir diversos aspectos del convenio, relativos a la sustitución del personal ausente, el pago de las horas extra o los días de vacaciones.

Los trabajadores han protagonizado algunas protestas públicas contra la empresa. Una de las más sonadas ocurrió justo el pasado verano, cuando una noche se concentraron en la puerta de las instalaciones ubicadas en el Pla de la Vallonga para impedir que salieran los camiones de recogida de residuos.

“Espero que este año no vuelvan a producirse estos problemas. Creo que los conflictos están en vías de solucionarse, o al menos las cuestiones relativas a las vacaciones que generaron disputas en estas fechas. El diálogo está abierto por ambas partes y algunos asuntos se solucionarán en el tribunal de arbitraje” nos comenta Israel Cortés.

Víctor Domínguez, por su parte, opina que “los trabajadores deberían denunciar todos los incumplimientos que realice la empresa para que el Ayuntamiento pueda realmente actuar. Si se demostraran judicialmente estas faltas tan graves, el Consistorio debería abrir un proceso sancionador e incluso podría rescindir el contrato público con la UTE”.

Operativo especial
Se van a colocar 200 papeleras más y 150 contenedores. También habrá 100 nuevos operarios trabajando

Respecto a la planificación para este verano, desde la Concejalía de Limpieza nos indican que se va a incrementar considerablemente el número de recursos. “No podemos ampliar en toda la ciudad, pero al menos cubriremos mejor las zonas más sensibles, como las calles comerciales” asegura Israel Cortés.

El número de operarios aumentará en un centenar, así como se instalarán 200 papeleras más y también 150 contenedores. En las zonas con mayor presencia de restaurantes y hoteles se habilitará un turno extra de recogida de basuras por la tarde, complementando al nocturno habitual.

Por otra parte, también se efectuará un proceso de control de plagas para los mosquitos, insectos en general y los roedores que habitan en el alcantarillado.

“Habrá una mesa de coordinación permanente entre la empresa de limpieza y el Ayuntamiento. Pretendemos detectar los problemas mucho más rápido para resolverlos con la mayor celeridad. Igualmente para hacer más efectivas las sanciones”, nos indica el concejal.

Playas y Tabarca

Así mismo, el dispositivo de limpieza de las playas y parques también se modificará. El actual edil nos explica que “hasta ahora los cuidadores de las plantas o de la arena iban totalmente descoordinados con los operarios de limpieza. Esto no tenía ningún sentido y este verano queremos que trabajen en equipo”.

Esta planificación pondrá un énfasis especial en Tabarca. “Es de escándalo el estado de la isla. Hasta hace muy poco, todavía había residuos acumulados desde hace años. Vamos a coordinarnos entre varios concejales para arreglar este maravilloso lugar” promete Cortés.

Nuevo subparque

Un viejo proyecto que se debate desde hace largo tiempo, para mejorar el servicio de limpieza municipal, es la construcción de un segundo subparque para la UTE concesionaria. Así podrían ahorrarse muchas horas de traslado de material, pues actualmente tan solo existe uno en funcionamiento ubicado en el barrio de San Gabriel.

Sin embargo, aún no se ha fijado un emplazamiento para esta instalación. El pasado mes de diciembre el concejal socialista Fernando Marcos (durante el periodo que su partido gobernaba Alicante en solitario) desbloqueó el proyecto aprobando su construcción en la zona de La Condomina.

Pero aquella idea se encontró con la impugnación del grupo municipal Guanyar Alacant. “Los técnicos de la Concejalía de Urbanismo nos indicaron que allí no se puede instalar el subparque”, nos explica Víctor Domínguez. Resulta que esa parcela está situada en el entorno protegido de la Torre Conde, un inmueble declarado Bien de Protección Cultural (BIC).

Tanto Domínguez como Cortés coinciden en que un nuevo subparque es necesario y podría contribuir muy positivamente al rendimiento de los operarios de limpieza. El edil actual se compromete a “buscar alternativas para volver a impulsar este proyecto”, mientras que su antecesor está convencido que “en nuestro término municipal hay muchos lugares que si son perfectamente válidos para su construcción”.

Soluciones a largo plazo

En definitiva, la ciudad se enfrenta un año más a un nuevo verano y deberán ser los vecinos quienes juzguen si las calles alicantinas están más o menos limpias que en los anteriores.

La suciedad urbana es un problema histórico de este municipio que Víctor Domínguez piensa que “no se solucionará realmente hasta que no se municipalice el servicio. Cualquier empresa siempre intentará sacar beneficio en vez de buscar la excelencia”.

Para poder realizarse esto, en principio, aún habría que esperar hasta 2021, cuando finaliza el actual contrato con UTE Alicante.

El popular Israel Cortés, por su parte, opina que es una cuestión de mayor control y voluntad por parte del Ayuntamiento. “Aquí ha habido un caos grande. Aún no se ha llegado a hacer la auditoría que prometieron y no sabemos realmente si el servicio está cumpliéndose. Incluso se les olvidó emitir facturas al consorcio de la Vega Baja y hemos perdido cerca de un millón de euros por ello” sentencia.

Este pasado mes de julio la Concejalía anunció la contratación de una empresa externa para que realice un ‘informe de gestión’ sobre UTE Alicante y los supuestos incumplimientos que esta empresa concesionaria pudiera haber realizado en su labor.