La Marjal, una combinación de ingeniería moderna y biodiversidad

- Escrito el 02 julio, 2018, 6:00 pm
6 mins

Es uno de los siete proyectos a nivel nacional que mejor ejemplarizan el urbanismo sostenible, según dictaminó el Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de España. En su interior dispone de un innovador vaso de retención de aguas pluviales para evitar inundaciones y riadas.

Ha sido seleccionado entre los siete mejores proyectos españoles en urbanización sostenible

El Parque inundable La Marjal de Alicante fue incluido entre los siete finalistas del Premio ‘Albert Serratosa’ 2017, que reconoce aquellas obras urbanísticas a nivel nacional que destacan por su sostenibilidad con el medioambiente. Aunque finalmente el prestigioso galardón fue para la Plaza de Europa de Hospitalet de Llobregat (Barcelona), el parque alicantino recibió una mención honorífica especial por parte del jurado.

Vaso de retención temporal
En caso de gota fría, el estanque de La Marjal podría retener hasta 45.000 m3 de agua

Ubicado a escasos cinco minutos andando de la playa de San Juan, este joven proyecto fue inaugurado en 2015, fruto de una colaboración entre el Ayuntamiento y la compañía Aguas de Alicante. El objetivo era doble, por un lado aumentar las zonas verdes en la ciudad, y por otro minimizar los daños que producen las lluvias torrenciales que de cuando en cuando azotan nuestra zona.

Para ello, se construyó un gran estanque en el corazón del parque acompañado de una tecnología innovadora para la retención temporal de agua. En concreto, puede asumir hasta 45.000 m3 durante una jornada de gota fría. Cuando la lluvia cesa, el agua se devuelve a la red de saneamiento a través de unas compuertas, para su posterior vertido al mar o a la depuradora del Monte Orgegia.

Su primer gran desafío vino en marzo del año pasado, cuando Alicante sufrió una gran tromba de agua (cuyo epicentro fue precisamente la zona de San Juan). La tecnología del parque respondió según lo esperado y ayudó en la descarga de la lluvia. Aquel día el vaso de retención tuvo que asumir 15.000 m3, un tercio de su capacidad total.

Flora y fauna
Hay una gran presencia de plantas acuáticas y típicas del clima mediterráneo

Durante el resto del tiempo, cuando no suceden gotas frías, el Parque la Marjal cumple su función de zona verde agradable por donde pasear y respirar tranquilidad. El citado estanque ocupa el centro, mientras que en sus alrededores hay una vegetación colorida y variada.

El parque tiene una flora especial, pues aquí viven algunas plantas idóneas para un ecosistema que puede ser periódicamente inundado. Entre estas especies vegetales acuáticas, o que requieren un gran grado de humedad, destacan las salicarias y las adelfas. Con su característico color rosa, colorean los caminos y rincones de todo el parque.

También encontramos varias especies de árboles más o menos habituales de nuestro clima, tales como el almez, el álamo blanco o el sauce llorón. Están acompañados por algunas exóticas flores como la cala de Etiopía, el mirto, la vinca o las espigas de agua.

El estaque está coronado por una colina, donde se han plantado varias especies típicas de la sierra de Aitana y otros lugares montañosos mediterráneos. Tenemos algunos ejemplares de almendros, algarrobos, higueras o granados.

Aunque es más difícil apreciarla, La Marjal también tiene una cierta fauna propia. En el lago cohabitan algunas especies de peces y anfibios. También es habitual que muchas aves vuelen hasta aquí para encontrar un ecosistema natural difícilmente comparable con ningún otro a bastantes kilómetros a la redonda.

Ejercicio al aire libre

El parque está muy bien integrado en la zona urbana, siendo muy accesible llegar en coche y teniendo también una parada del TRAM a escasos metros de distancia. Aún así, todavía no es demasiado conocido entre los alicantinos que residen en el centro de la ciudad, y sus paseantes suelen ser los propios vecinos de Playa de San Juan.

Tiene un aparcamiento propio para bicicletas, y es habitual encontrar a ciclistas pedaleando por sus caminos. Muchos aficionados al running también se dejan caer por aquí. Además hay una zona habilitada para hacer ejercicio al aire libre, con varios aparatos de gimnasia totalmente gratuitos.

En el pasado el Parque de La Marjal ha sufrido algunos problemas de especies invasoras. De hecho, hay un gran panel junto al estanque donde se pueden leer varios consejos para controlar estas plagas.

Sin duda, lo más molesto para los vecinos son las invasiones de mosquitos y otros insectos que ha vivido el parque durante los pasados veranos. Desde el Ayuntamiento se han tomado distintas medidas para tratar de combatir estas plagas. En 2016, por ejemplo, se colocaron nidos de golondrinas y murciélagos como alternativa al uso de insecticidas.