Fernando Marcos visita la casa del Fuego en la que realizan prácticas los bomberos del SPEIS

El Concejal de Seguridad del Ayuntamiento de Alicante, Fernando Marcos, junto con el Jefe de Bomberos del SPEIS, Eduardo Aragolaza han acudido hoy a la Casa del Fuego del Parque de Bomberos ‘Ildelfonso Prats’, donde los bomberos han realizado una práctica de formación

- Escrito el 17 abril, 2018, 5:59 pm
3 mins

El edil de seguridad señaló que está muy satisfecho del trabajo técnico que se ha realizado para por fin poner en funcionamiento la Casa del Fuego, destacando que ‘esta es una instalación puntera municipal que cuentan con las mejores tecnologías y medios y que ya es usada para la formación y el entrenamiento de los bomberos’.

‘Esta instalación no se había puesto en marcha desde que se hizo, y nosotros llevamos durante todo esta legislatura trabajando para poder darle un uso’, explicó Fernando Marco quien a su vez destacó que ha sido una tarea muy larga y costosa, pero hemos conseguido que los bomberos ya puedan utilizarla y estoy seguro que la casa del fuego va a ser fundamental para la formación de los bomberos de la Comunidad Valenciana, y seguramente será aprovechada también por otros muchos cuerpos de bomberos de toda España.

La concejalía de Seguridad a través de un plan de formación imparte ya prácticas formativas a los bomberos del SPEIS y con el reglamento, próximamente será utilizada por otros bomberos de la Comunidad Valenciana y de España, entre los cursos que se van a impartir destacan cursos prácticos de Extinción de Incendios.

La Casa del Fuego tiene un total de 892 metros, y está construida en tres plantas y un sótano con un total de seis estancias, la superficie baja es un garaje y en ella se podrán realizar simulaciones de fuego en vehículos, así como en un trastero con un armario con contadores y una cocina industrial. En la planta baja hay dos locales uno simula un comercio y otro un almacén, que es donde hoy han realizado la práctica.

En la primera planta hay una estancia real de una casa con tres habitaciones: cocina, habitación con dos literas y un salón, y los bomberos trabajan ya simulando incendios con fuego real alimentado con gas con el objetivo de agilizar su extinción y mejorar su eficacia, y dichos incendios están controlados con varias fases y tiempos de activación del fuego a través de un puesto de control que está informatizado.

Esta Casa de Fuego cuenta con los mejores medios y la más avanzada tecnología, y está controlada por un sistema de seguridad y una central de ordenadores, de tal forma que podrían apagar el simulacro en cuestión de segundos. Los bomberos van monitorizados cuando realizan las prácticas para tener una mayor seguridad y control de la situación, y poder mejorar la eficacia de la extinción.