Un paseo por el sendero de Benacantil

Nos adentramos a descubrir uno de los senderos que recientemente la concejalía de Medio Ambiente ha acondicionado y mejorado para el disfrute del monte Benacantil. Vamos a recorrer unos dos kilómetros por las laderas de este monte con conexión al castillo más famoso de Alicante, un monumento construido durante los siglos VIII y IX, y modificado a lo largo de la historia de la ciudad, interrelacionándose e influyendo en el desarrollo de la misma, convirtiéndose en una de las mejores atracciones turísticas de la provincia: el castillo de Santa Bárbara. Existen varios itinerarios de esta ruta, algunos más largos que otros, y hemos elegido el sendero de ruta verde para comenzar, ya que no tiene dificultad y es más corto que el azul o el rojo. Aunque el sendero lo podemos iniciar por varios accesos, lo ideal es hacerlo por la parte de la avenida Jaime II, próxima a la estación de TRAM. Nos hemos descargado el plano del sendero en una de las señaléticas que la Concejalía ha instalado en algunos puntos. Iniciamos la ruta por su cara norte, siendo un camino empedrado que sube hacia una antigua vivienda en la que ahora encontramos un ´Centro de Educación Ambiental`. Se rodea por la derecha y se sigue por el camino de tierra que pasa por la parte de atrás. A la entrada del sendero disfrutamos de merenderos y un espacio de picnic donde coger fuerzas para comenzar con la ruta. Vistas impresionantes Las vistas desde este lugar son impresionantes, ya que se encuentra en medio de la capital alicantina y se puede observar toda la ciudad, el puerto y la bahía. El lugar tiene gran valor histórico; en sus laderas se han encontrado restos arqueológicos de la Edad de Bronce, Ibéricos y la época romana. Nada más girar, empieza un camino empedrado que va ascendiendo por la cara este de Benacantil. La dureza no es excesiva y la ruta es bastante asequible para niños y adultos; 166 metros de altura tiene el monte hasta culminar con el castillo de Santa Bárbara en su cima. La última rehabilitación del sendero de Benacantil ha permitido que esté despejado y se pueda avanzar sin dificultad. A la vez que caminamos podemos observar la gran variedad de flora que acoge este monte, desde pinos o arbustos hasta romero y esparto. Ya hemos podido ver alguna que otra gaviota, mirlos y petirrojos entre la fauna que alberga el monte. El camino empedrado llega a una bifurcación en la que se continúa hacia la derecha. Esa ladera se encuentra cubierta de pinos, entre los que corre el camino hasta que termina el empedrado. Al girar sobre la cara sur los pinos desaparecen y surge una ladera rocosa sobre la que hay algunas paleras y arbustos muy específicos. Finalmente nos encontramos uno de los miradores disponibles. Mamíferos Benacantil, al estar completamente integrado en la ciudad, ve condicionada su fauna a la acción ejercida por el ser humano sobre el Medio, cuestión que limita la presencia de mamíferos reduciéndola a los de menor tamaño como el erizo común, el murciélago o la ardilla, cuyo rastro podremos ver en piñas roídas. Con el reciente acondicionamiento se han construido dos nuevos miradores La señalización en el camino sirve para continuar la ruta. Recientemente, con el acondicionamiento, también han construido otros dos nuevos miradores que permiten detenerse a contemplar el paisaje. La erosión es un proceso de desgaste producido por agentes externos que modifican el relieve terrestre. Esta puede ser de diferentes tipos dependiendo del agente que la provoque. En esta parte del sendero podemos hablar de erosión hídrica, producida por el agua, y erosión eólica, originada por el viento. Cuaderno de campo En la zona del monte Benacantil podemos encontrar diferentes materiales geológicos como la caliza o marga. La erosión en el paisaje ha actuado de forma diferente dependiendo de la inclinación del monte y la cobertura vegetal que ha tenido. Se ha elaborado un cuaderno de campo con actividades sobre la fauna y la flora que es una forma divertida de recorrer la ruta con niños Además, para poder amenizar la ruta de una forma divertida si se visita con niños, el Ayuntamiento de Alicante ha elaborado un cuaderno de campo para los visitantes del sendero. Este cuaderno cuenta con actividades sobre la fauna y la flora que se va contemplando y en él podemos aprender desde el tipo de planta que observamos hasta cómo medir la altura de un árbol con un simple lápiz. También hace un llamamiento para la conservación de este lugar, haciendo un uso responsable del monte y pidiendo uso cívico de los espacios verdes de la ciudad, ya que es un espacio natural que juega un importante papel ecológico, pero también paisajístico. Está previsto otro plan de restauración para terminar con el acondicionamiento del monte Benacantil. Este proyecto se encuentra en fase de redacción y prevé un presupuesto de 485.000 euros que, según la concejalía de Medioambiente de Alicante, se financiará con cargo a las inversiones sostenibles.   Post Views: 228 Relacionado

Por la ruta verde la dureza no es excesiva y es bastante asequible para niños y adultos. 166 metros de altura tiene el monte hasta culminar con el castillo de Santa Bárbara en su cima

- Escrito el 27 mayo, 2017, 12:33 pm
7 mins

Nos adentramos a descubrir uno de los senderos que recientemente la concejalía de Medio Ambiente ha acondicionado y mejorado para el disfrute del monte Benacantil. Vamos a recorrer unos dos kilómetros por las laderas de este monte con conexión al castillo más famoso de Alicante, un monumento construido durante los siglos VIII y IX, y modificado a lo largo de la historia de la ciudad, interrelacionándose e influyendo en el desarrollo de la misma, convirtiéndose en una de las mejores atracciones turísticas de la provincia: el castillo de Santa Bárbara.

Existen varios itinerarios de esta ruta, algunos más largos que otros, y hemos elegido el sendero de ruta verde para comenzar, ya que no tiene dificultad y es más corto que el azul o el rojo.

Aunque el sendero lo podemos iniciar por varios accesos, lo ideal es hacerlo por la parte de la avenida Jaime II, próxima a la estación de TRAM. Nos hemos descargado el plano del sendero en una de las señaléticas que la Concejalía ha instalado en algunos puntos. Iniciamos la ruta por su cara norte, siendo un camino empedrado que sube hacia una antigua vivienda en la que ahora encontramos un ´Centro de Educación Ambiental`. Se rodea por la derecha y se sigue por el camino de tierra que pasa por la parte de atrás. A la entrada del sendero disfrutamos de merenderos y un espacio de picnic donde coger fuerzas para comenzar con la ruta.

Vistas impresionantes

Las vistas desde este lugar son impresionantes, ya que se encuentra en medio de la capital alicantina y se puede observar toda la ciudad, el puerto y la bahía. El lugar tiene gran valor histórico; en sus laderas se han encontrado restos arqueológicos de la Edad de Bronce, Ibéricos y la época romana. Nada más girar, empieza un camino empedrado que va ascendiendo por la cara este de Benacantil.

La dureza no es excesiva y la ruta es bastante asequible para niños y adultos; 166 metros de altura tiene el monte hasta culminar con el castillo de Santa Bárbara en su cima. La última rehabilitación del sendero de Benacantil ha permitido que esté despejado y se pueda avanzar sin dificultad. A la vez que caminamos podemos observar la gran variedad de flora que acoge este monte, desde pinos o arbustos hasta romero y esparto. Ya hemos podido ver alguna que otra gaviota, mirlos y petirrojos entre la fauna que alberga el monte.

El camino empedrado llega a una bifurcación en la que se continúa hacia la derecha. Esa ladera se encuentra cubierta de pinos, entre los que corre el camino hasta que termina el empedrado. Al girar sobre la cara sur los pinos desaparecen y surge una ladera rocosa sobre la que hay algunas paleras y arbustos muy específicos. Finalmente nos encontramos uno de los miradores disponibles.

Mamíferos

Benacantil, al estar completamente integrado en la ciudad, ve condicionada su fauna a la acción ejercida por el ser humano sobre el Medio, cuestión que limita la presencia de mamíferos reduciéndola a los de menor tamaño como el erizo común, el murciélago o la ardilla, cuyo rastro podremos ver en piñas roídas.

Con el reciente acondicionamiento se han construido dos nuevos miradores

La señalización en el camino sirve para continuar la ruta. Recientemente, con el acondicionamiento, también han construido otros dos nuevos miradores que permiten detenerse a contemplar el paisaje.

La erosión es un proceso de desgaste producido por agentes externos que modifican el relieve terrestre. Esta puede ser de diferentes tipos dependiendo del agente que la provoque. En esta parte del sendero podemos hablar de erosión hídrica, producida por el agua, y erosión eólica, originada por el viento.

Cuaderno de campo

En la zona del monte Benacantil podemos encontrar diferentes materiales geológicos como la caliza o marga. La erosión en el paisaje ha actuado de forma diferente dependiendo de la inclinación del monte y la cobertura vegetal que ha tenido.

Se ha elaborado un cuaderno de campo con actividades sobre la fauna y la flora que es una forma divertida de recorrer la ruta con niños

Además, para poder amenizar la ruta de una forma divertida si se visita con niños, el Ayuntamiento de Alicante ha elaborado un cuaderno de campo para los visitantes del sendero. Este cuaderno cuenta con actividades sobre la fauna y la flora que se va contemplando y en él podemos aprender desde el tipo de planta que observamos hasta cómo medir la altura de un árbol con un simple lápiz. También hace un llamamiento para la conservación de este lugar, haciendo un uso responsable del monte y pidiendo uso cívico de los espacios verdes de la ciudad, ya que es un espacio natural que juega un importante papel ecológico, pero también paisajístico.

Está previsto otro plan de restauración para terminar con el acondicionamiento del monte Benacantil. Este proyecto se encuentra en fase de redacción y prevé un presupuesto de 485.000 euros que, según la concejalía de Medioambiente de Alicante, se financiará con cargo a las inversiones sostenibles.