«García Solera merecía un gran homenaje en vida»

El libro ‘Juan Antonio García Solera. Testimonio de una época’ recorre la vida del histórico arquitecto que construyó el ADDA

- Escrito el 03 diciembre, 2018, 1:00 pm
9 mins

Martín Sanz / Escritor y periodista (Madrid, 2-noviembre-1974)

 

Martín Sanz se ha convertido en un especialista en escribir sobre personas y lugares históricos de Alicante. Su último trabajo está dedicado a uno de los arquitectos locales más ilustres del siglo XX.

‘Juan Antonio García Solera, testimonio de una época’ es un repaso biográfico y fotográfico por los 94 años de vida del célebre arquitecto. El libro fue presentado el pasado 12 de noviembre en el ADDA, edificio construido por el propio García Solera. Fue en un emotivo acto multitudinario, en el que el homenajeado no pudo evitar emocionarse varias veces.

Aquellos interesados en adquirir un ejemplar del libro, totalmente gratuito, pueden solicitarlo a través del departamento de presidencia de la Diputación de Alicante.

 

¿Qué te llamó tanto la atención de García Solera como para impulsarte a escribir este libro?

Ya había realizado algunas entrevistas con él, para otros trabajos míos como el libro de ‘Albufereta, la gran olvidada’, o ‘Compromiso y permanencia’ dedicado al constructor Manuel Peláez.

Hace un año sentí la necesidad de contar las circunstancias de la vida de Juan Antonio. Quería que no solo conociéramos sus construcciones, sino también a la persona que hay detrás. Él siempre ha sido alguien muy reivindicativo, con convicciones firmes sobre el modelo de ciudad y provincia que deberíamos tener. Sus opiniones podrán gustar más o menos, pero creo que por su inmensa trayectoria profesional se ha ganado el derecho a ser escuchado.

«Él es un hombre de firmes convicciones sobre Alicante y la provincia. Se ha ganado el derecho a que le escuchemos»

Por último, también quería que él disfrutara en vida de este proyecto. Creo que se merecía mucho este libro y el homenaje que se le rindió el 12 de noviembre en el ADDA, en su ADDA.

 

Este libro más que una biografía es una entrevista muy larga. Tú preguntas y él te va contando su vida. ¿Por qué optaste por este formato?

Yo quería que su biografía fuera mostrada de la manera más natural, sin un guión preconcebido. Nos sentamos juntos varios días y los temas fueron fluyendo de forma natural. La mayor parte de las cuestiones ni las tenía preparadas, surgieron con la conversación.

Lo más natural era trasladar a los lectores estas conversaciones. Es el mejor formato para presentar al García Solera más humano. Aún así, se han quedado fuera muchas cosas interesantes por falta de espacio.

 

Después de pasar tanto tiempo con él, ¿qué fue lo que más te cautivó?

Su respeto y devoción hacia su padre y familia. Ellos tenían un puesto de salazones en el Mercado Central, e hicieron un enorme esfuerzo en la España de la Posguerra para que él pudiera cumplir su sueño de estudiar Arquitectura en Madrid.

«Lo que más me impresionó fue la devoción por su padre»

Quizás por eso Juan Antonio es una persona que valora tanto el trabajo, el esfuerzo y la constancia.  En la sociedad de hoy en día parece que solo prima lo último que se ha hecho. Se habla mucho del talento joven, pero yo creo que también hay que escuchar a la gente mayor, que algo saben de la vida.

 

Cuando García Solera vuelve desde Madrid a Alicante se encuentra el boom turístico de la Costa Blanca…

Sí, es evidente que el momento histórico que él vivió le influye mucho profesionalmente. En aquellos años 60 y 70 se construye mucho en la costa alicantina, él tiene trabajos suyos por Alicante, Benidorm, la Albufereta, etc. Él mismo me contaba que se recorría toda la provincia constantemente de norte a sur.

Es un hombre que está en el mercado justo en un momento en el que tiene muchas oportunidades, y las sabe aprovechar.

 

Cuando le preguntas sobre sus obras favoritas curiosamente no menciona el Auditorio Provincial, sino otras como el complejo de Vistahermosa

Él le da mucho valor, porque realmente en Vistahermosa es donde se desarrolla por primera vez como un gran arquitecto y urbanista. También guarda mucho cariño a la reforma que acometió sobre el Hotel Palas.

«Quizás el complejo de Vistahermosa y la remodelación del Hotel Palas son sus obras predilectas»

Quizás el ADDA lo tiene todavía demasiado reciente, y considera que no ha tenido aún la trascendencia histórica de otras obras suyas.

 

¿Y cuál es tu favorita?

Me gustan mucho sus edificios civiles, sus urbanizaciones en la Albufereta o Urbanova. También tengo que reconocerte que ahora que le he conocido tanto en lo personal, me cuesta ser objetivo con su trabajo (risas).

 

Quizás la gran frustración de su vida sea el famoso Plan Urbanístico que le encargan, y que nunca se llega a ejecutar. Hoy Alicante podría ser muy distinta…

Esto quizá debería responderlo mejor Juan Antonio. Yo te puedo contar lo que me ha transmitido. Él estaba en su mejor momento, y tenía mucha ilusión por este proyecto. Caminaba por la Rambla pensando que el futuro de la ciudad estaba en sus manos. Luego una serie de circunstancias y condicionamientos políticos llevaron el proyecto al traste.

 

Por lo visto Lassaletta descartó el plan simplemente porque consideró que era “un proyecto franquista”.

Bueno, eso son circunstancias políticas de la época. Pero es cierto que García Solera siempre habla de este tema como su gran frustración profesional. También le duele el no haber contribuido más en la construcción de la Universidad.

«Una gran entrevista era el mejor formato para presentar al García Solera más humano»

 

Y ya para terminar… ¿No te habrá contado también cuál es su truco para estar tan lúcido de cuerpo y mente con 94 años de edad?

Yo creo que sobre todo lo que tiene son ganas de vivir y un gran carácter que le hace levantarse con fuerza todos los días. Le encanta disfrutar de los pequeños placeres de la vida. Él me comentaba que lo primero que hace por la mañana es ponerse al Cigala. Tampoco se pierde ninguna comida con los amigos.