Investigadores de la UA identifican un complejo sistema de poblamiento romano en la cabecera del río Vinalopó

- Escrito el 20 abril, 2018, 10:00 am
3 mins
Han participado estudiantes del Grado de Historia y del Máster de Arqueología Profesional y Gestión Integral del Patrimonio de la UA, estudiantes del Grado de Arqueología de la Universidad de Jaén e investigadores del CSIC
En fases siguientes está previsto la realización de una prospección geofísica, que ofrece un mapa de los posibles restos existentes en el subsuelo

Los investigadores del Instituto Universitario de Investigación en Arqueología y Patrimonio Histórico (INAPH) de la Universidad de Alicante Ignasi Grau Mira y Julia Sarabia Bautista han identificado las huellas arqueológicas de la creación de un sistema de poblamiento romano temprano en la cabecera del río Vinalopó, en término de Banyeres de Mariola.

Se ha constatado evidencias de una red de alquerías, casas de labor y villas romanas que configuran un complejo sistema de poblamiento rural caracterizado por variados tipos de asentamientos, frente al modelo de villas romanas propio de otras zonas cercanas. Se trata de un entorno de grandes posibilidades agrícolas prácticamente despoblado hasta ese momento debido a la inestabilidad del periodo final del mundo ibérico, que obligaba a las poblaciones a residir en poblados fortificados sobre los montes, como El Cabeçó de Mariola donde también trabajo el equipo de INAPH. La ocupación del valle se produjo en el s. I a.C. tras una serie de eventos bélicos y la pacificación de estas tierras.

El origen de estas conclusiones actuales está en el convenio suscrito por el INAPH y el Ayuntamiento de Banyeres de Mariola, a través de su Museo Arqueológico. Gracias a este acuerdo, el INAPH han llevado a cabo, desde el 2 y hasta el 13 de abril, una investigación con estudiantes del Grado de Historia y del Máster de Arqueología Profesional y Gestión Integral del Patrimonio de la UA, estudiantes del Grado de Arqueología de la Universidad de Jaén e investigadores del CSIC.

Esta primera fase la actuación arqueológica se ha planteado como una investigación innovadora, empleando técnicas y métodos arqueológicos no invasivos, como es la teledetección o la prospección mediante geolocalización de los restos materiales detectados sobre el terreno. Las siguientes fases contemplan el estudio pormenorizado de los materiales arqueológicos localizados en las distintas áreas prospectadas. Además, se prevé la realización de una prospección geofísica, que ofrece un mapa de los posibles restos existentes en el subsuelo, en aquellos espacios con mayor concentración de restos superficiales para continuar el estudio de estos poblados.