El Panoramis espera un nuevo dueño para revitalizar su actividad

Tras años de estancamiento y decadencia, dos empresarios quieren hacer resurgir el centro comercial Panoramis. Son el actual presidente del Hércules y concesionario provincial de Toyota, Juan Carlos Ramírez; y la familia de hoteleros alcoyanos, los hermanos Vilaplana Pérez. Ambos han realizado sendas ofertas para hacerse con la gestión del complejo. Todo este caso comenzó en 2012, cuando la empresa gestora del centro, llamada Marina de Poniente (perteneciente al conocido empresario alicantino Enrique Ortiz), entró en proceso de liquidación y concurso de acreedores. Cierre de los cines El Panoramis se inauguró hace ya 15 años, con un comienzo realmente prometedor. Los negocios afloraron. Cines, restaurantes, tiendas, recreativos, etc. Sin embargo, la mayoría de empresarios implicados en la dirección del centro eran de sectores ajenos a la hostelería y el comercio. El propio Enrique Ortiz es constructor. El cierre de los cines durante más de un año precipitó la caída del resto de negocios Finalmente, el Panoramis fue decayendo y los comercios quebrando. Pero sin duda, si hay un momento que marcó el hundimiento fue el cierre de los cines en 2012. La empresa Cinesa decidió clausurar las salas alegando “el innegable deterioro del centro” como principal causa. En el más de un año que Marina de Poniente tardó en encontrar a otra empresa (Kinal 56) que reabriera los cines, la mayor parte de los negocios ya se habían marchado.  A pesar de que la oferta cinematográfica sigue funcionando desde entonces hasta la actualidad, la actividad del Panoramis nunca ha vuelto a ser la misma. Actualmente, además de los propios cines, tan solo podemos encontrar algún solitario bar y restaurante, amén de un gimnasio. Subasta La empresa de Enrique Ortiz entró en liquidación dejando una deuda de unos 10 millones. Uno de sus acreedores es el propio Puerto de Alicante, a quien Marina de Poniente debe más de 1 millón de euros en concepto del pago por el uso comercial del suelo portuario. Por ello, se estableció un aval mínimo de 1,8 millones de euros en la subasta para pujar por la gestión del Panoramis. Así, la Autoridad Portuaria se aseguraría cobrar la totalidad de la deuda antes mencionada. El grupo Eurofond se retiró de la puja para evitar una batalla judicial contra Ramírez y la familia Vilaplana Como dentro del plazo establecido no llegó oferta alguna, el administrador concursal decidió conceder una prórroga en la que si se recibieron las dos ofertas antes mencionadas. En mayo también arribó una tercera oferta por parte del grupo Eurofond, dueño de unos 30 centros comerciales en Reino Unido y España. Aunque su proyecto contaba con el apoyo de algunos de los acreedores y es el que ofrecía una mayor inversión para el centro, Eurofond acabó saliéndose de la puja el pasado 1 de junio. El motivo fue las amenazas de Ramírez y los Vilaplana de entablar una batalla judicial contra dicho grupo empresarial, ya que ambos competidores consideraban que esta oferta había llegado fuera de plazo. Dos ofertas en pie Así pues, ahora mismo en la mano del Administrador Judicial está el decidir que oferta es más atractiva de las dos que aún sigue teniendo encima de la mesa. Una vez haga pública su decisión, el aspirante cuya propuesta haya sido rechazada tendrá un derecho de tanteo para igualar o superar la oferta ganadora. Cabe señalar que éste no es el primer intento de Juan Carlos Ramirez de hacerse con la gestión de un bien inmueble subastado a raíz de la liquidación de una empresa de su socio Enrique Ortiz. Recientemente, el empresario vasco (y antiguo consejero delegado del Elche C.F.) intentó comprar el estadio José Rico Pérez, que hasta hace pocos meses era propiedad de la sociedad de Ortiz denominada Aligestión. Aunque ofreció una suma superior a los 3 millones de euros, finalmente el Instituto Valenciano de Finanzas (institución pública de la Generalitat) se hizo con la posesión del estadio al pujar con 3,75 millones. De hecho, fue el propio Enrique Ortiz quien introdujo a Ramírez en la directiva del club alicantino en 2014. En un primer lugar llegó como “asesor publicitario” y actualmente ya es el presidente de la entidad. Mercado Gourmet Gane quien gane la subasta por el Panoramis, recibirá una concesión que no expirará hasta 2028. Tiempo de sobra para levantar el centro comercial. Una de las ideas que más agrada, a algunos de los comerciantes que aún quedan, es la instalación de un mercado gourmet. Existe un proyecto de instalar un gran ´mercado gourmet` en la planta baja Es un proyecto del que ya se viene hablando desde hace años, y consistiría en un gran espacio culinario donde los clientes podrían tanto comprar comida como consumir tapas y otros productos gastronómicos en el propio mercado. Una idea similar al célebre Mercado de San Miguel ubicado en Madrid. Post Views: 48 Relacionado

Ramírez y la familia Vilaplana pujan por la gestión del centro, tras lograr la retirada del grupo Eurofond

- Escrito el 03 julio, 2017, 12:30 pm
7 mins

Tras años de estancamiento y decadencia, dos empresarios quieren hacer resurgir el centro comercial Panoramis. Son el actual presidente del Hércules y concesionario provincial de Toyota, Juan Carlos Ramírez; y la familia de hoteleros alcoyanos, los hermanos Vilaplana Pérez. Ambos han realizado sendas ofertas para hacerse con la gestión del complejo. Todo este caso comenzó en 2012, cuando la empresa gestora del centro, llamada Marina de Poniente (perteneciente al conocido empresario alicantino Enrique Ortiz), entró en proceso de liquidación y concurso de acreedores.

Cierre de los cines

El Panoramis se inauguró hace ya 15 años, con un comienzo realmente prometedor. Los negocios afloraron. Cines, restaurantes, tiendas, recreativos, etc. Sin embargo, la mayoría de empresarios implicados en la dirección del centro eran de sectores ajenos a la hostelería y el comercio. El propio Enrique Ortiz es constructor.

El cierre de los cines durante más de un año precipitó la caída del resto de negocios

Finalmente, el Panoramis fue decayendo y los comercios quebrando. Pero sin duda, si hay un momento que marcó el hundimiento fue el cierre de los cines en 2012. La empresa Cinesa decidió clausurar las salas alegando “el innegable deterioro del centro” como principal causa.

En el más de un año que Marina de Poniente tardó en encontrar a otra empresa (Kinal 56) que reabriera los cines, la mayor parte de los negocios ya se habían marchado.  A pesar de que la oferta cinematográfica sigue funcionando desde entonces hasta la actualidad, la actividad del Panoramis nunca ha vuelto a ser la misma.

Actualmente, además de los propios cines, tan solo podemos encontrar algún solitario bar y restaurante, amén de un gimnasio.

Subasta

La empresa de Enrique Ortiz entró en liquidación dejando una deuda de unos 10 millones. Uno de sus acreedores es el propio Puerto de Alicante, a quien Marina de Poniente debe más de 1 millón de euros en concepto del pago por el uso comercial del suelo portuario.

Por ello, se estableció un aval mínimo de 1,8 millones de euros en la subasta para pujar por la gestión del Panoramis. Así, la Autoridad Portuaria se aseguraría cobrar la totalidad de la deuda antes mencionada.

El grupo Eurofond se retiró de la puja para evitar una batalla judicial contra Ramírez y la familia Vilaplana

Como dentro del plazo establecido no llegó oferta alguna, el administrador concursal decidió conceder una prórroga en la que si se recibieron las dos ofertas antes mencionadas.

En mayo también arribó una tercera oferta por parte del grupo Eurofond, dueño de unos 30 centros comerciales en Reino Unido y España. Aunque su proyecto contaba con el apoyo de algunos de los acreedores y es el que ofrecía una mayor inversión para el centro, Eurofond acabó saliéndose de la puja el pasado 1 de junio. El motivo fue las amenazas de Ramírez y los Vilaplana de entablar una batalla judicial contra dicho grupo empresarial, ya que ambos competidores consideraban que esta oferta había llegado fuera de plazo.

Dos ofertas en pie

Así pues, ahora mismo en la mano del Administrador Judicial está el decidir que oferta es más atractiva de las dos que aún sigue teniendo encima de la mesa. Una vez haga pública su decisión, el aspirante cuya propuesta haya sido rechazada tendrá un derecho de tanteo para igualar o superar la oferta ganadora.

Cabe señalar que éste no es el primer intento de Juan Carlos Ramirez de hacerse con la gestión de un bien inmueble subastado a raíz de la liquidación de una empresa de su socio Enrique Ortiz.

Recientemente, el empresario vasco (y antiguo consejero delegado del Elche C.F.) intentó comprar el estadio José Rico Pérez, que hasta hace pocos meses era propiedad de la sociedad de Ortiz denominada Aligestión. Aunque ofreció una suma superior a los 3 millones de euros, finalmente el Instituto Valenciano de Finanzas (institución pública de la Generalitat) se hizo con la posesión del estadio al pujar con 3,75 millones.

De hecho, fue el propio Enrique Ortiz quien introdujo a Ramírez en la directiva del club alicantino en 2014. En un primer lugar llegó como “asesor publicitario” y actualmente ya es el presidente de la entidad.

Mercado Gourmet

Gane quien gane la subasta por el Panoramis, recibirá una concesión que no expirará hasta 2028. Tiempo de sobra para levantar el centro comercial. Una de las ideas que más agrada, a algunos de los comerciantes que aún quedan, es la instalación de un mercado gourmet.

Existe un proyecto de instalar un gran ´mercado gourmet` en la planta baja

Es un proyecto del que ya se viene hablando desde hace años, y consistiría en un gran espacio culinario donde los clientes podrían tanto comprar comida como consumir tapas y otros productos gastronómicos en el propio mercado. Una idea similar al célebre Mercado de San Miguel ubicado en Madrid.

Siguiente noticia