«Si siguen premiando a hogueras que son fallas, los artistas alicantinos estaremos peor valorados»

- Escrito el 04 junio, 2018, 6:00 pm
9 mins
En pleno año sabático, Pedro Abad nos concede su entrevista más sincera sobre los entresijos de las Hogueras y del gremio de artistas

En 2011 logró ganar el primer premio, pero quizás su obra más recordada por el público sea su hoguera de ‘El fauno’ en 2013, que irónicamente no logró convencer al jurado. Pedro Abad Marco es uno de los artistas foguerers más prestigiosos de la actualidad.

Su talento viene de familia, pues su padre José fue un célebre constructor de portadas de barracas. Actualmente Pedro trabaja como profesor en un ciclo superior para futuros artistas. Liberado de su cargo como Mestre Mayor del Gremio desde hace un par de años, no se corta a la hora de contestar nuestras preguntas con total sinceridad.

Después de seis años seguidos plantando en La Cerámica, estás en una época de descanso.

Así es. El año pasado solo planté dos portadas de barracas, pero este año quiero un descanso total. Ser artista foguerer es más agotador de lo que la gente se piensa; psicológica y económicamente.

¿Tan mal pagado está el gremio?
«Ser artista foguerer puede ser una ruina. Con muy poco presupuesto, tienes que dar trabajo a mucha gente y afrontar numerosos gastos»

Hace años que los presupuestos están paralizados. Es muy complicado construir una hoguera especial, que sea del gusto de la gente y opte a premio, por unos 60.000 euros.

Nos piden monumentos de 20 metros y llenos de ninots. Para esto se necesita como mínimo un equipo de cinco o seis trabajadores que tienen que cobrar. También hay que pagar una nave, materiales y un montón de cosas más. La bola de nieve se va haciendo más grande y al final no salen las cuentas.

Encima muchas comisiones se retrasan en los pagos. En fin, que tienes que parar o sino acabas en la ruina. En mi caso afortunadamente tengo mi empleo fijo de profesor, pero no todos los artistas pueden compaginar tantas responsabilidades.

¿Conforme se va pasando la crisis, iremos a mejor?

No lo sé. Últimamente muchas comisiones están buscando artistas valencianos. Este año solo dos comisiones de Categoría Especial han contratado alicantinos, el porcentaje es más pequeño que nunca.

Hay falleros muy buenos; a algunos yo les admiro mucho. Pero no me gusta nada que el dinero de Alicante acabe yéndose hacia Valencia. Y esto no solo nos afecta a los artistas. También el dinero del transporte, los empleados, la fábrica de madera, pintura, etc.

¿Por qué tantas comisiones han dejado de confiar en los artistas alicantinos?

Sobre todo por los premios, los jurados están sobrepremiando mucho a los valencianos. Creo que hubo un antes y un después en 2002. Aquel año Carolinas Altas hizo una hoguera que realmente era un refrito de varias fallas, mientras que yo hice un monumento mucho más alicantino en Polígono de San Blas.

Modestamente creo que debería haber ganado la mía, pero el jurado optó por la falla. Algo parecido me ocurrió años después con la famosa hoguera de ‘El Fauno’ en La Cerámica.

Realmente no culpo a los jurados, sino más bien a quien los organiza. Estoy seguro que los jueces votan lo que más les gusta, pero en el Ayuntamiento ponen a personas que claramente tiran hacia las Fallas.

Hay un oscurantismo tremendo en este tema, nunca se sabe muy bien quiénes son los que eligen a los miembros del jurado. Sin embargo, la identidad de los jueces siempre es un secreto a voces. Es todo un caos y está muy politizado.

Este año que no plantas, ¿no crees que podrían llamarte como jurado?

Francamente no lo creo. Te voy a contar una anécdota: Otro año que también descansé iba a ser jurado de Categoría Especial; sin embargo, el día antes se me acerca una persona próxima al concejal y me dice que al final me han bajado a primera categoría.

Todo ello porque el presidente de Carolinas Altas sabía que yo iba a pelear porque ganara la hoguera de Hernán Cortés. Aquel monumento de los hermanos Gómez Fonseca era increíble, una cúpula que pasó a la historia. La de Carolinas era una falla como ella sola. Adivina cuál ganó al final.

Recuerdo que una vez el mítico Ramón Marco me dijo “No te rindas Abad. Tú eres el único que puede darles caña a los valencianos”. Pero ya ves, al final he acabado rindiéndome.

Últimamente cada vez hay más quejas sobre los fallos del jurado. Incluso del propio presidente de la Federación…
«El Ayuntamiento suele poner a jueces con gustos muy predispuestos, sabiendo ya a qué hogueras van a votar»

Eso no puedo aprobarlo. Yo cuando era Mestre Mayor del Gremio no me podía expresar así, por razones de mi cargo. Ahora si puedo decir lo que realmente pienso. Pero sinceramente, yo no critico a los jurados. Estoy seguro que votan siempre lo que más les gusta. Mis críticas se centran hacia quiénes los ponen. Buscan jueces con gustos definidos, predispuestos a votar determinadas hogueras.

Yo creo que el Ayuntamiento zanjaría todas estas cuestiones si formaran los jurados al azar entre gente preparada del gremio.

¿Estás de acuerdo con los puristas que denuncian que ‘el estilo alicantino’ se está perdiendo?

Bueno, recuerdo que los puristas antes criticaban a las Hogueras y decían que lo bonito era las fallas. A veces no saben ni lo que quieren. Es verdad que hay un estilo alicantino muy nuestro, fue Gastón Castelló quien lo inventó. Normalmente nuestros monumentos tienen mucha más creatividad e ingenio.

Las Fallas son más barrocas y grotescas, con muchas caricaturas. Hay que tener en cuenta que se plantan en otra época del año, con un cielo y una luz mucho más invernales. Ahora hay muchos híbridos, pero no solo aquí, yo a veces también encuentro hogueras en Valencia.

A pesar de todos los inconvenientes, ¿no tienes ganas de volver al lío?
«Estoy preparando un gran monumento para mi vuelta. Muchos se quedarán tan impresionados como con el Fauno»

Muchas. El año que viene vuelvo a plantar seguro. Quiero optar a la Hoguera Oficial pero también tengo en mente plantar en Especial. Estoy preparando un boceto que recordará a mi famosa hoguera del Fauno. La gente no va a entender cómo es posible que se sostenga sola.