«El principal objetivo es recuperarme de la lesión, todavía no estoy ni al 50%»

- Escrito el 03 mayo, 2018, 9:00 am
9 mins
La gimnasta alicantina, medalla de plata olímpica en 2016, espera comenzar la readaptación deportiva en julio

La gimnasta Alejandra Quereda es una de las máximas exponentes del deporte alicantino en la élite. Capitana del equipo nacional de gimnasia rítmica, cuenta con 42 medallas internacionales en su palmarés. A los 16 años dejó su vida en Alicante para cumplir su sueño de convertirse en profesional, y lo consiguió. En diciembre tuvo que operarse de unos problemas que arrastraba en la cadera desde 2014.

¿Cómo se encuentra físicamente tras la operación de cadera?

Estoy bien, pero todavía bastante limitada para hacer deporte. Aún no tengo el alta ni siquiera para empezar la readaptación deportiva así que me lo tomo con calma, hay que tener paciencia porque es una recuperación bastante larga.

¿Cómo es posible conseguir una medalla de plata en una cita olímpica con esos problemas físicos?

Yo me sentía al 100%. Era obvio que físicamente no estaba al máximo sobre todo en el día a día y en los entrenamientos, ya que no puedes hacer todas las repeticiones que harías en condiciones normales. Había días malos, cada vez iba doliendo un poco más, pero en este deporte es muy importante la cabeza y mentalmente estaba al 200%, así que eso me hizo no estar pendiente de la lesión. Yo salía a competir, a disfrutar de unos Juegos Olímpicos.

¿Que supuso para usted conseguir una medalla de plata en Río de Janeiro 2016?
«A nivel deportivo todas las medallas me han hecho mucha ilusión, pero la olímpica siempre es más especial»

A nivel deportivo todas las medallas me han hecho mucha ilusión, pero sí que es verdad que la olímpica, sobre todo por la repercusión mediática que tiene, es más especial.

¿Cómo fue ese momento de dejar Alicante para cumplir el sueño de ser gimnasta profesional?
«Dejar Alicante para seguir con mi carrera en Madrid ha sido una de las renuncias más grandes que he tenido que hacer en la vida»

Fue bastante duro, es una de las renuncias más grandes que he tenido que hacer para poderme dedicar a esto. La primera posibilidad la tuve con 12 años, pero tanto mi familia como yo consideramos que no estaba preparada para irme a vivir a Madrid y por suerte tuve más oportunidades. Pensé que podía ser ese tren que solo pasa una vez, pero como continué entrenando y teniendo buenos resultados ya con 16 años fue cuando me decidí trasladarme a la capital para probar.

Una decisión que a la postre ha sido muy positiva. 

Ahora mismo no me arrepiento de nada y no cambio por nada la estrategia que decidimos en su día. Quien sabe, igual si me hubiera ido con 12 años no hubiera llegado a estar arriba.

¿Es cierto que la gimnasia rítmica es uno de los deportes más duros?

La gimnasia rítmica es un deporte muy sacrificado, y diría que la modalidad en conjunto lo es más todavía porque tienes que coordinar tanto la cabeza como el cuerpo en cinco personas al mismo tiempo y no puede fallar nada, tiene que estar todo controlado.

Un día te levantas más floja y tienes que dar el do de pecho igualmente en los entrenamientos, porque tienes otras cuatro personas que dependen de ti. Es bastante duro, son muchas horas de entrenamiento, no hay festivos, ni vacaciones, ni Semana Santa, ni verano… todo eso no existe para nosotras, pero al final estás haciendo lo que te gusta y te estás dedicando a lo que de verdad quieres conseguir.

En el camino a sus primeros Juegos Olímpicos, los de Londres, se convierte en capitana del equipo nacional con tan solo 18 años, ¿qué significó para usted?

Yo siempre me he sentido una más. En su día fue la seleccionadora la que decidió que yo fuera la capitana, porque vio en mí un carácter de líder, que podía tirar de las demás en los momentos débiles, y sí que es verdad que en cuanto empezamos a trabajar de esta forma la cosa funcionó y desde entonces he seguido en ese puesto. A la hora de la verdad todas somos igual de importantes.

En Londres el equipo nacional obtiene el cuarto puesto, y posteriormente consigue el oro en dos campeonatos del mundo en mazas. ¿Qué destacaría de esta generación de gimnastas?

Alrededor de mi generación hubo mucho nivel en gimnasia rítmica. Creo que también hay que juntar todas las piezas, no vale solo con ser una buena gimnasta individualmente, sino que tienen que cuajar como equipo y creo que es una de las claves que teníamos. El equipo tenía mucha experiencia, todas nos conocíamos a la perfección y con una sola mirada sabíamos lo que le pasaba a la otra durante el ejercicio.

Compagina su carrera deportiva con los estudios de Medicina. ¿Da tiempo a competir y a estudiar?

Siempre he sido partidaria de que cuando tienes más de un objetivo en la vida porqué vas a dejar de lado el otro. La experiencia me dice que lo he podido ir consiguiendo, obviamente no puedo ir al mismo ritmo que lleva el resto de estudiantes, pero al final con esfuerzo y sacrificando casi toda la vida social que pueda tener pues he ido consiguiendo los resultados a nivel académico.

¿No es posible vivir de la gimnasia rítmica a largo plazo?

Siempre hemos tenido claro todo el equipo que el deporte es una etapa de la vida, y que luego hay que enfrentarse al futuro y a la realidad y hay que estar preparado para ello. Por eso, siempre hemos continuado todas con los estudios.

¿Qué objetivo se marca para esta temporada?

Principalmente quiero recuperarme de la operación, porque todavía no estoy ni al 50%. El mes que viene tengo otra revisión y en julio espero empezar la readaptación deportiva. Ahora mismo tengo otros objetivos en mente como hacer master class, enseñar a las niñas, dar charlas y poder transmitir lo que ha sido nuestra experiencia hasta el momento.

En Alicante ha sido reconocida en numerosas ocasiones por su trayectoria deportiva. ¿Se lo esperaba?

Quién me iba a decir a mí hace unos años que iba a tener en Alicante una calle y un pabellón con mi nombre. Han sido cosas que no me esperaba pero que me hacen mucha ilusión.

¿Cree que llegará a Tokio 2020?
«Dudo mucho que después de este parón podamos estar en Tokio 2020»

La verdad que eso ahora mismo queda bastante lejos. Dudo mucho que después de este gran parón podamos estar en Tokio, por eso los esfuerzos se centran más bien en la recuperación que en la vuelta a los tapices.