La Generalitat recupera La Ciudad de la Luz

A finales del siglo XX el Govern, liderado por Eduardo Zaplana, ideó el proyecto de construir unos grandes estudios destinados principalmente a producir cine. Se ubicaron en la zona de Aguamarga, en la carretera hacia Elche. La pretensión era convertir a Alicante en una referencia del cine mundial, y que ambas ciudades vecinas se beneficiaran de ello. En el año 2000 se constituyó la sociedad ‘Ciudad de la Luz’, con capital público y dependiente de la Generalitat Valenciana. La construcción de este macroproyecto, que ocupa más de 320.000 metros cuadrados (entre platós, almacenes, decorados de exteriores, edificios administrativos, etc.), culminó en 2004. «La Ciudad de la Luz es una buena idea que fue muy mal ejecutada y acabó teniendo unos sobrecostes escandalosos» (G. Echávarri) “La Ciudad de la Luz es una buena idea, muy mal ejecutada y con unos sobrecostes escandalosos. Tener los mejores estudios cinematográficos del mundo habría supuesto un gran salto de calidad para Alicante”, afirma el alcalde Gabriel Echávarri (PSOE) en declaraciones para Aquí en Alicante. Durante los primeros años el proyectó funcionó, aunque quizás el número de películas rodadas no cumplió las expectativas. Algunas de las más destacadas fueron ‘Astérix en los Juegos Olímpicos’, ‘Prometheus’ o ‘Lo imposible’. Además de estas grandes superproducciones americanas también se rodaron algunas cintas españolas como ‘Manolete’, ‘Mentiras y gordas’ o ‘El camino de los ingleses’. Ayudas autonómicas En 2005 la Generalitat anunció subvenciones económicas dirigidas a las productoras cinematográficas que eligiesen los estudios de La Ciudad de la Luz. Se llegaron a ofrecer más de 200.000 euros por película, con el fin de promocionar y revitalizar el complejo. De hecho, las productoras solo se hacían cargo de algunos gastos de infraestructuras, pero no pagaban estrictamente por rodar. Como contrapartida se les exigía una compensación si finalmente tenían beneficios comerciales en taquilla con la película, pero en ningún caso suponía más del 50% de la subvención recibida. Las productoras no pagaban por utilizar los estudios y recibían subvenciones públicas. Solo tenían que devolver el 50% si tenían beneficios Incluso la antigua televisión autonómica Canal Nou comenzó a producir aquí los capítulos de su serie que gozaba entonces de mayor éxito de audiencia, L’Alquería Blanca. Denuncia Sin embargo, en 2008 el estudio de cine británico Pinewood (ubicado en Londres) denunció ante la Unión Europea (UE) que estas ayudas públicas a la Ciudad de la Luz suponían un caso claro de competencia desleal. El Consell (encabezado ya por Francesc Camps) restó importancia a esta denuncia y apuntó a que Pinewood simplemente trataba de eliminar del camino a un potencial gran competidor. No obstante, la Comisión Europea abrió una investigación que concluyó otorgando la razón a la compañía inglesa. La Ciudad de la Luz cerró sus puertas en 2012, y así sigue a día de hoy. «Era un caso evidente de competencia desleal. En Londres se cobraba por rodar cine y aquí se pagaba a las productoras con dinero público» (G. Echávarri) “Desde el punto de vista del Derecho Comunitario era evidente la competencia desleal. En Londres se cobraba 5.000 euros la hora por rodar, mientras que aquí estaban pagando a los que venían a hacer cine”, señala Echávarri. Gestión del PP La UE cuantificó en 265 millones la cantidad de ayudas públicas ilegales que se concedieron para este proyecto. Aún hoy, hay discrepancias acerca de a cuánto asciende el total de dinero público invertido en la Ciudad de la Luz por la Generalitat. La diputada autonómica socialista y alicantina Sandra Martín señala, en declaraciones a este periódico, que “si tenemos en cuenta tanto los gastos de construcción como todo lo que luego se invirtió, nos vamos alrededor de los 400 millones. En realidad, la idea de abrir unos estudios de cine en Alicante me pareció maravillosa. El problema es que, como todo en el PP, se ha hecho con trampa. Hablo de sobrecostes, ayudas públicas ilegales, etc.“ En la misma línea se expresan también los diputados autonómicos David Torres (Podemos) y Tony Woodward (Ciudadanos). “Es un ejemplo más de como el PP gestionaba todo en la Comunidad Valenciana. No solo por el despilfarro, sino también por su marcada incompetencia. Nos avisaron durante años desde Europa que se estaba violando la libre competencia. Pero aquí solo les importaba hacer grandes eventos y actos”, nos señala Torres.  “El enésimo megaproyecto irresponsable hecho por el PP, que nos han llevado a una deuda imposible de pagar por los valencianos”, añade también Woodward. Algunos cálculos valoran el dinero público invertido en unos 400 millones de euros. Otros se acercan incluso a los 600 Algunas especulaciones cifran un gasto público total en la Ciudad de la Luz que podría ascender incluso a los 600 millones de euros. Todo ello contando la multa europea, gastos de construcción, deuda adquirida, indemnizaciones hacia los propietarios expropiados y otra serie de costes varios. Subastas infructuosas Para recuperar dichas inversiones ilegales, o al menos parte de ellas, la UE ordenó subastar el estudio al mejor postor. La primera subasta se produjo en 2013, en la época del president Alberto Fabra. A pesar de que el precio de salida se redujo notablemente hasta la más asequible cifra de 94 millones (muy lejana a los 265 millones que reclama la Comisión Europea), la subasta quedó desierta. Solo hubo una oferta en pie, de la mano de la compañía francesa Adventure Entertainement Cos, y se antojó insuficiente. El complejo siguió parado y cerrado hasta una segunda subasta, ya con el PSOE y Compromís en el Govern. El alcalde Echávarri acompañó a Ximo Puig hasta Bruselas para pactar las condiciones de este nuevo concurso. “Nos comentaron que los del anterior Consell ni siquiera se habían molestado en ir allí a negociar. Pero la UE nos dejó claro que no quiere liquidar la Ciudad de la Luz”, nos cuenta el regidor alicantino. Precio más bajo Finalmente llegaron a un acuerdo para fijar un precio de salida aún más bajo que en 2015. Se mantenían los 94 millones, pero se podían aceptar ofertas no inferiores al 50% de esta cifra (47 millones). Aún así, la subasta volvió a quedar desierta. Solo hubo una única propuesta de la empresa norteamericana Cinespace Ñ que ni siquiera cumplió estas escasas condiciones exigidas. “Estuvimos a punto de malvender este súper proyecto que nos ha costado cientos de millones por un precio de saldo. Menos mal que no lo hicimos”, comenta David Torres quien además incluso sospecha que pudiera ser la propia compañía denunciante, Pinewood, la que estuviera secretamente detrás de estas irrisorias ofertas con el fin de “absorber su propia competencia a un precio minúsculo”. «Sospecho que la propia compañía denunciante intentó comprar la Ciudad de la Luz a un precio de saldo» (D. Torres) El diputado autonómico de Podemos se muestra crítico también con el actual Consell por su gestión de este asunto. “No se hizo la suficiente presión en Europa con este tema. Tuvimos cierta debilidad y admitimos esta subasta ridícula. No han sabido ni agilizarlo, ni influir. Menos mal que finalmente no siguieron a rajatabla todo lo que les decía la Comisión, porque lo habríamos prácticamente regalado”. También Woodward tiene varios reproches hacia la actitud del PSOE. “No vemos en este Govern una gran claridad de ideas sobre cómo actuar con la Ciudad de la Luz. En Ciudadanos les hemos preguntado varias veces en Les Corts, pero no quieren informar a los demás. Al principio les dimos nuestro apoyo, pero a día de hoy no sabemos realmente lo que pretenden hacer. Se siguen escudando en la mala gestión del PP y poco más”. Cambio de estrategia Recientemente el Govern apostó por la posibilidad de que la Ciudad de la Luz volviera a abrir las puertas, gestionada por la propia Comunidad Valenciana. La fórmula propuesta fue la ejecución de una dación en pago, por la que la Comisión Europea concediera la gestión a la empresa pública ‘Proyectos Temáticos’, vinculada a su vez con la Generalitat. El PSOE proponía una dación en pago para recuperar los estudios, pero a Ciudadanos y Podemos les planteaba serias dudas esta opción Sandra Martín defiende esta propuesta: “Es un gran logro que la Comisión se esté planteando la dación en pago. Nos ha costado mucho convencer a Europa. Esta gran inversión no se puede desaprovechar.” Ciudadanos no acaba de ver muy clara esta fórmula. “Entiendo que se quiere buscar esta solución para no malvenderla. Pero esto es como pasar la situación por la lavadora y volver a lo mismo. No creo que así precisamente se vaya a volver a equilibrar el mercado”, comenta Woodward. A Podemos también le plantea serías dudas. “No se está pidiendo una dación en pago, sino más bien una condonación de la deuda. A mí me cuesta entender que Europa nos quite unas instalaciones por irregularidades y deudas, y que luego nos las devuelvan sin más”, señala Torres. Luz verde de la UE Tras meses de negociación, este 2 de junio Ximo Puig al fin pudo anunciar que la Comisión Europea había aceptado su oferta. La Ciudad de la Luz podrá reabrir sus puertas. La Comisión Europea acepta que la Ciudad de la Luz vuelva a abrir sus puertas, pero sin realizar actividades económicas en los próximos 15 años Sin embargo, la UE puso una condición importante. No se podrán realizar actividades económicas en los próximos 15 años. Pasado este plazo, la Generalitat deberá vender o alquilar estas instalaciones. La Comisión entiende que así, al no utilizarse para producir cine, no se está incurriendo en competencia desleal con otros estudios cinematográficos europeos. Además, se ofrece un plazo de 15 años para que se realicen otras actividades que pongan en valor el complejo, y de esta forma poder venderlo por una cantidad superior a partir del año 2032. Por tanto, ahora falta decidir qué nuevo uso se le va a dar al complejo. Desde el Consell  se ya se barajaban algunas alternativas. El pasado mes de mayo se anunció que una empresa finlandesa se instalará en uno de los edificios del complejo. Se trata de Fun Academy, una start-up de software. El futuro del complejo podría dirigirse hacia un centro de empresas internacionales emergentes. El Consell busca usos alternativos al cine, como fijar aquí la sede alicantina de la nueva RTVV o un centro de empresas internacionales Sede de la nueva RTVV Ximo Puig también se refirió el pasado 25 de mayo a la posibilidad de fijar aquí la sede alicantina de la nueva RTVV. El antiguo edificio de la avenida Aguilera está casi descartado, ya que arrastra un millonario contrato de alquiler firmado durante la época del PP. La socialista Sandra Marín también ve con buenos ojos esta idea. “Prefiero que la Ciudad de la Luz se destine a algún uso que a ninguno. Y sobre todo si está relacionado con el mundo audiovisual. Es una estructura bastante grande y puede utilizarse para más de un campo. No quiero que siga siendo otro millonario edificio público fantasmagórico más”. Además de la nueva televisión autonómica, denominada ‘À.’ (proyecto que, por cierto, sigue sin fecha oficial de apertura), también se especuló anteriormente con que podría emplearse como nueva sede para la Agencia Europea del Medicamento. Sin embargo, en marzo, el gobierno español decidió apoyar oficialmente la candidatura de Barcelona, así que Alicante quedó descartada. “A nosotros incluso nos indicaron que podría instalarse allí la Agencia Valenciana de Innovación, cuando todos sabemos que se va a quedar en Valencia. Nos dicen cosas nuevas continuamente para que parezca que el Consell está haciendo algo con la Ciudad de la Luz. Pero en realidad tienen el proyecto estancado”, afirma el diputado Woodward. Alternativas No obstante, está por ver si todas estas alternativas son consideradas también “actividades económicas” o no por la UE. Puig ha anunciado próximas reuniones con la Comisión para hablar de estos temas, en las que también participarán representantes de las administraciones locales. Recientemente, el alcalde Echávarri seguía apostando por la opción originaria en una entrevista exclusiva a AQUÍ en Alicante. “¿Qué vas a hacer en unos estudios de cine sino es cine? Yo entré hace poco y aquello está en unas condiciones que ya quisieran la mayoría de estudios que están en funcionamiento”, aseguraba. Se alquila Actualmente el complejo no está totalmente cerrado. La Universidad de Alicante realiza cursos veraniegos de cine durante el mes de julio, con cierto éxito. Además, algunas instalaciones están disponibles a modo de alquiler. A Ciudadanos está situación le sugiere algunas dudas. “Nos parece bien que se impartan cursos y se alquile, pero si la Comisión Europea nos ordenó cerrar el proyecto no entendemos muy bien cómo se ha hecho esto. Vamos a preguntárselo próximamente al Consell porque no lo acabamos de comprender. Parece un poco arriesgado”, señala Woodward. Actualmente se alquila en verano para que la UA imparta cursos de cine. Ciudadanos preguntará si esto es compatible con la sentencia europea Por tanto, si ya se realizaban acciones como éstas, no está muy claro que es lo que cambia realmente la decisión de la Comisión. Según Ximo Puig, el complejo se convertirá ahora en “un espacio vivo para la promoción, el desarrollo y el empleo”. Pero el Consell aún no ha especificado más. Sandra Martín no tiene dudas acerca de la regularidad de estas actividades. “La Comisión ha vigilado muy de cerca este caso y no nos ha puesto ningún tipo de pega. La Ciudad de la Luz aún nos cuesta dinero cada día, y hay que sacarle rendimiento”. Más batallas judiciales Efectivamente, son más de 1.000 euros diarios lo que le cuesta a la Generalitat el mantenimiento de este enorme complejo. Al frente del mismo está actualmente Miguel Mazón, nombrado consejero delegado sin sueldo en 2015. La sociedad gestora es la mercantil pública Proyectos Temáticos de la Comunitat Valenciana, dirigida por el socialista ilicitano Antonio Rodes. Todo ello, después de un intenso pleito judicial entre la Generalitat y la mercantil Aguamarga, antigua gestora concesionaria de la Ciudad de la Luz. Finalmente, en 2014 un juez acabó fallando a favor del Consell y recuperó la gestión directa del complejo. Por otro lado, la Generalitat y la sociedad Proyectos Temáticos lograron que el Tribunal Supremo les diese la razón frente a los dueños de terrenos que fueron expropiados en el año 2000, pero en los que finalmente no se construyó nada. Según la sentencia, dictaminada en noviembre, los terrenos volverán a ser propiedad de los expropiados, pero éstos tendrán que devolver las indemnizaciones que en su día recibieron. Todo ello aún en el caso que la Generalitat haya derrumbado sus edificaciones durante estos años, o que haya cambiado su calificación urbanística. Se da la circunstancia de que muchos de los afectados no disponen actualmente de esta cantidad de dinero que recibieron hace 17 años. Por ello, el Consell se está viendo obligado a negociar caso por caso. La negociación con Bruselas continúa Ahora mismo todas las miradas siguen puestas en la Comisión. En principio el Consell ha ganado una primera batalla, pero aún queda matizar que se puede hacer realmente con la Ciudad de la Luz. «Esperábamos esta decisión de la Comisión. No puede seguir siendo un edificio fantasmagórico después de todos los millones invertidos» (S. Martín) Sandra Martín se mostraba optimista respecto a que este dictamen de la Comisión “podría llegar en breve”. Mientras que Woodward, desde Ciudadanos, nos decía pocos días antes que “Sería extraño que acaben aceptando esta propuesta, porque es bastante ilógica. Pero si Ximo Puig lo está ya medio anunciando quizás es porque realmente ya lo tienen bastante avanzado” Podemos, por su parte, siempre ha pedido al Consell que actúe y de más movimiento al complejo. “No se está poniendo en valor. Hay que impartir más cursos y darle más actividad, para así poder venderlo por un precio razonable. No podemos estar esperando eternamente que Europa resuelva.” Si la UE no hubiera aceptado esta propuesta de dación en pago, todo habría apuntado hacia la celebración de una tercera subasta. El precio de venta podría incluso haberse visto reducido hasta una cifra cercana a los 30 o 20 millones de euros. Ahora el Consell tiene abierto un nuevo frente, encontrar un nuevo uso para el complejo que haga subir su valor y esté autorizado por la Comisión. El sueño de tener unos grandes estudios de cine en Alicante se aparca de momento hasta el año 2032, como pronto. Producciones por año 2005: 3 2006: 9 2007: 8 2008: 9 2009: 4 2010: 1 2011: 1 2012: 2 Total: 37 La última fue la película norteamericana ´Lo imposible` Post Views: 57 Relacionado

La Comisión Europea admite la reapertura del complejo, pero con la condición de no hacer cine

- Escrito el 05 junio, 2017, 2:30 pm
24 mins

A finales del siglo XX el Govern, liderado por Eduardo Zaplana, ideó el proyecto de construir unos grandes estudios destinados principalmente a producir cine. Se ubicaron en la zona de Aguamarga, en la carretera hacia Elche. La pretensión era convertir a Alicante en una referencia del cine mundial, y que ambas ciudades vecinas se beneficiaran de ello.

En el año 2000 se constituyó la sociedad ‘Ciudad de la Luz’, con capital público y dependiente de la Generalitat Valenciana. La construcción de este macroproyecto, que ocupa más de 320.000 metros cuadrados (entre platós, almacenes, decorados de exteriores, edificios administrativos, etc.), culminó en 2004.

«La Ciudad de la Luz es una buena idea que fue muy mal ejecutada y acabó teniendo unos sobrecostes escandalosos» (G. Echávarri)

“La Ciudad de la Luz es una buena idea, muy mal ejecutada y con unos sobrecostes escandalosos. Tener los mejores estudios cinematográficos del mundo habría supuesto un gran salto de calidad para Alicante”, afirma el alcalde Gabriel Echávarri (PSOE) en declaraciones para Aquí en Alicante.

Durante los primeros años el proyectó funcionó, aunque quizás el número de películas rodadas no cumplió las expectativas. Algunas de las más destacadas fueron ‘Astérix en los Juegos Olímpicos’, ‘Prometheus’ o ‘Lo imposible’.

Además de estas grandes superproducciones americanas también se rodaron algunas cintas españolas como ‘Manolete’, ‘Mentiras y gordas’ o ‘El camino de los ingleses’.

Ayudas autonómicas

En 2005 la Generalitat anunció subvenciones económicas dirigidas a las productoras cinematográficas que eligiesen los estudios de La Ciudad de la Luz. Se llegaron a ofrecer más de 200.000 euros por película, con el fin de promocionar y revitalizar el complejo.

De hecho, las productoras solo se hacían cargo de algunos gastos de infraestructuras, pero no pagaban estrictamente por rodar. Como contrapartida se les exigía una compensación si finalmente tenían beneficios comerciales en taquilla con la película, pero en ningún caso suponía más del 50% de la subvención recibida.

Las productoras no pagaban por utilizar los estudios y recibían subvenciones públicas. Solo tenían que devolver el 50% si tenían beneficios

Incluso la antigua televisión autonómica Canal Nou comenzó a producir aquí los capítulos de su serie que gozaba entonces de mayor éxito de audiencia, L’Alquería Blanca.

Denuncia

Sin embargo, en 2008 el estudio de cine británico Pinewood (ubicado en Londres) denunció ante la Unión Europea (UE) que estas ayudas públicas a la Ciudad de la Luz suponían un caso claro de competencia desleal.

El Consell (encabezado ya por Francesc Camps) restó importancia a esta denuncia y apuntó a que Pinewood simplemente trataba de eliminar del camino a un potencial gran competidor. No obstante, la Comisión Europea abrió una investigación que concluyó otorgando la razón a la compañía inglesa. La Ciudad de la Luz cerró sus puertas en 2012, y así sigue a día de hoy.

«Era un caso evidente de competencia desleal. En Londres se cobraba por rodar cine y aquí se pagaba a las productoras con dinero público» (G. Echávarri)

“Desde el punto de vista del Derecho Comunitario era evidente la competencia desleal. En Londres se cobraba 5.000 euros la hora por rodar, mientras que aquí estaban pagando a los que venían a hacer cine”, señala Echávarri.

Gestión del PP

La UE cuantificó en 265 millones la cantidad de ayudas públicas ilegales que se concedieron para este proyecto. Aún hoy, hay discrepancias acerca de a cuánto asciende el total de dinero público invertido en la Ciudad de la Luz por la Generalitat.

La diputada autonómica socialista y alicantina Sandra Martín señala, en declaraciones a este periódico, que “si tenemos en cuenta tanto los gastos de construcción como todo lo que luego se invirtió, nos vamos alrededor de los 400 millones. En realidad, la idea de abrir unos estudios de cine en Alicante me pareció maravillosa. El problema es que, como todo en el PP, se ha hecho con trampa. Hablo de sobrecostes, ayudas públicas ilegales, etc.“

En la misma línea se expresan también los diputados autonómicos David Torres (Podemos) y Tony Woodward (Ciudadanos). “Es un ejemplo más de como el PP gestionaba todo en la Comunidad Valenciana. No solo por el despilfarro, sino también por su marcada incompetencia. Nos avisaron durante años desde Europa que se estaba violando la libre competencia. Pero aquí solo les importaba hacer grandes eventos y actos”, nos señala Torres.  “El enésimo megaproyecto irresponsable hecho por el PP, que nos han llevado a una deuda imposible de pagar por los valencianos”, añade también Woodward.

Algunos cálculos valoran el dinero público invertido en unos 400 millones de euros. Otros se acercan incluso a los 600

Algunas especulaciones cifran un gasto público total en la Ciudad de la Luz que podría ascender incluso a los 600 millones de euros. Todo ello contando la multa europea, gastos de construcción, deuda adquirida, indemnizaciones hacia los propietarios expropiados y otra serie de costes varios.

Subastas infructuosas

Para recuperar dichas inversiones ilegales, o al menos parte de ellas, la UE ordenó subastar el estudio al mejor postor. La primera subasta se produjo en 2013, en la época del president Alberto Fabra.

A pesar de que el precio de salida se redujo notablemente hasta la más asequible cifra de 94 millones (muy lejana a los 265 millones que reclama la Comisión Europea), la subasta quedó desierta. Solo hubo una oferta en pie, de la mano de la compañía francesa Adventure Entertainement Cos, y se antojó insuficiente.

El complejo siguió parado y cerrado hasta una segunda subasta, ya con el PSOE y Compromís en el Govern. El alcalde Echávarri acompañó a Ximo Puig hasta Bruselas para pactar las condiciones de este nuevo concurso. “Nos comentaron que los del anterior Consell ni siquiera se habían molestado en ir allí a negociar. Pero la UE nos dejó claro que no quiere liquidar la Ciudad de la Luz”, nos cuenta el regidor alicantino.

Precio más bajo

Finalmente llegaron a un acuerdo para fijar un precio de salida aún más bajo que en 2015. Se mantenían los 94 millones, pero se podían aceptar ofertas no inferiores al 50% de esta cifra (47 millones). Aún así, la subasta volvió a quedar desierta. Solo hubo una única propuesta de la empresa norteamericana Cinespace Ñ que ni siquiera cumplió estas escasas condiciones exigidas.

“Estuvimos a punto de malvender este súper proyecto que nos ha costado cientos de millones por un precio de saldo. Menos mal que no lo hicimos”, comenta David Torres quien además incluso sospecha que pudiera ser la propia compañía denunciante, Pinewood, la que estuviera secretamente detrás de estas irrisorias ofertas con el fin de “absorber su propia competencia a un precio minúsculo”.

«Sospecho que la propia compañía denunciante intentó comprar la Ciudad de la Luz a un precio de saldo» (D. Torres)

El diputado autonómico de Podemos se muestra crítico también con el actual Consell por su gestión de este asunto. “No se hizo la suficiente presión en Europa con este tema. Tuvimos cierta debilidad y admitimos esta subasta ridícula. No han sabido ni agilizarlo, ni influir. Menos mal que finalmente no siguieron a rajatabla todo lo que les decía la Comisión, porque lo habríamos prácticamente regalado”.

También Woodward tiene varios reproches hacia la actitud del PSOE. “No vemos en este Govern una gran claridad de ideas sobre cómo actuar con la Ciudad de la Luz. En Ciudadanos les hemos preguntado varias veces en Les Corts, pero no quieren informar a los demás. Al principio les dimos nuestro apoyo, pero a día de hoy no sabemos realmente lo que pretenden hacer. Se siguen escudando en la mala gestión del PP y poco más”.

Cambio de estrategia

Recientemente el Govern apostó por la posibilidad de que la Ciudad de la Luz volviera a abrir las puertas, gestionada por la propia Comunidad Valenciana. La fórmula propuesta fue la ejecución de una dación en pago, por la que la Comisión Europea concediera la gestión a la empresa pública ‘Proyectos Temáticos’, vinculada a su vez con la Generalitat.

El PSOE proponía una dación en pago para recuperar los estudios, pero a Ciudadanos y Podemos les planteaba serias dudas esta opción

Sandra Martín defiende esta propuesta: “Es un gran logro que la Comisión se esté planteando la dación en pago. Nos ha costado mucho convencer a Europa. Esta gran inversión no se puede desaprovechar.”

Ciudadanos no acaba de ver muy clara esta fórmula. “Entiendo que se quiere buscar esta solución para no malvenderla. Pero esto es como pasar la situación por la lavadora y volver a lo mismo. No creo que así precisamente se vaya a volver a equilibrar el mercado”, comenta Woodward.

A Podemos también le plantea serías dudas. “No se está pidiendo una dación en pago, sino más bien una condonación de la deuda. A mí me cuesta entender que Europa nos quite unas instalaciones por irregularidades y deudas, y que luego nos las devuelvan sin más”, señala Torres.

Luz verde de la UE

Tras meses de negociación, este 2 de junio Ximo Puig al fin pudo anunciar que la Comisión Europea había aceptado su oferta. La Ciudad de la Luz podrá reabrir sus puertas.

La Comisión Europea acepta que la Ciudad de la Luz vuelva a abrir sus puertas, pero sin realizar actividades económicas en los próximos 15 años

Sin embargo, la UE puso una condición importante. No se podrán realizar actividades económicas en los próximos 15 años. Pasado este plazo, la Generalitat deberá vender o alquilar estas instalaciones.

La Comisión entiende que así, al no utilizarse para producir cine, no se está incurriendo en competencia desleal con otros estudios cinematográficos europeos. Además, se ofrece un plazo de 15 años para que se realicen otras actividades que pongan en valor el complejo, y de esta forma poder venderlo por una cantidad superior a partir del año 2032.

Por tanto, ahora falta decidir qué nuevo uso se le va a dar al complejo. Desde el Consell  se ya se barajaban algunas alternativas. El pasado mes de mayo se anunció que una empresa finlandesa se instalará en uno de los edificios del complejo. Se trata de Fun Academy, una start-up de software. El futuro del complejo podría dirigirse hacia un centro de empresas internacionales emergentes.

El Consell busca usos alternativos al cine, como fijar aquí la sede alicantina de la nueva RTVV o un centro de empresas internacionales

Sede de la nueva RTVV

Ximo Puig también se refirió el pasado 25 de mayo a la posibilidad de fijar aquí la sede alicantina de la nueva RTVV. El antiguo edificio de la avenida Aguilera está casi descartado, ya que arrastra un millonario contrato de alquiler firmado durante la época del PP.

La socialista Sandra Marín también ve con buenos ojos esta idea. “Prefiero que la Ciudad de la Luz se destine a algún uso que a ninguno. Y sobre todo si está relacionado con el mundo audiovisual. Es una estructura bastante grande y puede utilizarse para más de un campo. No quiero que siga siendo otro millonario edificio público fantasmagórico más”.

Además de la nueva televisión autonómica, denominada ‘À.’ (proyecto que, por cierto, sigue sin fecha oficial de apertura), también se especuló anteriormente con que podría emplearse como nueva sede para la Agencia Europea del Medicamento. Sin embargo, en marzo, el gobierno español decidió apoyar oficialmente la candidatura de Barcelona, así que Alicante quedó descartada.

“A nosotros incluso nos indicaron que podría instalarse allí la Agencia Valenciana de Innovación, cuando todos sabemos que se va a quedar en Valencia. Nos dicen cosas nuevas continuamente para que parezca que el Consell está haciendo algo con la Ciudad de la Luz. Pero en realidad tienen el proyecto estancado”, afirma el diputado Woodward.

Alternativas

No obstante, está por ver si todas estas alternativas son consideradas también “actividades económicas” o no por la UE. Puig ha anunciado próximas reuniones con la Comisión para hablar de estos temas, en las que también participarán representantes de las administraciones locales.

Recientemente, el alcalde Echávarri seguía apostando por la opción originaria en una entrevista exclusiva a AQUÍ en Alicante. “¿Qué vas a hacer en unos estudios de cine sino es cine? Yo entré hace poco y aquello está en unas condiciones que ya quisieran la mayoría de estudios que están en funcionamiento”, aseguraba.

Se alquila

Actualmente el complejo no está totalmente cerrado. La Universidad de Alicante realiza cursos veraniegos de cine durante el mes de julio, con cierto éxito. Además, algunas instalaciones están disponibles a modo de alquiler.

A Ciudadanos está situación le sugiere algunas dudas. “Nos parece bien que se impartan cursos y se alquile, pero si la Comisión Europea nos ordenó cerrar el proyecto no entendemos muy bien cómo se ha hecho esto. Vamos a preguntárselo próximamente al Consell porque no lo acabamos de comprender. Parece un poco arriesgado”, señala Woodward.

Actualmente se alquila en verano para que la UA imparta cursos de cine. Ciudadanos preguntará si esto es compatible con la sentencia europea

Por tanto, si ya se realizaban acciones como éstas, no está muy claro que es lo que cambia realmente la decisión de la Comisión. Según Ximo Puig, el complejo se convertirá ahora en “un espacio vivo para la promoción, el desarrollo y el empleo”. Pero el Consell aún no ha especificado más.

Sandra Martín no tiene dudas acerca de la regularidad de estas actividades. “La Comisión ha vigilado muy de cerca este caso y no nos ha puesto ningún tipo de pega. La Ciudad de la Luz aún nos cuesta dinero cada día, y hay que sacarle rendimiento”.

Más batallas judiciales

Efectivamente, son más de 1.000 euros diarios lo que le cuesta a la Generalitat el mantenimiento de este enorme complejo. Al frente del mismo está actualmente Miguel Mazón, nombrado consejero delegado sin sueldo en 2015. La sociedad gestora es la mercantil pública Proyectos Temáticos de la Comunitat Valenciana, dirigida por el socialista ilicitano Antonio Rodes.

Todo ello, después de un intenso pleito judicial entre la Generalitat y la mercantil Aguamarga, antigua gestora concesionaria de la Ciudad de la Luz. Finalmente, en 2014 un juez acabó fallando a favor del Consell y recuperó la gestión directa del complejo.

Por otro lado, la Generalitat y la sociedad Proyectos Temáticos lograron que el Tribunal Supremo les diese la razón frente a los dueños de terrenos que fueron expropiados en el año 2000, pero en los que finalmente no se construyó nada.

Según la sentencia, dictaminada en noviembre, los terrenos volverán a ser propiedad de los expropiados, pero éstos tendrán que devolver las indemnizaciones que en su día recibieron. Todo ello aún en el caso que la Generalitat haya derrumbado sus edificaciones durante estos años, o que haya cambiado su calificación urbanística.

Se da la circunstancia de que muchos de los afectados no disponen actualmente de esta cantidad de dinero que recibieron hace 17 años. Por ello, el Consell se está viendo obligado a negociar caso por caso.

La negociación con Bruselas continúa

Ahora mismo todas las miradas siguen puestas en la Comisión. En principio el Consell ha ganado una primera batalla, pero aún queda matizar que se puede hacer realmente con la Ciudad de la Luz.

«Esperábamos esta decisión de la Comisión. No puede seguir siendo un edificio fantasmagórico después de todos los millones invertidos» (S. Martín)

Sandra Martín se mostraba optimista respecto a que este dictamen de la Comisión “podría llegar en breve”. Mientras que Woodward, desde Ciudadanos, nos decía pocos días antes que “Sería extraño que acaben aceptando esta propuesta, porque es bastante ilógica. Pero si Ximo Puig lo está ya medio anunciando quizás es porque realmente ya lo tienen bastante avanzado”

Podemos, por su parte, siempre ha pedido al Consell que actúe y de más movimiento al complejo. “No se está poniendo en valor. Hay que impartir más cursos y darle más actividad, para así poder venderlo por un precio razonable. No podemos estar esperando eternamente que Europa resuelva.”

Si la UE no hubiera aceptado esta propuesta de dación en pago, todo habría apuntado hacia la celebración de una tercera subasta. El precio de venta podría incluso haberse visto reducido hasta una cifra cercana a los 30 o 20 millones de euros.

Ahora el Consell tiene abierto un nuevo frente, encontrar un nuevo uso para el complejo que haga subir su valor y esté autorizado por la Comisión. El sueño de tener unos grandes estudios de cine en Alicante se aparca de momento hasta el año 2032, como pronto.

Producciones por año

  • 2005: 3
  • 2006: 9
  • 2007: 8
  • 2008: 9
  • 2009: 4
  • 2010: 1
  • 2011: 1
  • 2012: 2
  • Total: 37
La última fue la película norteamericana ´Lo imposible`