La Alcudia aspira a consolidarse como un yacimiento de referencia nacional

En octubre la Universidad de Alicante presentó cuatro nuevos proyectos arqueológicos en el yacimiento de La Alcudia, ubicado a unos 6 kilómetros del centro de Elche y a 27 de Alicante. Uno de ellos fue el denominado ‘Proyecto Domus: Vivir en Illici’, destinado a trabajar una zona presumiblemente intacta. Se trata de un terreno ubicado entre dos domus, las antiguas casas de los romanos más adinerados. Los especialistas tenían un interés particular en este lugar, ya que no se había excavado todavía allí. Al frente del proyecto quedó Sonia Gutiérrez, directora del Instituto de Arqueología y Patrimonio Histórico de la Universidad de Alicante (UA) así como de todo el yacimiento de La Alcudia en su conjunto. El proyecto Domus se centra en unos terrenos intactos ubicados entre dos casas romanas “En épocas anteriores se trabajaba con unos parámetros diferentes. Una de las dos domus en cuestión fue descubierta por Alejandro Ramos en los años 40 y la otra por su hijo, Rafael Ramos, en los 80. En medio había un espacio sin tocar y creímos necesario iniciar un trabajo aquí con los métodos actuales” señala Gutiérrez. Hallazgos La directora pone varios ejemplos, como el uso de la bioarqueología. Con las nuevas técnicas se ha podido establecer un registro de la fauna y flora existentes en La Alcudia desde la Prehistoria hasta el día de hoy. Pero por supuesto lo que más emociona a los arqueólogos es hallar piezas, y Sonia Gutiérrez se muestra muy satisfecha con las encontradas durante todos estos meses. Nos destaca una pequeña Venus de marfil, una lucerna con una escena erótica grabada, diversos amuletos y varios restos de cerámica islámica. “La Alcudia siempre da piezas muy buenas. Curiosamente hemos encontrado estos objetos en estructuras y contextos de siglos posteriores a su elaboración. También incluso en algunos antiguos vertederos de estas épocas. De hecho, entre restos de basura hemos hallado muchas ostras, lo que confirma la gran fama que tenían las ostras de Illici” señala la arqueóloga. Iberos, romanos, visigodos, musulmanes… La riqueza de La Alcudia es tal que en su museo podemos encontrar patrimonio de varias civilizaciones. Desde el siglo III o II a.C. ya hay constancia de la existencia de un asentamiento permanente, aunque se han encontrado piezas incluso anteriores, como la célebre Dama de Elche. Tras lograr conquistar la península, los romanos establecieron aquí la colonia de lulia Illici Augusta. Se conserva incluso una placa de bronce (la Tabula ilicitana) en la que se fija el reparto de tierras que se concedió a algunos soldados romanos veteranos por la zona. Luego de la época visigoda, llegó la musulmana. De hecho, ‘Alcudia’ es un topónimo árabe que significa ‘colina’. Hacia el siglo VIII la ciudad fue paulatinamente abandonada y se convirtió en una zona agrícola. En contra de la creencia popular, no hay una secuencia de continuidad entre Illici y Elche Dos siglos después surgió la actual ciudad de Elche junto al Vinalopó. En contra de la creencia popular, no hay una secuencia de continuidad entre Illici y Elche. No se trata exactamente de la misma urbe. Futuro Para sacar partido a todo este enorme patrimonio, la dirección de La Alcudia ha ideado el ‘Proyecto Director’. Aquí se establecen las actuaciones previstas hasta el año 2030. Se pretende continuar excavando hasta hacer las casas visibles y visitables, como en el yacimiento alicantino de Lucentum “Una primera fase es terminar estos proyectos, y ampliar así el museo. También queremos hacer las domus visitables, a similitud que en Lucentum. La idea es consolidar La Alcudia como un yacimiento que sea referencia a nivel provincial, autonómico y nacional”, señala Sonia Gutiérrez. El proyecto Domus se encuentra ya en su última fase, pues finaliza oficialmente este mes de junio. No obstante, la directora solicitará a la UA  su continuación de cara al curso que viene. “No tiene sentido dejar la excavación a medias. Ya planteamos que podría llevar tres o cuatro años concluirlo. Todavía podemos encontrar mucho más”. Actualmente La Alcudia es propiedad de la Universidad de Alicante. Se administra por una fundación en la que también está presente el ayuntamiento de Elche y la Universidad Miguel Hernández. Aunque principalmente es la UA quien financia y mantiene este yacimiento, se trata de uno de los pocos proyectos comunes en el que participan las dos universidades públicas de la provincia. “Los yacimientos no son de las universidades ni de los sitios, sino de todos los ciudadanos y seguro que a la larga se encontrarán más formas de colaboración”, augura Sonia Gutiérrez. Curso de verano La próxima actividad programada en La Alcudia es el Curso Práctico de Arqueología, que se impartirá durante el mes de julio. Se trata de una serie de clases teóricas y prácticas, a las que puede apuntarse cualquier interesado ya sea estudiante de Historia o no. Los alumnos participarán en las excavaciones de las termas romanas descubiertas por el conocido arqueólogo ilicitano Pedro Ibarra en el siglo XIX. El plazo de matrícula ya está abierto. Post Views: 494 Relacionado

La directora, Sonia Gutiérrez, nos cuenta los frutos del Proyecto Domus iniciado a principios del curso universitario

- Escrito el 05 junio, 2017, 10:00 am
7 mins

En octubre la Universidad de Alicante presentó cuatro nuevos proyectos arqueológicos en el yacimiento de La Alcudia, ubicado a unos 6 kilómetros del centro de Elche y a 27 de Alicante.

Uno de ellos fue el denominado ‘Proyecto Domus: Vivir en Illici’, destinado a trabajar una zona presumiblemente intacta. Se trata de un terreno ubicado entre dos domus, las antiguas casas de los romanos más adinerados. Los especialistas tenían un interés particular en este lugar, ya que no se había excavado todavía allí.

Al frente del proyecto quedó Sonia Gutiérrez, directora del Instituto de Arqueología y Patrimonio Histórico de la Universidad de Alicante (UA) así como de todo el yacimiento de La Alcudia en su conjunto.

El proyecto Domus se centra en unos terrenos intactos ubicados entre dos casas romanas

“En épocas anteriores se trabajaba con unos parámetros diferentes. Una de las dos domus en cuestión fue descubierta por Alejandro Ramos en los años 40 y la otra por su hijo, Rafael Ramos, en los 80. En medio había un espacio sin tocar y creímos necesario iniciar un trabajo aquí con los métodos actuales” señala Gutiérrez.

Hallazgos

La directora pone varios ejemplos, como el uso de la bioarqueología. Con las nuevas técnicas se ha podido establecer un registro de la fauna y flora existentes en La Alcudia desde la Prehistoria hasta el día de hoy.

Pero por supuesto lo que más emociona a los arqueólogos es hallar piezas, y Sonia Gutiérrez se muestra muy satisfecha con las encontradas durante todos estos meses. Nos destaca una pequeña Venus de marfil, una lucerna con una escena erótica grabada, diversos amuletos y varios restos de cerámica islámica.

“La Alcudia siempre da piezas muy buenas. Curiosamente hemos encontrado estos objetos en estructuras y contextos de siglos posteriores a su elaboración. También incluso en algunos antiguos vertederos de estas épocas. De hecho, entre restos de basura hemos hallado muchas ostras, lo que confirma la gran fama que tenían las ostras de Illici” señala la arqueóloga.

Iberos, romanos, visigodos, musulmanes…

La riqueza de La Alcudia es tal que en su museo podemos encontrar patrimonio de varias civilizaciones. Desde el siglo III o II a.C. ya hay constancia de la existencia de un asentamiento permanente, aunque se han encontrado piezas incluso anteriores, como la célebre Dama de Elche.

Tras lograr conquistar la península, los romanos establecieron aquí la colonia de lulia Illici Augusta. Se conserva incluso una placa de bronce (la Tabula ilicitana) en la que se fija el reparto de tierras que se concedió a algunos soldados romanos veteranos por la zona.

Luego de la época visigoda, llegó la musulmana. De hecho, ‘Alcudia’ es un topónimo árabe que significa ‘colina’. Hacia el siglo VIII la ciudad fue paulatinamente abandonada y se convirtió en una zona agrícola.

En contra de la creencia popular, no hay una secuencia de continuidad entre Illici y Elche

Dos siglos después surgió la actual ciudad de Elche junto al Vinalopó. En contra de la creencia popular, no hay una secuencia de continuidad entre Illici y Elche. No se trata exactamente de la misma urbe.

Futuro

Para sacar partido a todo este enorme patrimonio, la dirección de La Alcudia ha ideado el ‘Proyecto Director’. Aquí se establecen las actuaciones previstas hasta el año 2030.

Se pretende continuar excavando hasta hacer las casas visibles y visitables, como en el yacimiento alicantino de Lucentum

“Una primera fase es terminar estos proyectos, y ampliar así el museo. También queremos hacer las domus visitables, a similitud que en Lucentum. La idea es consolidar La Alcudia como un yacimiento que sea referencia a nivel provincial, autonómico y nacional”, señala Sonia Gutiérrez.

El proyecto Domus se encuentra ya en su última fase, pues finaliza oficialmente este mes de junio. No obstante, la directora solicitará a la UA  su continuación de cara al curso que viene. “No tiene sentido dejar la excavación a medias. Ya planteamos que podría llevar tres o cuatro años concluirlo. Todavía podemos encontrar mucho más”.

Actualmente La Alcudia es propiedad de la Universidad de Alicante. Se administra por una fundación en la que también está presente el ayuntamiento de Elche y la Universidad Miguel Hernández.

Aunque principalmente es la UA quien financia y mantiene este yacimiento, se trata de uno de los pocos proyectos comunes en el que participan las dos universidades públicas de la provincia. “Los yacimientos no son de las universidades ni de los sitios, sino de todos los ciudadanos y seguro que a la larga se encontrarán más formas de colaboración”, augura Sonia Gutiérrez.

Curso de verano

La próxima actividad programada en La Alcudia es el Curso Práctico de Arqueología, que se impartirá durante el mes de julio. Se trata de una serie de clases teóricas y prácticas, a las que puede apuntarse cualquier interesado ya sea estudiante de Historia o no. Los alumnos participarán en las excavaciones de las termas romanas descubiertas por el conocido arqueólogo ilicitano Pedro Ibarra en el siglo XIX. El plazo de matrícula ya está abierto.