La política en las redes

  No hay duda de que las redes sociales han contribuido a incrementar nuestras relaciones. Sin embargo, no todo ha sido parabienes. Las redes sociales son, sin ninguna duda, una plataforma de comunicación necesaria, con diversidad de formatos y extensiones didácticas interesantes. A nivel de visibilidad en los negocios es un factor más en los canales de ventas; en el ámbito social sus contenidos son causales y, en ocasiones, peligrosos. Los expertos nos advierten frecuentemente del uso indebido de las redes sociales y sus consecuencias, pero, el hecho de ser una ventana sin puertas, nos produce una sensación que nos atrapa. A pesar de que, en ocasiones, el paisaje que vemos por esa ventana se colapse en tormentosas mezquindades. Debates La política es un uso extendido en las redes sociales. Los políticos las utilizan constantemente para proyectar sus mensajes. La mayoría de ellos usan los caracteres limitados y adjuntan archivos explícitos, otros, sin embargo, intentan reforzar su liderazgo en redes con extensas posibilidades. Es entonces cuando, a mi juicio, se comete el error de la complacencia o la irritación, porque no todos los post suscitan los mismos sentimientos. La generación de debates en este punto confronta a los políticos con el usuario de la red social y no siempre resultan constructivos. «Las redes sociales deben utilizarse como mero factor vehicular de impacto temporal, no como herramienta principal de sostén de liderazgo» Todos los políticos somos egocéntricos. A todos nos gusta la adulación de las masas. El problema es que ese estado de bienestar no está sostenido por multitudes, si no por unos pocos que se repiten constantemente, de forma intensa, lo cual provoca situaciones incómodas que no siempre se controlan de manera correcta. Las redes sociales deben utilizarse, en mi opinión, como mero factor vehicular de impacto temporal, no como herramienta principal de sostén de liderazgo. Las redes sociales deben ser un trampolín de comunicación con la sociedad, en las que presentar los proyectos y atender sugerencias de interés con un grado de coherencia no invasiva desde el ámbito de la rudeza. Sentido común El hecho de que los líderes políticos dediquen más de la mitad de su tiempo a contentar la sugestión de sus palmeros me parece de un sinsentido total. Mucho menos me parece normal que se dé la sensación de gobernar por Facebook. Es de lo más surrealista. En mi opinión, cuando accedes a un gobierno lo haces porque la suma de confianza social permite una aritmética de estabilidad. Es una representación del pueblo los que, con sus votos, permiten cumplir unos compromisos. Se debe de gobernar para todos. Lo puedes hacer mejor o peor, acertar o errar, pero nunca parecer dubitativo a la hora de tomar decisiones enérgicas. Mucho menos, debilitar posturas ante presiones y extorsiones de cualquier segmento. Estas respaldado por un sector social que te pide que actúes, que cambies las cosas, que los defiendas. No que vayas dando bandazos en función de por dónde sopla el viento. El mundo camina a una velocidad endiablada y es muy complicado seguir el ritmo de los avances tecnológicos, pero ya hay personas que se han dado cuenta de que las redes sociales deben ser usadas con el menor de los sentidos: el sentido común. Es por ello que deberemos ser cautelosos y reconducir nuestras perspectivas de futuro en el ámbito de las redes sociales. Bueno…, el que quiera claro. Relacionado

Artículo de opinión | Paco Soler

- Escrito el 05 julio, 2017, 8:04 pm
5 mins

 

No hay duda de que las redes sociales han contribuido a incrementar nuestras relaciones. Sin embargo, no todo ha sido parabienes. Las redes sociales son, sin ninguna duda, una plataforma de comunicación necesaria, con diversidad de formatos y extensiones didácticas interesantes.

A nivel de visibilidad en los negocios es un factor más en los canales de ventas; en el ámbito social sus contenidos son causales y, en ocasiones, peligrosos. Los expertos nos advierten frecuentemente del uso indebido de las redes sociales y sus consecuencias, pero, el hecho de ser una ventana sin puertas, nos produce una sensación que nos atrapa. A pesar de que, en ocasiones, el paisaje que vemos por esa ventana se colapse en tormentosas mezquindades.

Debates

La política es un uso extendido en las redes sociales. Los políticos las utilizan constantemente para proyectar sus mensajes. La mayoría de ellos usan los caracteres limitados y adjuntan archivos explícitos, otros, sin embargo, intentan reforzar su liderazgo en redes con extensas posibilidades. Es entonces cuando, a mi juicio, se comete el error de la complacencia o la irritación, porque no todos los post suscitan los mismos sentimientos. La generación de debates en este punto confronta a los políticos con el usuario de la red social y no siempre resultan constructivos.

«Las redes sociales deben utilizarse como mero factor vehicular de impacto temporal, no como herramienta principal de sostén de liderazgo»

Todos los políticos somos egocéntricos. A todos nos gusta la adulación de las masas. El problema es que ese estado de bienestar no está sostenido por multitudes, si no por unos pocos que se repiten constantemente, de forma intensa, lo cual provoca situaciones incómodas que no siempre se controlan de manera correcta. Las redes sociales deben utilizarse, en mi opinión, como mero factor vehicular de impacto temporal, no como herramienta principal de sostén de liderazgo. Las redes sociales deben ser un trampolín de comunicación con la sociedad, en las que presentar los proyectos y atender sugerencias de interés con un grado de coherencia no invasiva desde el ámbito de la rudeza.

Sentido común

El hecho de que los líderes políticos dediquen más de la mitad de su tiempo a contentar la sugestión de sus palmeros me parece de un sinsentido total. Mucho menos me parece normal que se dé la sensación de gobernar por Facebook. Es de lo más surrealista. En mi opinión, cuando accedes a un gobierno lo haces porque la suma de confianza social permite una aritmética de estabilidad. Es una representación del pueblo los que, con sus votos, permiten cumplir unos compromisos. Se debe de gobernar para todos. Lo puedes hacer mejor o peor, acertar o errar, pero nunca parecer dubitativo a la hora de tomar decisiones enérgicas. Mucho menos, debilitar posturas ante presiones y extorsiones de cualquier segmento. Estas respaldado por un sector social que te pide que actúes, que cambies las cosas, que los defiendas. No que vayas dando bandazos en función de por dónde sopla el viento.

El mundo camina a una velocidad endiablada y es muy complicado seguir el ritmo de los avances tecnológicos, pero ya hay personas que se han dado cuenta de que las redes sociales deben ser usadas con el menor de los sentidos: el sentido común. Es por ello que deberemos ser cautelosos y reconducir nuestras perspectivas de futuro en el ámbito de las redes sociales. Bueno…, el que quiera claro.