La gestión de la transformación VICA

Estamos acostumbrados a escuchar el concepto ´disrupción`, pero sería mucho más conveniente utilizar otras palabras como volátil, incierta, cambiante y ambigua (VICA)

- Escrito el 28 diciembre, 2017, 3:00 pm
6 mins

Como seres en constante evolución, vamos a analizar algunos factores de la transformación digital desde un prisma novedoso desde el que, quizás, vas a replantearte muchos conceptos.

En multitud de ocasiones, cuando un empresario me pregunta cuál es la mejor forma de gestionar la transformación digital o adaptarse al cambio, siempre les hago la misma pregunta: imagina que estás en el mar y cierra los ojos por un momento, ¿qué es lo que te impulsa a nadar?

Nos encontramos ante dos grandes y determinantes opciones: huir de un peligro, como puede ser el caso de ser perseguidos y atemorizados por la aparición de un tiburón o conseguir una medalla, reconocimiento, prestigio y lograr una meta.

En todos los escenarios disruptivos ha tenido lugar esta paradoja en el mundo de los negocios y es tan fácil como conocer nuestras aspiraciones y horizontes en el ciclo de vida de nuestro core* (*objetivo).

Si nadamos para conseguir el premio, desarrollaremos nuevas estrategias para que nuestra empresa sea rentable, pero si nadamos para evitar un peligro adoptamos una actitud reactiva ante un elemento que pondría en peligro nuestra existencia.

Evolución humana

Conozcamos un poco más cerca a que se refieren exactamente cuando hablan de ´transformación disruptiva`, ´disrupción de las nuevas tecnologías` o “disrupción, disrupción”.

En primer lugar, estamos acostumbrados a escuchar el concepto ´disrupción`, pero sería mucho más conveniente utilizar otras palabras o acrónimos más evolucionados como ´Transformación VICA` o lo que es lo mismo: volátil, incierta, cambiante y ambigua.

El ser humano se encamina siempre a evolucionar, según marca la teoría de la ´Evolución de las Especies de Darwin`, hacia adelante y siempre hacia procesos y herramientas que le abastezcan de una mayor simplicidad, rapidez e inmediatez en la adquisición de lo que desea adquirir, producir o consumir.

El tiburón realiza el papel de meteorito, el coche a motor que cambió en poco más de una década el perfil de la ciudad de Nueva York fue otro meteorito para el negocio de los coches a caballo.

Adaptemos y cambiemos nuestra mente y lideremos el cambio

No nos pre-ocupemos por la irrupción de nuevos modelos como Airbnb, Amazon y su ´one click`, Domino´s pizza y su ´zero click`, Spotify, Gopro, Uber, Ulabox y un largo etcétera. Ocupémonos, sigamos los patrones, adaptemos y cambiemos nuestra mente y lideremos el cambio. El cambio viene para quedarse y no implica crisis económica ni desaparición de empleos, sino creación de nuevos negocios y nuevos recursos. En definitiva, todo avanza según lo previsto, somos seres en evolución hacia lo simple, rápido y veloz.

Cambio de actitud

Es equivocado pensar que la Transformación Digital consiste en la aplicación de nuevas tecnologías para ´digitalizarnos` o adaptar nuestros negocios al cambio. Lo primero y esencial es el cambio de mentalidad. Estructuras flexibles, valorización de la innovación y las mentes creativas, trabajo por procesos y no por departamentos, y una buena apertura al cambio, harán que seamos meteoritos y no nadadores huyendo del tiburón.

Una frase para la reflexión: Tan importante es adaptarse al nuevo crecimiento tecnológico y usar formas de inteligencia artificial, como modificar la mentalidad y modelo de negocio.

Utilizar la mente

Hemos sido espectadores de la caída y quiebra de grandes compañías, empresas que facturaban miles de millones de dólares en cada ejercicio contable y tuvieron en sus manos los elementos tecnológicos para la adaptación al cambio sin ser estos aprovechados, y en ocasiones tampoco vistos o tenidos en consideración. ¿Os acordáis de Kodak? Sumida en concurso de acreedores en 2012 tras la irrupción de los smartphones. Y también conocéis Gopro, ¿verdad? Un producto revolucionario que ha desbancado el uso de smartphones en el ámbito deportivo.

Kodak (Eastman Kodak Company) disponía de la tecnología necesaria para adaptarse al cambio. El fundador de Gopro, un surfista brillante, creo su primer prototipo con una cámara Kodak y un artilugio para fijarlo a su muñeca.

Posiblemente, si le preguntáramos a Nick Woodman -fundador de Gopro- qué le impulsa a nadar, nos habría contestado: “Matar al tiburón y llevarlo a la orilla para que me dieran un premio”, et volià: Primera regla para el cambio: utilizar nuestra brillante mente humana.

Eva Hernández Ramos | Abogada y directora de Inex Inversiones. Experta en Transformación digital, Derecho en Supplychain y nuevos negocios. Cofundadora ciberhumanismo, escritora y docente de postgrados
Siguiente noticia