El problema urbanístico de Muro de Alcoy sigue sin respuesta

´El Caserío` continua su actividad normal sin que desde el Ayuntamiento se den explicaciones a lo legal o no de sus instalaciones

- Escrito el 11 septiembre, 2017, 5:47 pm
4 mins

Hace mes y medio AQUÍ en Alicante se hacía eco de la reclamación de algunos hosteleros de la zona de Muro de Alcoy, que denunciaban irregularidad en las instalaciones de la que se conoce como ´Finca el Caserío`, lo que presuntamente provocaba un delito urbanístico con la complicidad y permisividad por parte de las autoridades locales, bien por autorizarlo tácitamente o simplemente por mirar hacia otro lado.

Antecedentes

Como ya explicamos en su momento (http://aquienalicante.com/polemica-urbanistica-muro-alcoy/), con fecha 21 de octubre de 2010 se recibió escrito en la Generalitat Valenciana por parte del ayuntamiento de Muro de Alcoy, solicitando la declaración de interés comunitario (DIC) en suelo no urbanizable para realizar una actividad de restauración para lo que actualmente se conoce comercialmente como Finca El Caserío, propiedad de J. L. Balaguer.

El actual Conseller de economía dio el informe favorable supuestamente a un proyecto distinto al desarrollado

Concretamente el escrito decía que en la parcela se encuentra “una carpa fácilmente desmontable para eventos en invierno”. En la Generalitat se recibe además los informes favorables del Ayuntamiento de Muro de Alcoy, en ese momento bajo la alcaldía de Rafael Climent González del Bloc Nacionalista Valencià en coalición con Compromís, que además proponía una autorización para 30 años. Climent González es actualmente el Conseller de Economía en la Generalitat Valenciana.

La Generalitat dio el visto bueno final con fecha 8 de septiembre de 2014 resaltando en su concesión que “según se explica en el informe municipal, se trata de una actividad de restauración al aire libre y bajo carpa…”

Silencio desde el Ayuntamiento

Ante las reclamaciones, desde este medio acudimos al lugar para comprobar, in situ, si el recinto era realmente una carpa fácilmente desmontable y si el aparcamiento tenía unas dimensiones máximas de 300 metros cuadrados, observando fácilmente que ambas cosas incumplían lo que, salvo otro tipo de autorizaciones, deberían tener, tratándose de un pabellón sólido lo primero y de un aparcamiento al menos cinco veces superior a la superficie mencionada lo segundo.

La propia web del establecimiento pasó de tener unas fotos de los diferentes recintos con la frase que los describía como “un nuevo espacio de cerca de 2.000 m2” por la frase “jardines con carpa” y haciendo incidencia en “…tu evento al aire libre para disfrutar con amigos y familiares”, a pesar de que en nuestra visita nos insistía del acondicionamiento de los recintos cerrados, imprescindible para poder realizar una buena celebración.

El Ayuntamiento sigue sin aclarar cuáles fueron las licencias concedidas y si comprobaron su correcta ejecución

En cambio desde el Ayuntamiento algo tan fácil de comprobar, como si cumple las autorizaciones recibidas o no, y que se persigue ante cualquier ciudadano que realice una obra no autorizada, no nos dan respuesta. La pregunta es simple: ¿Qué licencias le fueron concedidas y corresponden estas con la situación actual? La alcaldesa, Jovita Cerdá, compañera de partido de Rafael Climent, nos remitió en su momento al exalcalde y concejal de Urbanismo Francesc Ramón Valls, quien desde entonces nos ha dado largas, llevando varias semanas esperando una respuesta ante la que seguiremos insistiendo.

Desde los 14 años dedicado a esta profesión del periodismo en la que ha ejercido en todos los niveles, desde corresponsal a editor.
En la actualidad es el director de los medios de comunicación AQUÍ.