Entender la participación ciudadana

Para quien nunca ha participado en el movimiento vecinal, es muy difícil entender la importancia de las Asociaciones de Vecinos para la mejora de las condiciones de vida de los barrios Tampoco le será fácil comprender las dificultades prácticas de las Asociaciones para ejercer su acción diaria. Cualquier organización de voluntariado es muy compleja porque las personas se cansan de forma natural al compaginar su actividad voluntaria con las múltiples tareas personales y laborales de la vida cotidiana. Pero además las Asociaciones de Vecinos tienen un plus añadido de dificultad porque abarcan toda la problemática presente en su demarcación territorial: la cultural, la deportiva, la urbanística, la de limpieza, la reparación de desperfectos o la planificación de dotaciones. Las necesidades son muchas y las manos son siempre mucho menos de las necesarias. Y todavía hay una nueva dimensión: toda la gestión de las Asociaciones se debe hacer contando con el Ayuntamiento y los partidos políticos en él representados. Estos partidos, que en nuestra ciudad han sido hasta hace dos años exclusivamente el Partido Socialista y el Partido Popular, han colaborado entre sí con empeño en conseguir una politización estrecha del movimiento asociativo. Y ha sido estrecha porque política lo es todo y la acción de las Asociaciones es la manifestación más rotunda de la participación democrática de la ciudad en la política. Al perseguir como único interés que tal asociación apoye tal proyecto político, y así se ha hecho con contumacia extrema, la resultante ha sido el vaciado de las asociaciones de personas voluntarias, quedando solo presidentes o Juntas Directivas que, en vez de ser la voz del barrio, hablan para asentir a las propuestas del gobierno municipal de turno. PODEMOS quiere hacer llegar a la ciudadanía de Alicante su discrepancia sobre el actual funcionamiento de la Política Participativa en la ciudad, y su desacuerdo con los amagos de reforma que se están llevando a cabo. La Concejalía de Participación se ha estado equivocando durante año y medio en su planteamiento de cambio de las estructuras de participación y el Partido Popular ha aprovechado el error para forzar una comisión absurda para reformar un reglamento que sólo se puede hacer con la participación de las asociaciones. Quizás gracias a ese error de Guanyar y al oportunismo del Partido Popular se pueda revertir aún la situación y comenzar de nuevo, aprobando en Pleno la anulación de la comisión creada y dando un plazo de menos de un año para que la Concejalía impulse con un modelo realmente participativo la redacción y aprobación del nuevo Reglamento de Participación Ciudadana. Este debe recoger la descentralización a la vez que evita la burocratización de las Juntas de Distrito, dando carácter decisorio a las Asambleas abiertas de Distrito. Es imprescindible cambiar de manos la capacidad de decisión en los barrios, retirando a los políticos la potestad de tomar decisiones, tantas veces tomadas en favor de particulares y en perjuicio de la comunidad, y devolverla a la ciudadanía para que tenga una verdadera capacidad de defensa del bien común. Para eso es imprescindible una actuación política valiente y capaz. Valiente porque no tenga más intereses que defender que el objetivo de devolver al pueblo lo que es suyo y capaz porque las personas que acometan la acción sean conocedoras del campo en el que han de moverse. Podemos ya está trabajando con las propias asociaciones para que el nuevo reglamento sirva para impulsar las ganas de participar creando asociacionismo y no para matar ese deseo empujando al movimiento vecinal hacia el tan típico menfotismo alicantino.   Post Views: 668 Relacionado

Artículo de opinión de Pascual Pérez Cuenca | Secretario General de Podemos Alicante

- Escrito el 28 mayo, 2017, 10:22 am
5 mins
Para quien nunca ha participado en el movimiento vecinal, es muy difícil entender la importancia de las Asociaciones de Vecinos para la mejora de las condiciones de vida de los barrios

Tampoco le será fácil comprender las dificultades prácticas de las Asociaciones para ejercer su acción diaria.

Cualquier organización de voluntariado es muy compleja porque las personas se cansan de forma natural al compaginar su actividad voluntaria con las múltiples tareas personales y laborales de la vida cotidiana. Pero además las Asociaciones de Vecinos tienen un plus añadido de dificultad porque abarcan toda la problemática presente en su demarcación territorial: la cultural, la deportiva, la urbanística, la de limpieza, la reparación de desperfectos o la planificación de dotaciones. Las necesidades son muchas y las manos son siempre mucho menos de las necesarias.

Y todavía hay una nueva dimensión: toda la gestión de las Asociaciones se debe hacer contando con el Ayuntamiento y los partidos políticos en él representados. Estos partidos, que en nuestra ciudad han sido hasta hace dos años exclusivamente el Partido Socialista y el Partido Popular, han colaborado entre sí con empeño en conseguir una politización estrecha del movimiento asociativo. Y ha sido estrecha porque política lo es todo y la acción de las Asociaciones es la manifestación más rotunda de la participación democrática de la ciudad en la política. Al perseguir como único interés que tal asociación apoye tal proyecto político, y así se ha hecho con contumacia extrema, la resultante ha sido el vaciado de las asociaciones de personas voluntarias, quedando solo presidentes o Juntas Directivas que, en vez de ser la voz del barrio, hablan para asentir a las propuestas del gobierno municipal de turno.

PODEMOS quiere hacer llegar a la ciudadanía de Alicante su discrepancia sobre el actual funcionamiento de la Política Participativa en la ciudad, y su desacuerdo con los amagos de reforma que se están llevando a cabo. La Concejalía de Participación se ha estado equivocando durante año y medio en su planteamiento de cambio de las estructuras de participación y el Partido Popular ha aprovechado el error para forzar una comisión absurda para reformar un reglamento que sólo se puede hacer con la participación de las asociaciones.

Quizás gracias a ese error de Guanyar y al oportunismo del Partido Popular se pueda revertir aún la situación y comenzar de nuevo, aprobando en Pleno la anulación de la comisión creada y dando un plazo de menos de un año para que la Concejalía impulse con un modelo realmente participativo la redacción y aprobación del nuevo Reglamento de Participación Ciudadana. Este debe recoger la descentralización a la vez que evita la burocratización de las Juntas de Distrito, dando carácter decisorio a las Asambleas abiertas de Distrito.

Es imprescindible cambiar de manos la capacidad de decisión en los barrios, retirando a los políticos la potestad de tomar decisiones, tantas veces tomadas en favor de particulares y en perjuicio de la comunidad, y devolverla a la ciudadanía para que tenga una verdadera capacidad de defensa del bien común. Para eso es imprescindible una actuación política valiente y capaz. Valiente porque no tenga más intereses que defender que el objetivo de devolver al pueblo lo que es suyo y capaz porque las personas que acometan la acción sean conocedoras del campo en el que han de moverse.

Podemos ya está trabajando con las propias asociaciones para que el nuevo reglamento sirva para impulsar las ganas de participar creando asociacionismo y no para matar ese deseo empujando al movimiento vecinal hacia el tan típico menfotismo alicantino.

 

Los artículos firmados por redacción son aquellos remitidos por terceros para su publicación en el diario digital AQUIenAlicante.com