Mari Carmen de España acusa al conseller Marzà de incumplir su palabra y no retirar ya el fibrocemento de siete colegios de Alicante

La concejala de Educación ha acusado al departamento que dirige el conseller Vicent Marzà de “pasividad” y “falta de previsión”

- Escrito el 27 junio, 2018, 3:00 pm
3 mins

Todo tras un nuevo retraso en la retirada del fibrocemento en siete colegios de la ciudad de Alicante, diez en total en la provincia. “Lo habían prometido para este mismo verano y ahora lo aplazan hasta finales de año, ya veremos si lo cumplen para esa fecha o vuelven a poner algún impedimento”, matiza la edil.

Para Mari Carmen de España poner como excusa la nueva Ley Contratos del Estado no sirve, “porque lo que hay que hacer es trabajar más, con más diligencia y efectividad, para retirar de una vez este fibrocemento, ya que la presencia de amianto es más peligrosa cuanto más tiempo pase y debe ser realmente una actuación imprescindible para la Conselleria. Basta de buenas palabras”.

Según la responsable municipal de Educación, “el departamento que dirige Marzà parece tener otras prioridades para Educación que nada tienen que ver con las necesidades reales de nuestros centros. No pueden consentirse más retrasos porque estamos hablando de la salud de nuestros escolares -afecta a unos 4.000 alumnos- y es necesario realizar una actuación de urgencia y que el Consell cumpla lo prometido con Alicante, que sufre la ineptitud de Marzà. No sólo tendremos más barracones en nuestros colegios, sino que seguiremos en siete de ellos con fibrocemento. El conseller no cumple con nuestra ciudad, sólo pone pretextos sin reconocer su deficiente gestión”.

Desde el Ayuntamiento se alerta de que el amianto se considera un cocarcinógeno, es decir, un agente externo físico, químico o biológico capaz de producir cáncer. Incluso, la edil afirma que sindicatos como CC OO también han criticado este retraso. “Desde la comunidad escolar tenemos que exigir al Consell que se retire ya este material peligroso; debe desaparecer de nuestros edificios. Le pedimos al señor Marzà que se preocupe realmente por la salud de nuestros escolares y profesorado y no de otras actuaciones dirigidas más a adoctrinar que a educar. Con este tema se tiene que ser exigente y no poner excusas de mal perdedor y desde el Ayuntamiento vamos a ser muy beligerantes”.