Tendencias en empresas de transporte

- Escrito el 04 marzo, 2018, 8:11 pm
6 mins

‘Piense en verde’. Todos hemos escuchado alguna vez esta frase, que nada tiene que ver con el cine español de los años 70 protagonizado por Pajares y Esteso.

Las iniciativas ‘verdes’ están de moda en el mundo empresarial

La moda de volverse ‘verdes’, tiene su origen en el compromiso medioambiental y en una preocupación por la ecología, la sostenibilidad e, incluso, el cumplimiento del compromiso social corporativo en algunas empresas.

Ser verde

Ahora muchas compañías quieren ‘ser verdes’, un adjetivo ligado a mayor rentabilidad, ahorros en emisiones de CO2 y también monetarios.

La logística verde, término utilizado para definir aquellas acciones encaminadas a medir y reducir el impacto ambiental de las actividades logísticas, está cobrando mucha fuerza por el efecto ‘tractor’ de iniciativas de compañías.

Caso claro el de Ikea, quien ha eliminado los palets de madera en su cadena de suministro. También tenemos aquí a la alianza Mahou-San Miguel, quienes desarrollan el proyecto REDD+ encaminado a reducir el impacto de la deforestación de la Amazonia y conseguir reinvertir su huella de carbono.

No olvidemos también a Lidl, con su planta de Murcia, pues es todo un ejemplo de sostenibilidad logística. E incluso podríamos añadir al Gobierno de España y su reto de prohibir las bolsas de plástico en nuestro país.

Transporte ecológico
Se apostará por vehículos más ecológicos que reduzcan las emisiones de CO2

Algunos pensamos que la logística verde va encaminada hacia un transporte ecológico que permita la reducción de las emisiones de CO2 y una descongestión del tráfico, pero lo cierto es que puede ser extrapolable a otros momentos de la Supply chain.

Ahí tenemos a los almacenes verdes, la gestión eficiente del embalaje, de los recursos desde el diseño, la elaboración de los productos de forma que todos sus componentes puedan ser reutilizables y los residuos que son convertidos en materias primas. Todo ello con el objetivo de llegar a una economía circular de re-fabricación.

Renovación tecnológica

La transformación digital juega un papel fundamental en la transformación del transporte, preocupado por la futura evolución exponencial del Ecommerce, aportando soluciones adaptadas a la demanda de celeridad, rapidez, simplicidad y analítica de hábitos de consumo.

La tecnología, en escasos 5 años, va a transformar la actividad del transporte de manera radical, dando como resultado modelos de negocio disruptivos.

¿Quieres conocer las últimas tendencias en logística, que te afectarán a corto plazo?

Digitalización
La nueva tecnología permitirá reducir el tiempo y coste de los viajes por carretera

Cálculo de rutas con inteligencia artificial: El conductor sabrá la ruta más eficiente según tráfico e imprevistos, rentabilizando tiempos y costes. Si has hecho un pedido en una tienda online, en un corto plazo existirán consignas móviles, minihubs urbanos, reparto en bicicletas, drones o robots de reparto para zonas urbanas peatonales.

Taquillas inteligentes Click & Collect, donde el usuario recogerá su paquete de una forma más cómoda, sin depender de estar en casa esperando la compra.

Analizar y conectar

Big Data: Se analizarán datos de redes sociales para estudiar ánimos de compra y fijar precios según estos resultados.

Internet de las cosas: Se conectarán cosas a la red para manejarlas a distancia. Carretillas conducidas con la visión, sensorización de partes del vehículo, etiquetas RFID para controlar donde se encuentran los paquetes en todo momento y calcular sus condiciones climatológicas y físicas.

Plataformizar

Uber se ha convertido en el mayor prestador de servicios de transporte sin tener flota de vehículos. La tendencia apunta a la economía colaborativa, con redes como Glovo, cuyo transporte lo realizan usuarios que se anuncian en la plataforma y se prestan a ello.

Simplicidad

La reducción de las emisiones de CO2 y de residuos es el reto más importante, por ello se apostará por el reparto en vehículos ecológicos, bicicletas, Segway y otras formas autónomas para reducir nuestra huella de carbono.

El empleo de energías renovables en vehículos tradicionales será un plus, así como la utilización de impresoras 3D para ahorrar costos en envíos de piezas pequeñas a largas distancias.

El secreto será ´pensar en verde` ahora, para evitar un escenario gris mañana.