El sueño de José María Py cumple 90 años

- Escrito el 07 junio, 2018, 10:00 am
9 mins

Parece que han estado toda la vida en Alicante, y realmente de alguna forma es así. Ya en los siglos XVIII y XIX hay constancia de que los alicantinos quemaban muebles viejos y montaban juergas callejeras en la noche del solsticio de verano.

Las fiestas se celebraban ilegalmente desde hacía siglos, hasta que el Ayuntamiento las autorizó en 1928

Sin embargo las Hogueras de San Juan, tal y como las conocemos hoy, nacieron oficialmente en 1928. Fue José María Py, un funcionario de Correos, quien logró convencer al alcalde de su celebración. Hasta entonces el Ayuntamiento se había dedicado a prohibir la fiesta sanjuanera como si fuera una vergüenza para la ciudad. Pero llegó el momento que a los políticos no les quedó otro remedio que rendirse ante la voluntad popular.

Este 2018 celebramos el 90 aniversario de las Hogueras y su edición número 88 (dado al parón en la Guerra Civil). Muchos nombres y destacados foguerers han mantenido vivas sus llamas durante todas estas décadas.

Época Gastón
Gastón Castelló es considerado como el inventor del ‘estilo alicantino’. Ganó 10 primeros premios

Los primeros monumentos poco tenían que ver con los actuales. Se partía totalmente de cero, con ocho comisiones pioneras que contrataron a carpinteros y artistas locales. Aquel año la primera hoguera ganadora fue Benalúa, una obra realizada por José Such, José Marced y Gastón Castelló.

La rivalidad con las Fallas valencianas ya vino desde el principio. De hecho, el propio Castelló se convertiría en el hombre clave de esta época al inventar el célebre ‘estilo alicantino’, que abogaba por monumentos artísticamente distintos a los valencianos. En su haber, el inmortal artista acumula un total de diez primeros premios y siete segundos.

El número de hogueras se multiplicó hasta el punto que en 1930 se constató la necesidad de constituir una Comisión Gestora (ahora llamada Federación de Hogueras) para organizar la fiesta. El primer presidente fue el célebre José María Py, si bien tuvo la desgracia de fallecer solo dos años después.

Estalla la guerra
La Guerra Civil casi destruye las Hogueras de San Juan. Se plantó una única hoguera en el Mercado Central para evitarlo

La primera Bellea del Foc fue proclamada en 1932, y de nuevo la entonces muy poderosa comisión de Benalúa se llevó la victoria con Amparo Quereda. Poco antes también se había escrito el famoso himno ‘A la llum de les Fogueres’, obra de Luis Torregrosa.

Las Hogueras habían llegado a Alicante y parecían que venían para quedarse, pero un terrible imprevisto estuvo a punto de llevárselas al traste. Apenas un par de semanas después de las fiestas de 1936, estalló la Guerra Civil en España.

Durante los siguientes años las comisiones fueron disueltas. El único objetivo político era ganar la guerra, y las autoridades no permitían que los vecinos gastasen sus recursos en distracciones festivas.

La salvadora hoguera del Mercado

Cabe recordar que precisamente Alicante fue la última ciudad conquistada por las tropas franquistas, el lugar donde acabó la Guerra Civil en abril de 1939. Tras el conflicto todas las comisiones estaban prácticamente destruidas, muchos foguerers habían fallecido y otros se encontraban encarcelados o exiliados.

La fiesta del fuego corría serio riesgo de desaparecer para siempre. Todavía era una tradición joven, de apenas 11 años de vida. Y en aquel primer junio tras la guerra, la ciudad estaba medio destruida por los múltiples bombardeos aéreos sufridos.

Los foguerers que quedaban eran conscientes que era material y anímicamente imposible celebrar las Hogueras en el verano de 1939. Sin embargo, se les ocurrió plantar un único monumento frente al Mercado Central, como un intento de que no se perdiera el espíritu de la fiesta definitivamente.

Llamada ‘La fuga’, fue un homenaje al sufrimiento de los alicantinos. Contenía varias referencias a los exiliados e incluso un ninot dedicado al expresidente republicano Juan Negrín. El Ayuntamiento, consciente de la situación, hizo la vista gorda y la hoguera pasó la censura franquista. No obstante, su artista Francisco Muñoz apenas volvió a trabajar desde entonces.

Marco, Soler, Soriano, Valcárcel…

El efecto pretendido con la única hoguera del Mercado funcionó. Los foguerers se pusieron como objetivo rescatar la fiesta para el verano de 1940. En la dura Posguerra las economías familiares estaban realmente diezmadas, y muchos tuvieron que hacer un esfuerzo titánico por salvar las Hogueras.

Aquello mereció la pena, pues Alicante logró recuperar su normalidad fiestera. El número de comisiones y barracas pronto volvió a multiplicarse. En los años 50 un chaval llamado Ramón Marco revolucionó el arte fogueril, llegando a ganar hasta 21 primeros premios. Tuvo una sana rivalidad artística con otro grande del gremio, Remigio Soler.

Quizás el célebre ‘estilo alicantino’ pasó a otro nivel con Pedro Soriano. Discípulo del propio Ramón Marco, dio su toque personal a los monumentos hasta el punto de inventar su método propio: ‘el sorianismo’. Se alzó con el primer premio hasta en 8 ocasiones.

Otro nombre indispensable es el de Tomás Valcárcel, en los años 70 y 80. Durante sus gestiones como presidente de la Federación y concejal de fiestas, las Hogueras ganaron una presencia nacional e internacional nunca soñada.

Valcárcel era un hombre de teatro y eventos, y lo demostraba cuidando cada detalle. Organizó múltiples desfiles, mascletás y actos folclóricos, que contribuyeron a la difusión de Alicante en plena época del boom turístico.

Los ‘extranjeros’

La última etapa de las Hogueras se ha caracterizado por la inclusión de artistas venidos de fuera de nuestra ciudad. En los últimos años el primer premio ha caído habitualmente en manos de constructores valencianos, rompiendo la hegemonía local.

Algunos puristas critican que esto ha supuesto una cierta pérdida del famoso ‘estilo alicantino’, estando cada vez más cerca de las Fallas. Mientras, otros piensan que es bueno que las Hogueras estén en constante evolución.

Esta vieja rivalidad ya hemos visto que no es nueva, y sigue siendo una realidad cada año. En 2017 muchos alicantinos protestaron contra TVE cuando el telediario describió a las Hogueras como “una fiesta similar a las Fallas”. Por otro lado, el alcalde valenciano Joan Ribó recibió sonadas críticas en su ciudad por declarar que nuestras obras tienen “un estilo más artístico y menos grotesco que las falleras”.

Nueve décadas de fiesta, fuego y arte dan para mucho. Las Hogueras son José María Py, Gastón Castelló, Amparo Quereda, Francisco Muñoz, Ramón Marco, Pedro Soriano, Tomás Valcárcel y todos los que amamos esta fiesta más que ninguna otra del mundo.