Julia Angulo (Guanyar Alacant) exige saber qué pasa con el millón de euros que se reservó para compra de vivienda social

La edil pide por escrito al Patronato Municipal de la Vivienda información de la lista de espera de viviendas de alquiler social y anuncia que Guanyar Alacant presentará una moción el pleno de mayo para elaborar un reglamento para la adjudicación de viviendas de alquiler social

- Escrito el 11 mayo, 2018, 9:00 am
2 mins

El grupo municipal, Guanyar Alacant, ha trasladado un escrito a la concejala de Acción Social, Mari Carmen de España y al presidente del Patronato Municipal de la Vivienda, Israel Cortes, para que informen de la situación en la que se encuentra la lista de espera de viviendas de alquiler social para personas en situación de vulnerabilidad, abierta en mayo de 2016, y que en noviembre de 2017, fecha en la que la concejala de Vivienda, Julia Angulo, dejó el gobierno municipal, contaba con una lista de espera de alrededor de 70 personas.

La expresidenta del Patronato Municipal de la Vivienda asegura que “tras dos años desde que se abrió esta lista – de julio de 2016 a julio de 2018 –, según denuncian las personas que en ella figuran, los técnicos del PMV les están informando de que, a partir de julio de 2018, la lista actual desaparecerá y tendrán que iniciar el proceso, de nuevo, para poder acceder a una vivienda de alquiler social”. Desde Guanyar Alacant, piden que se finalice el proceso con las personas que ya están en la lista de espera y después se abra uno nuevo.

La edil ha preguntado en este escrito, además, en qué situación se encuentra el proceso de compra de vivienda. Julia Angulo recuerda que en octubre de 2017 se aprobó una modificación de crédito de 435.000 euros, a los que se suman los 500.000 euros de la EDUSI. “Cerca de un millón de euros con el que se podría dar respuesta a la emergencia habitacional de Alicante”. “Estaremos muy atentos para que se cumplan los compromisos – continúa la edil –, y adelantamos que vamos a llevar una moción al próximo pleno para proponer la elaboración de un reglamento en el que se establezcan, de una manera clara, los criterios de adjudicación de las viviendas y en el que el Ayuntamiento tenga una participación directa”.