¿Cómo ven los perros?

- Escrito el 18 marzo, 2018, 10:00 am
9 mins

Hemos escrito este artículo para responder a esa duda y, en general, a cualquier pregunta sobre cómo ven los perros.

La visión de los perros

Cuando nacen, los cachorros no pueden ver, son ciegos. De hecho, el desarrollo de la visión de los perros es similar al de la visión humana pero con diferencias relevantes.

Al nacer, como hemos dicho, el cachorro es ciego y los únicos sentidos que funcionan son el olfato, el gusto y el tacto. Durante los primeros meses de vida, la vista se encuentra en fase de desarrollo. A partir de las seis semanas de vida, los cachorros empiezan a desarrollar su percepción visual de forma progresiva y no es hasta los tres meses que alcanzan su visión definitiva.

Por tanto, es importante tener en cuenta que la manera como ven los perros el mundo hasta los tres meses es diferente de cómo lo harán a partir de ese momento. Igual que ocurre con los bebés, durante las primeras fases de desarrollo toman mayor importancia los sentidos del tacto y el olfato.

¿Los perros ven en blanco y negro?

Durante mucho tiempo se dudó sobre si la visión de los perros era fotópica (capaces de distinguir colores) o escotópica (capaces de distinguir sólo blancos, negros y sombras). Hoy en día, cuando se habla de cómo ven los perros, se sabe que distinguen los colores, aunque no en la misma cantidad y calidad que lo hacemos las personas.

Como explica el equipo de etólogos de Comportamiento Animal, desde el punto de vista anatómico existen en la retina de muchos mamíferos dos tipos de fotorreceptores: los bastones y los conos.  Los primeros son los que se emplean para la visión en penumbra y producen una visión de tipo escotópica. Los segundos reciben más señales que los bastones en presencia de mayor intensidad de luz y son los responsables de la visión fotópica.  En los perros la presencia de bastones es proporcionalmente muy superior a la de los conos.  Esto demuestra que los perros no pueden diferenciar los colores de la misma manera que los seres humanos, aunque son capaces de distinguir algunos de ellos.

Esta constitución anatómica y su consecuente capacidad de visión de los perros tiene una explicación evolutiva. De nuevo, los expertos de Comportamiento Animal aclaran que, mientras que los humanos somos mamíferos de actividad diurna (necesitamos más conos que bastones), los perros tienen su mayor actividad en las horas de penumbra, cuando la visión depende de los bastones.

Para los perros, evolutivamente, los colores no son tan relevantes como para las personas, pero sí lo es poder ver con poca luz.

Así que si tenemos que resumir cómo ven los perros en comparación con los humanos podríamos decir que:

Los perros no pueden ver una gama tan amplia de colores como las personas pero tienen una capacidad mayor que nosotros de ver en la oscuridad.

¿Entonces, cómo ven los perros?

Podemos decir que los perros ven en colores, pero no en los mismos colores que nosotros los humanos.

La imagen a continuación muestra una comparativa de la visión cromática de los humanos y la de los perros.

Es interesante ver que, muy probablemente, los perros distinguen bien el negro o azul del amarillo, por ejemplo, pero no pueden, en cambio, distinguir el rojo, el naranja y el verde.

Además de la diferencia en la gama de colores, la visión de los perros se distingue de la nuestra en algo más. Tal como lo explican desde Webican, lo que sucede es que los perros son capaces de procesar más imágenes por segundo que nosotros, lo que les permite ver las cosas en movimiento con más precisión.

Si comparamos la visión de los perros con la de las personas, nosotros sólo somos capaces de ver en nuestro cerebro unas 60 imágenes por segundo, mientras que los perros llegan a ver entre 70 y 80 veces por segundo.

Agudeza versus Sensibilidad

Desde SimiperroHABLARA.com, dan otro apunte importante sobre la manera como ven los perros el mundo:

En los mamíferos, ocurre que los conceptos de sensibilidad visual y agudeza visual están irremediablemente reñidos. Eso quiere decir que aquellas especies que son capaces de ver con poca luz (sensibilidad), no tienen tanta capacidad a la hora de distinguir los detalles de las cosas que miran en condiciones lumínicas óptimas (agudeza). Y a la inversa.

En los humanos, prevalece la agudeza. En los perros, la sensibilidad.

¿Los perros ven en la oscuridad?

Teniendo en cuenta todo lo que hemos explicado anteriormente, podemos afirmar que los perros pueden ver mucho mejor que las personas en condiciones de poca luz. Es decir, no es que vean en la absoluta oscuridad pero sí necesitan menos luz que nosotros para poder ver y, sobre todo, para detectar cuándo algo se mueve en su campo de visión.

Para explicar cómo los perros ven en la oscuridad tenemos que hablar del llamado “tapetum lúcidum”.

Tapetum lucidum o por qué a los perros les brillan los ojos en la oscuridad

La pupila de un perro posee una gran capacidad de dilatación, lo que permite que cualquier luz, por tenue que sea, estimule la retina. En la retina es, precisamente, donde se encuentra el tapetum lucidum.

El tapetum lucidum es una capa de células reflectantes que convierte la vista del perro en un excelente instrumento para la visión nocturna porque le permite aprovechar mucho mejor la luz. Éste tapiz de células está situado en el fondo de la retina, es propio de los mamíferos nocturnos y nosotros los humanos no los tenemos.

El tapetum lucidum es lo que hace que a los perros les brillen los ojos cuando se les enfoca directamente con una luz, y también que tengan tanta sensibilidad a las luces inesperadas.

En conclusión

Los perros ven en colores, aunque no distinguen la misma gama cromática que los humanos. Ellos tienen mayor capacidad que nosotros para distinguir el movimiento, y también para ver en condiciones de poca luz.

Teniendo todo esto en cuenta, debemos saber que los perros ven el mundo de forma distinta a nosotros. Son animales de otra especie, con capacidades y limitaciones diferentes a las nuestras. No debemos olvidarlo y educarlos siempre respetando sus diferencias y sus potencialidades.