«Esta época sin mayorías absolutas es la ideal para despolitizar la Justicia en España»

El libro ‘La politización de la Justicia. Claves de una realidad’ plantea cómo reforzar la separación de poderes en la democracia española

- Escrito el 04 diciembre, 2017, 6:00 pm
10 mins
Entrevista > Victoria Rodríguez | Doctora en Ciencias Políticas y profesora de la UMH

Vivimos tiempos en los que las decisiones judiciales se ponen más en duda que nunca. Para arrojar algo de luz sobre el tema, la politóloga y jurista Victoria Rodríguez Blanco publica su nuevo libro ‘La politización de la Justicia. Claves de una realidad’, una actualización de su propia tesis doctoral que obtuvo una cualificación de sobresaliente Cum Laude en 2015.

Antaño concejala de Elche y abogada, Victoria Rodríguez actualmente ejerce de profesora en las carreras de Ciencias Políticas, Periodismo y Derecho de la Universidad Miguel Hernández. También colabora en algunos medios, como en la nueva revista Topical 3.0

Empecemos hablando claro. ¿España tiene un problema en politización de su Justicia?

Desde luego que sí. Desde los ciudadanos se percibe claramente. Ahora que no hay mayorías absolutas los partidos políticos tienen una gran oportunidad de corregirlo. Es necesaria una mayor separación entre el poder político y el judicial.

¿Eres partidaria de un sistema puro en el que jueces sean elegidos solo por los propios jueces?

En el libro propongo una fórmula mixta, pues creo que la legitimidad parlamentaria también es importante. Los 12 jueces que componen el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) deberían elegirse entre ellos, tal y como recomienda la Carta Europea del Juez. Los otros 8 juristas del CGPJ si podrían ser nombrados por el poder legislativo.

En Suiza o en algunos estados de EEUU se nombran por elección popular. ¿Qué te parece este sistema?

No lo comparto. En España no tenemos demasiada cultura política y no sabríamos gestionarlo bien.

La democracia española aún es relativamente joven. Pero, ¿al menos hemos mejorado en este campo desde la Transición?

Más bien diría que nos hemos devaluado. Pero no solo la Justicia, también el propio sistema de partidos políticos. Continuamente han intentado manipular y apropiarse de los organismos jurídicos. Esto en los años 70 no era así.

«Desde la Transición, la Justicia española se ha devaluado. Los partidos se han intentado apropiar de las instituciones jurídicas»
A día de hoy, ¿los partidos políticos están realmente por la labor de corregir este grave problema para la democracia española?

Algunas veces se oyen voces en la dirección correcta. Ciudadanos tiene alguna de estas medidas en su programa. En el PSOE actual también hay algunos especialistas que van por buen camino. El otro día el PP me sorprendió muy gratamente haciendo varias propuestas que están en mi libro: limitar los aforados, volver a la antigua configuración del Consejo del Poder Judicial, etc.

Esto es bastante irónico, ya que precisamente fue el PP quien hizo la ley actual del CGPJ hace solo dos años. No obstante, parece que ahora están rectificando. Esta época de minorías parlamentarias puede ser una buena oportunidad.

¿Y respecto a los indultos? ¿Realmente esta figura jurídica es necesaria?

Si lo es, pero con limitaciones. Es una buena solución ante un error judicial, que inevitablemente siempre van a producirse. La actual ley de indultos debería ser renovada, para limitar los casos en los que se solicitan y se otorgan. No deja de ser un abuso del poder político sobre el judicial. En España a veces son tan oscuros que incluso es imposible rastrearlos. Tienen que motivarse y acompañarse de informes justificados, que no sean por la gracia de un ministro.

«Los indultos son necesarios para corregir los errores judiciales. Pero en España se abusa demasiado de ellos. Hay que limitarlos»
En los últimos tiempos se está presionando mucho a determinados jueces. Por ejemplo, en Cataluña se han dado concentraciones y declaraciones contra la jueza Carmen Lamela. ¿Esto puede afectarles a la hora de tomar una decisión justa?

En España ocurre con frecuencia. Los jueces son personas y están la sociedad. Seguro que les supone una mayor carga o estrés, pero yo no creo que les lleve a tomar decisiones que no estén bien fundamentadas.

Los políticos son responsables de esta situación. Hay que pedirles más respeto hacia el poder judicial. Yo he escuchado demasiado a menudo como criticaban personalmente a los jueces. Esto ni es bueno para nuestra Justicia, ni demuestra ninguna ética política.

«Los políticos critican directamente a los jueces muy a menudo en España. Esto no es sano para nuestra Justicia»
Algunos incluso ahora se atreven a afirmar desde la política que en España existen ‘presos políticos’. ¿Estamos en esta situación?

Desde luego que no. En España hay políticos presos, que no es lo mismo. Por temas diversos, como incumplir la Constitución, corrupción, etc.

No obstante, muchos están inmersos en largos juicios y todavía sin condena ¿Por qué la Justicia española suele ser tan lenta?

Este problema es evidente. En España tenemos 10 jueces menos por cada 100.000 habitantes que la media europea. Faltan recursos humanos y materiales. Encima la crisis no ha ayudado. Se ha recortado mucho aquí, porque los políticos perdían menos votos que si recortaban en otros lados.

Volviendo a Cataluña, aquí hemos visto como los partidos políticos recurrían constantemente a la Justicia. ¿Es ésta la solución al conflicto?

Aquí se ha producido una clara judicialización de la política, justo el fenómeno contrario al que estamos hablando. Desde hace tiempo, cada vez que los independentistas movían un paso el gobierno nacional reaccionaba con algún recurso al Tribunal Constitucional.

Sinceramente, creo que solo así el conflicto no se va a resolver. El papel de la Justicia es clave en una democracia, pero un problema político se debe solucionar políticamente. Una reivindicación de 2 millones de personas no se corrige solamente con recursos constitucionales.

«Difícilmente la Justicia podrá arreglar todo el conflicto catalán. Hace falta una solución política, no solo recursos al Tribunal Constitucional»

Por supuesto que la respuesta no pasa por incumplir las leyes y resoluciones judiciales.  Expertos constitucionalistas ya han dado algunas buenas soluciones, como hacer una interpretación generosa del artículo 92 o una reforma total del modelo territorial. Esta inacción del gobierno solo sirve para crear más independentistas.

En Alicante también se ha judicializado la política en algunos casos. Recientemente tuvimos una polémica con los nombres de las calles y la aplicación de la Memoria Histórica. Los partidos fueron incapaces de llegar a un acuerdo y al final acabó en el juzgado. ¿Es sano para una democracia que pasen estas cosas?

La Justicia se usa demasiadas veces como arma política. Si no hay voluntad para buscar un consenso, la actividad judicial siempre se incrementa. Cuando se actúa con autoritarismo, a veces a la oposición no le queda otro remedio que recurrir a los juzgados. Otras veces es simplemente por tumbar algo que no les gusta. Es bueno que la Justicia sea capaz de actuar de árbitro, aunque esto debería evitarse llegando a acuerdos previos.