Unanimidad para proteger los parques y jardines

El pasado mes de abril el Ayuntamiento aprobaba inicialmente la primera ordenanza municipal en Alicante que regula específicamente los parques y jardines. Hasta ahora, estas normas estaban incluidas en otras áreas, como Limpieza Viaria o Urbanismo. El proyecto del concejal Víctor Domínguez (Guanyar Alacant, EU) logró el voto favorable de los 29 concejales del pleno. Pero no fue un camino de rosas. Su primer borrador recibió numerosas críticas de algunos grupos políticos e incluso de la Federación de Hogueras. «Nuestros parques y jardines están más protegidos que nunca» (V. Domínguez) “Hay pocas ciudades que tengan una ordenanza así. Ahora Alicante es una de ellas, y nuestros parques y jardines están más protegidos que nunca”, afirma Domínguez satisfecho en declaraciones a Aquí en Alicante. Multas Una de las cuestiones que más debate trajo fue el nuevo régimen de sanciones. El concejal medioambiental reconoce que hubo cierta “alarma social” y fue necesario corregir varios aspectos. Las multas por ensuciar o atentar contra las especies vegetales y animales irán desde los 750 euros (las leves) hasta los 3.000 (las muy graves). El edil admite que se ha producido un incremento, pero asegura que también se introducen fórmulas de reducir el coste, como el pago rápido o el reconocimiento de la culpa. Aunque en un primer momento se criticó que la concejalía pretendía multar incluso a los niños que habitualmente corren detrás de las palomas, Domínguez aclara que esto es falso. “Lo que vamos a hacer es sancionar a aquellas personas que agredan o realicen actos vandálicos sobre ellas. En el primer borrador esto no quedaba claro, y lo hemos corregido”. Hogueras Otro asunto que también desató cierta polémica fue el relativo a aquellas hogueras que se plantan en zonas verdes. La ordenanza endurecía algunos requisitos, lo que afectaba a varias decenas de comisiones y desató las críticas de muchos comisionados. El propio presidente de la Federación, Manolo Jiménez, llegó a tachar las normas de “una barbaridad”. «Las comisiones fogueriles deberán respetar las normas medioambientales igual que el resto de eventos» (V. Domínguez) Finalmente la Concejalía rectificó y se eliminaron las referencias específicas a las Hogueras. “Las comisiones fogueriles deberán respetar las normas medioambientales, en las mismas condiciones que cualquier evento que se produzca en la calle. En 2015 la barraca de Gabriel Miró cortó la raíz de un árbol protegido para instalar un amplificador de sonido. Este tipo de cosas no pueden suceder”, explica Domínguez. Árboles y especies invasoras Precisamente los árboles monumentales urbanos son una de las mayores preocupaciones, como los de la plaza Gabriel Miró, el parque Canalejas o la avenida de la Estación. Cumplen un papel clave en aras de reducir el CO2 de la ciudad. Por esto, se regulan algunos aspectos que hasta ahora no lo estaban. Se tendrá en cuenta la anchura de la acera y la altura de los edificios cercanos antes de plantar nuevos árboles. También se establece una distancia entre ellos, que dependerá de su propio tamaño. “Todas estas cuestiones no estaban demasiado organizadas, y nos creaban problemas de mantenimiento”. El concejal cuenta que se han plantado demasiados pinos en la ciudad que no están preparados para el clima mediterráneo, así como numerosas jacarandas cuyas flores se acababan cayendo por el calor y pringaban el suelo o los coches aparcados debajo. En el parque La Marjal se ha instalado una serie de nidos de murciélagos para combatir los habituales mosquitos Además de plantar especies propias de nuestro clima, la concejalía pondrá un especial esfuerzo en combatir las invasoras. Se han prohibido hasta 17 vegetales por esta razón. También algunos animales como el galápago americano, especialmente presente en las lagunas de Rabassa. Sin embargo, en otras ocasiones la introducción de nuevas especies se antoja positiva. Caso del parque La Marjal (ubicado en la playa de San Juan) donde se ha instalado una serie de nidos de murciélagos para combatir los habituales mosquitos que tanto molestan a los vecinos. Zonas verdes Alicante cuenta con varios destacados ecosistemas en su término municipal. Por ejemplo el monte Orgegia, donde recientemente se ha realizado una importante reforestación con la ayuda de voluntarios. También el Benacantil, que cuenta con nuevos senderos habilitados y visitas guiadas para conocer su abundante flora. Cabe mencionar también el Palmeral de San Gabriel, el parque Lo Morant o la Ereta. No obstante, la instauración de nuevos parques y árboles sigue siendo una de las principales reivindicaciones de la ciudadanía. La concejalía tiene previsto inaugurar en breve un pequeño parque en Colonia Requena. Víctor Domínguez admite que le gustaría “abrir más zonas ajardinadas y cuidarlas mejor, pero tenemos limitados medios económicos”. A día de hoy Alicante sigue sin disponer de un gran parque central urbano. Desde hace años hay proyectado uno junto a la Estación, sobre las vías ferroviarias soterradas. A principios de 2016, el alcalde Gabriel Echávarri auguró que las obras comenzarían en esta legislatura y que una primera parte del parque podría estar terminado en 2019. Relacionado

La concejalía de Medio Ambiente aspira a eliminar las especies invasoras, reducir el C02 y fomentar una ciudad más verde

- Escrito el 05 junio, 2017, 10:30 am
7 mins

El pasado mes de abril el Ayuntamiento aprobaba inicialmente la primera ordenanza municipal en Alicante que regula específicamente los parques y jardines. Hasta ahora, estas normas estaban incluidas en otras áreas, como Limpieza Viaria o Urbanismo.

El proyecto del concejal Víctor Domínguez (Guanyar Alacant, EU) logró el voto favorable de los 29 concejales del pleno. Pero no fue un camino de rosas. Su primer borrador recibió numerosas críticas de algunos grupos políticos e incluso de la Federación de Hogueras.

«Nuestros parques y jardines están más protegidos que nunca» (V. Domínguez)

“Hay pocas ciudades que tengan una ordenanza así. Ahora Alicante es una de ellas, y nuestros parques y jardines están más protegidos que nunca”, afirma Domínguez satisfecho en declaraciones a Aquí en Alicante.

Multas

Una de las cuestiones que más debate trajo fue el nuevo régimen de sanciones. El concejal medioambiental reconoce que hubo cierta “alarma social” y fue necesario corregir varios aspectos.

Las multas por ensuciar o atentar contra las especies vegetales y animales irán desde los 750 euros (las leves) hasta los 3.000 (las muy graves). El edil admite que se ha producido un incremento, pero asegura que también se introducen fórmulas de reducir el coste, como el pago rápido o el reconocimiento de la culpa.

Aunque en un primer momento se criticó que la concejalía pretendía multar incluso a los niños que habitualmente corren detrás de las palomas, Domínguez aclara que esto es falso. “Lo que vamos a hacer es sancionar a aquellas personas que agredan o realicen actos vandálicos sobre ellas. En el primer borrador esto no quedaba claro, y lo hemos corregido”.

Hogueras

Otro asunto que también desató cierta polémica fue el relativo a aquellas hogueras que se plantan en zonas verdes. La ordenanza endurecía algunos requisitos, lo que afectaba a varias decenas de comisiones y desató las críticas de muchos comisionados. El propio presidente de la Federación, Manolo Jiménez, llegó a tachar las normas de “una barbaridad”.

«Las comisiones fogueriles deberán respetar las normas medioambientales igual que el resto de eventos» (V. Domínguez)

Finalmente la Concejalía rectificó y se eliminaron las referencias específicas a las Hogueras. “Las comisiones fogueriles deberán respetar las normas medioambientales, en las mismas condiciones que cualquier evento que se produzca en la calle. En 2015 la barraca de Gabriel Miró cortó la raíz de un árbol protegido para instalar un amplificador de sonido. Este tipo de cosas no pueden suceder”, explica Domínguez.

Árboles y especies invasoras

Precisamente los árboles monumentales urbanos son una de las mayores preocupaciones, como los de la plaza Gabriel Miró, el parque Canalejas o la avenida de la Estación. Cumplen un papel clave en aras de reducir el CO2 de la ciudad.

Por esto, se regulan algunos aspectos que hasta ahora no lo estaban. Se tendrá en cuenta la anchura de la acera y la altura de los edificios cercanos antes de plantar nuevos árboles. También se establece una distancia entre ellos, que dependerá de su propio tamaño.

“Todas estas cuestiones no estaban demasiado organizadas, y nos creaban problemas de mantenimiento”. El concejal cuenta que se han plantado demasiados pinos en la ciudad que no están preparados para el clima mediterráneo, así como numerosas jacarandas cuyas flores se acababan cayendo por el calor y pringaban el suelo o los coches aparcados debajo.

En el parque La Marjal se ha instalado una serie de nidos de murciélagos para combatir los habituales mosquitos

Además de plantar especies propias de nuestro clima, la concejalía pondrá un especial esfuerzo en combatir las invasoras. Se han prohibido hasta 17 vegetales por esta razón. También algunos animales como el galápago americano, especialmente presente en las lagunas de Rabassa.

Sin embargo, en otras ocasiones la introducción de nuevas especies se antoja positiva. Caso del parque La Marjal (ubicado en la playa de San Juan) donde se ha instalado una serie de nidos de murciélagos para combatir los habituales mosquitos que tanto molestan a los vecinos.

Zonas verdes

Alicante cuenta con varios destacados ecosistemas en su término municipal. Por ejemplo el monte Orgegia, donde recientemente se ha realizado una importante reforestación con la ayuda de voluntarios. También el Benacantil, que cuenta con nuevos senderos habilitados y visitas guiadas para conocer su abundante flora. Cabe mencionar también el Palmeral de San Gabriel, el parque Lo Morant o la Ereta.

No obstante, la instauración de nuevos parques y árboles sigue siendo una de las principales reivindicaciones de la ciudadanía. La concejalía tiene previsto inaugurar en breve un pequeño parque en Colonia Requena. Víctor Domínguez admite que le gustaría “abrir más zonas ajardinadas y cuidarlas mejor, pero tenemos limitados medios económicos”.

A día de hoy Alicante sigue sin disponer de un gran parque central urbano. Desde hace años hay proyectado uno junto a la Estación, sobre las vías ferroviarias soterradas. A principios de 2016, el alcalde Gabriel Echávarri auguró que las obras comenzarían en esta legislatura y que una primera parte del parque podría estar terminado en 2019.