Más calles iluminadas estas navidades

- Escrito el 04 diciembre, 2017, 9:00 am
8 mins

Como en muchas otras ciudades, el alumbrado público constituye una de las señas más representativas de Alicante durante la Navidad. Suele ser motivo de debate todos los años, tanto por los peatones como por los comerciantes locales.

Estas navidades el Consistorio anunció que se llevaría a cabo un importante aumento del número de calles iluminadas en la ciudad. En 2016 se instalaron luces en 26 calles, mientras que en el pliego de este año se proyectaron 48 calles y 7 plazas. También el edificio del Mercado Central, así como los mercados de Benalúa y Carolinas.

Cifras que contrastan con los años más duros de la crisis, cuando se recortaron un gran número de decoraciones y se reutilizaron otras tantas. En 2012 tan solo se llegaron a instalar bombillas en Maisonnave y el itinerario de la cabalgata de Reyes (Alfonso el sabio, la Rambla y Rafael Altamira).

Estas navidades el Ayuntamiento ha proyectado iluminar más del doble de calles que en 2016

Ese mismo año en la localidad alicantina de Daya Vieja (en la Vega Baja) incluso se decidió no poner luces de Navidad y gastarse ese dinero en comida para las familias más necesitadas del municipio.

Calles proyectadas

Además de las calles mencionadas, según el pliego sacado a concurso en octubre, este año también deben iluminarse varias importantes vías del centro urbano como Bailén, Pascual Pérez, Navas, César Elguezabal, Castaños, San Francisco, Álvarez Sereix, Felipe Bargé, Teatro, Jerusalén, Gerona, General O’Donnel, Quintana, Lorenzo Casanova, Italia, Pintor Cabrera, Plaza Séneca o la Plaza 25 de Mayo.

Así mismo, también hay incluidas algunas calles principales de los barrios de Benalúa, La Florida, Villafranqueza, Campoamor, San Blas, Pla-Carolinas, Los Ángeles, Plaza Argel, Juan XXIII y Playa de San Juan.

La mitad de las calles decoradas están en el centro urbano. El resto en barrios como Benalúa, San Blas, La Florida, Pla-Carolinas o San Juan Playa

Sin embargo, el Partido Popular es bastante escéptico al respecto. “No sabemos si se van a iluminar todas, y menos en los plazos que se han dicho. Tiene muy mala pinta”, comenta el concejal José Ramón González en declaraciones exclusivas a este medio.

Concurso desierto

Los problemas comenzaron cuando el concurso público resultó desierto, por segundo año consecutivo. “Era evidente que esto ocurriría. Aumentaron el doble de calles, pero la cantidad de dinero para las empresas no se incrementó igual. En 2016 se pagaba 1.500 euros por calle y ahora solo 1.300”, aduce José Ramón González.

Ante esta tesitura, el Ayuntamiento tuvo que pedir presupuesto a tres empresas, entrado ya el mes de noviembre. Finalmente se llegó a un acuerdo con la sociedad Destello, Iluminación y Decoración. Entonces se empezaron a colocar ya las primeras luces en lugares como la Rambla o Rafael Altamira.

El PP denuncia que el concurso público se convocó  tarde y con malas condiciones para las posibles empresas interesadas
Críticas

González califica toda esta gestión como “nefasta”. A su parecer, el pliego se llevó a concurso demasiado tarde, cuando la mayoría de empresas ya tenían contratos con otras ciudades y, además, se las ofreció unas condiciones nada atractivas.

Así mismo, denuncia que la precipitación ha llevado a que la empresa Destello “comience a poner el alumbrado navideño antes ni siquiera de haber firmado oficialmente el contrato con el Ayuntamiento. Esto es una irregularidad manifiesta” según el concejal popular.

La Asociación de Comerciantes ´Corazón de Alicante` también criticó recientemente el retraso con el que se ha llevado a cabo todo este proceso.

La empresa recula

En Aquí en Alicante hemos intentado contactar también con las concejalías de Comercio, Contratación o Fiestas para conocer su versión. Fuentes de la primera nos aseguran que “el proceso ha sido totalmente legal”. Así mismo, afirman que las luces estarán funcionando “en breve”.

La empresa ha admitido que no podrá cumplir el plazo, así como que el dinero podría ser insuficiente para iluminar todas las calles previstas

En principio, el pliego señalaba que la iluminación navideña del centro urbano debería estar en marcha ya el día 1 de diciembre. Sin embargo, la sociedad Destello pidió al Ayuntamiento ampliar el plazo 20 días más.

Además, esta empresa también solicitó poder trabajar en horario diurno y nocturno en este cometido, cuando en un principio estaba contemplado que el alumbrado se instalara solo por la noche (como se ha hecho normalmente en años anteriores).

De hecho, Destello no solo ha puesto problemas con el tiempo sino también con el dinero. Ha advertido públicamente que la oferta económica del Ayuntamiento podría ser insuficiente para iluminar todas las calles proyectadas. Llegados a este punto, incluso ha solicitado una lista de vías prioritarias, dando a entender que las últimas de dicho listado podrían quedarse sin decoración navideña.

Maisonnave, la primera

Desde la Concejalía de Comercio defienden que “este año se ha doblado el presupuesto en alumbrado navideño. Una iniciativa para la dinamización comercial que estamos convencidos que será muy beneficiosa hacia todos los comerciantes”.

«Este año se ha doblado el presupuesto en alumbrado navideño» (Concejalía de Comercio)

José Ramón González, por su parte, piensa que este asunto es otra muestra de que “el PSOE claramente no puede con la ciudad”. Una referencia evidente a la reciente ruptura del tripartito (PSOE, Compromís y Guanyar) y al hecho de que los socialistas estén gobernando ahora Alicante con tan solo seis concejales.

Desde la Asociación de Comerciantes han pedido que las luces de las calles céntricas comerciales estén puestas, al menos, para el puente de la Constitución y la Inmaculada.

Como de costumbre, las primeras bombillas que han brillado ya en noviembre han sido las de la avenida Maisonnave. En este caso, son los propios comerciantes de dicha calle quienes las financian y procuran que todo esté en orden.

En cuanto a la restantes, las veremos este mes. Serán los propios ciudadanos quienes juzguen la calidad de las luces navideñas de estas fiestas.