Diego Sánchez: «Si te hago el humor repites»

Entrevista a Diego Sánchez Soto ´El Notario` / Humorista (Murcia, 7-agosto-1975) ´El Notario` es humorista profesional desde hace tan solo tres años, pero ha actuado ya en 400 monólogos. De payaso profesional a monologista, el murciano admite que su carrera humorística va a todo gas. Comenzó actuando en bares y ya ha pasado por un teatro y varias cadenas de televisión comarcal. El humor de ´El Notario` no faltó en la Gala de Presentación del periódico Aquí en Alicante, una experiencia que el productor de risas cataloga de extraordinaria. ¿Qué significa para un monologista actuar en el Teatro Principal de Alicante? Ha sido una experiencia increíble, porque actuar en un teatro es el top 10 de un humorista. Los teatros son primera división. Además, la presentación de un periódico es un evento importante, lleno de gente destacada y en un sitio precioso. ¿Se siente más cómodo en un bar o en un teatro? Soy muy cercano y disfruto mucho en los bares, pero los camareros entran y salen, la gente habla y come y muchas veces no te prestan atención. En las bodas, comuniones y bautizos ocurre lo mismo, la gente solo quiere fiesta. El humorista participa como tertuliano en el programa Conexión GTM, reportero en X y actor en la serie ´Los lobos no ladran` La televisión tampoco se le resiste. Participo como tertuliano cada viernes en un programa de noticias de Murcia, Conexión GTM, y de reportero dando un toque de humor en el programa. También se estrena la Premier de la serie ´Los lobos no ladran` el 17 de julio en Elche, y seguramente este verano me veréis en el Canal 7. Colabora con grandes artistas de series televisivas como ´La que se avecina`. Intento rodearme de grandes profesionales del mundo del humor televisivo, y a finales de julio tengo una gira con Jordi Sánchez ´el recio` y Nathalie Seseña ´Berta`. El mes pasado me fui de gira cuatro días con María Díaz ´La Vikinga` de la serie ´Aída` por Murcia y Alicante; y el 13, 14 y 15 de julio con Jaimito Borromeo. Increíble. Tengo más bolos de los que puedo hacer. ¿Qué objetivos tiene? A corto plazo, meter la cabeza en la televisión para llegar a un canal nacional, porque de momento solo salgo en canales comarcales o locales. A largo plazo, mantenerme como estoy que eso es lo difícil. Seguir escribiendo, aprendiendo y creando buenos momentos. ¿Cómo pasaste de payaso a monologista? Cuando era monitor de ocio y tiempo libre pasaba mucho rato con los nenes y, como me encantaba hacerles reír, a los 25 años me hice payaso profesional. En ese momento tenía una agencia de eventos y llevaba monologistas, y así descubrí el mundillo. El verano de 2011 un amigo me animó a escribir un monologo y en septiembre cree mi primer trabajo: La saga de los vividores. Mi primera actuación fue el 26 de septiembre en la Alberca, Murcia, donde asistieron 180 personas. Fue espectacular y me salió muy bien. «Me defino como un murciano con buen acento, aunque tuve que hacer un curso de dicción» ¿El acento murciano es una ventaja en el mundo del humor? Tuve que realizar un curso de dicción para que se me entendiera al hablar, aunque me defino como un murciano con buen acento. Sin embargo, cuando voy a los pueblos de Alicante o Elche me piden el acento, incluso tengo que acentuar el habla murciana aún más. Gusta mucho. ¿Cómo define su humor? En la primera parte humor blanco apto para todos los públicos y en la segunda humor verde. Me considero un monologista de humor blanco, pero con un toque de picaresca, y murciano con buen acento. ¿Qué tipos de humor existen? Humor blanco es del día a día, humor verde es sobre guarradas, humor negro se hacen chistes sobre desgracias ajenas, muerte, enfermedades, etc. y humor gris-marengo, que puedes meter algún chiste negro sin pasarte mucho y pasando rápido a otra cosa. ¿Cuál es su estilo? Premisa, remate, premisa, remate. Me gusta el humor rápido. Te cuento una historia pero enseguida viene el chiste. Hay otros monologistas que hacen todo premisa y al final remate, es decir, te cuentan una historia para al final llegar al chiste. ´El Notario` incorpora un nuevo monólogo sobre los ´cabizbajos` que están enganchados al móvil ¿De qué habla en sus monólogos? Todo monologista tiene varios bloques. En mi caso es el amor, lo que he vivido con mi ex pareja; los ´palizas`; el tonto del ´pijo`; el calor en Murcia y los solteros. Tengo un bloque nuevo que trata de los ´cabizbajos` dedicado a los que están enganchados al móvil. Estoy componiendo una nueva canción sobre este tema y será en versión reggaeton. Ya tengo una canción del amor, otra de los ´palizas`, una que canto con el público y ahora voy a por la cuarta. ¿Algún chiste prioritario? En la segunda parte suelo hablar de mi ´Papi vividor`, de las ´follamigas` y del Badú. Esos nunca fallan. ¿Tiene algún tema ´tabú`? No hago chistes ni de política, ni de religión. No entiendo de esos temas y creo que para hacer chistes sobre ello debes tener conocimiento de la materia y mala leche, y no tengo ninguna de las dos cosas. En el escenario cada uno muestra como es. ¿Se ríe fácil? Sí y no. No soy tan exigente, pero como estoy creando humor todo el día la otra persona se lo tienen que currar. El humor de Twitter me hace reír mucho, aunque es muy absurdo. Es un humor rápido, absurdo y con juego de palabras. Un ejemplo. -Papa, ¿te acuerdas cuando era pequeño que me dijiste que cuando fuese mayor comería huevos? -Sí hijo, sí. -Ya ha llegado ese día, te presento a mi novio Fermín. ¿Qué no le gusta en los chistes? El humor negro. Tengo un tema que hablo de una chica que conocí por Badú que me dijo que era guapa y luego era muy fea. Hace poco me encontré con una feminista entre el público que me recriminó que hablara de una mujer fea y no de un hombre feo. Le explique que mi vivencia había sido con una mujer y no con un hombre. Hay que tener mucho cuidado con los límites del humor y entenderlos. Con el humor negro llegas a un público muy pequeño y hay que admirar los compañeros que trabajan este estilo. Pocos se ríen con chistes sobre enfermedades y muerte, aunque es un público pequeño pero fiel. La política, la religión y el humor negro son temas poco escuchados en los chistes del murciano ¿El humor es un género complicado? Es bastante complicado hacer reír. La chispa se tiene y luego se trabaja. Desde hace dos años estudio improvisación y eso me ayuda a que mi cerebro pueda crear automáticamente. Es un don, como el que tiene el don de operar. Entonces, ¿el humorista nace o se hace? Nace y se hace. Naces con la chispa pero tu cerebro tiene que entrenar. También cuenta mucho las experiencias vividas a lo largo de tu vida. He vivido mucho y tengo mucho de lo que escribir y reír. ¿Qué temas o personas le inspiran? El día a día. Hace poco tuve una comunión y estaba en la iglesia mirando a ver qué podía sacar. Primero elijo un tema, me centro en él y lo desarrollo. Durante todo el día escribo lo que se me ocurre, lo estudio en la biblioteca e interpreto en el monte o en una piscina solo. Me es más fácil crear que estudiar. ¿Qué tarda en crear un monólogo? Mi primer monólogo de una hora lo hice en un mes, pero un bloque nunca termina de cerrarse. Si vienes a ver por segunda vez un monólogo escucharás la mayoría de chistes, pero habrá otros nuevos.  Siempre voy quitando y añadiendo. ¿Quiénes son sus referentes? Leo Harlem, Dani Rovira y Pepe Céspedes. ¿Cree que Chiquito de la Calzada y Torrente han hecho daño al humor español? Para nada. Nos han abierto el camino del humor. Aquella época, Eugenio, Gila, Martes y 13, Cruz y Raya… son gente que se lo han currado cada uno con su humor. El humor es muy amplio y con infinidad de estilos. Tengo compañeros que no les gusta mi humor, pero les caigo de ´puta madre`. ¿España es un país de humoristas? Sí, y mucho. El mes pasado estuve en Manchester durante cinco días haciendo monólogos para españoles. Contacte con unos amigos y lo organizamos a través de la agencia de eventos Olé Olé Events. Fue espectacular y los españoles lo agradecieron muchísimo. «Ojalá algún día llegue a El Club de la Comedia, es difícil pero no imposible» ¿El humor en este país nace del Club de la Comedia? Por supuesto. Ojalá algún día pueda llegar hasta ahí, es difícil pero no imposible. Para un humorista se puede vivir perfectamente sin salir en la tele, pero a día de hoy tiene mucho tirón. Una opción sería salir en el canal Comedy Central y la otra en El Club de la Comedia. No me veo mucho en la tele, pero la gente me lo pide. Al principio cuesta hasta para nosotros que nos comemos el mundo. La primera vez que salí por la televisión yo estaba más tenso que chicote en la cocina de un chino. Anécdotas tendrá a puñados. Mi primera actuación fue en un club de alterne. No me prestaban nada de atención y encima los chistes iban sobre las ´follamigas` y el Badú. No se reía nadie y el encargado me hacía señas para que bajara del escenario. Fue el primer pinchazo. ¿Una de tus mejores actuaciones? Actuar para 1.200 personas en donde casi todo el público era de la tercera edad, y nada más bajar los nietos me pedían fotos con sus abuelos porque decían que nunca les habían visto reír tanto. Para mí, hacer reír a la gente mayor es lo más. «En uno de mis monólogos una mujer llego a orinarse encima» ¿Cómo sabe que una actuación ha sido muy buena? En uno de mis monólogos una mujer llego a orinarse encima. Para un monologista eso es un triunfo.  En otra ocasión, otra mujer me pedía por favor que parara que no podía dejar de reír y le dolía la mandíbula y la cabeza. Tuvo que salir de la sala. Vivir de hacer reír es un trabajo duro, pero cuando ves a mil personas aplaudiéndote es algo magnífico. ¿Por qué lo de ´El Notario`? Realicé el servicio militar en un colegio de maleantes y el primer día que llegue deje un paquete de tabaco en la mesa y me quitaron un cigarro. Yo dije: “No seas nota, no seas notario”. Me volvieron a quitar otro cigarro, repetí la misma frase y ellos me decían: “El payo nota, el payo notario”. De repente entró la directora y me dijo: “Notario, tienes que ir a la biblioteca a hacer unas fotocopias”. Me quede alucinado. A partir de ahí, todo el colegio y el profesorado me llamaba ´El Notario`. Dos gitanillos me lo pusieron y me quedé con eso. Tienes varios tatuajes que resumen tu filosofía de vida. Además del humor me encanta la motivación y lo reflejo en mis tatuajes. Mis monólogos terminan ahí. Un reloj que marca la hora de mi nacimiento muestra que algún día se parará, por eso es cuestión de tiempo disfrutar del momento y simplificar, que la vida es mucho más sencilla y la gente te complica. Una pluma con tinta expresa el esfuerzo de mi sangre para crear buenos momentos y repartirlos por toda España. Y por supuesto, mi lema indiscutible: “Si te hago el humor repites”. Post Views: 3 Relacionado

El humorista presenta gira con ´el Recio` y ´Berta` de la serie La que se avecina a finales de julio

- Escrito el 05 julio, 2017, 1:12 pm
17 mins
Entrevista a Diego Sánchez Soto ´El Notario` / Humorista (Murcia, 7-agosto-1975)

´El Notario` es humorista profesional desde hace tan solo tres años, pero ha actuado ya en 400 monólogos. De payaso profesional a monologista, el murciano admite que su carrera humorística va a todo gas. Comenzó actuando en bares y ya ha pasado por un teatro y varias cadenas de televisión comarcal. El humor de ´El Notario` no faltó en la Gala de Presentación del periódico Aquí en Alicante, una experiencia que el productor de risas cataloga de extraordinaria.

¿Qué significa para un monologista actuar en el Teatro Principal de Alicante?

Ha sido una experiencia increíble, porque actuar en un teatro es el top 10 de un humorista. Los teatros son primera división. Además, la presentación de un periódico es un evento importante, lleno de gente destacada y en un sitio precioso.

¿Se siente más cómodo en un bar o en un teatro?

Soy muy cercano y disfruto mucho en los bares, pero los camareros entran y salen, la gente habla y come y muchas veces no te prestan atención. En las bodas, comuniones y bautizos ocurre lo mismo, la gente solo quiere fiesta.

El humorista participa como tertuliano en el programa Conexión GTM, reportero en X y actor en la serie ´Los lobos no ladran`
La televisión tampoco se le resiste.

Participo como tertuliano cada viernes en un programa de noticias de Murcia, Conexión GTM, y de reportero dando un toque de humor en el programa. También se estrena la Premier de la serie ´Los lobos no ladran` el 17 de julio en Elche, y seguramente este verano me veréis en el Canal 7.

Colabora con grandes artistas de series televisivas como ´La que se avecina`.

Intento rodearme de grandes profesionales del mundo del humor televisivo, y a finales de julio tengo una gira con Jordi Sánchez ´el recio` y Nathalie Seseña ´Berta`. El mes pasado me fui de gira cuatro días con María Díaz ´La Vikinga` de la serie ´Aída` por Murcia y Alicante; y el 13, 14 y 15 de julio con Jaimito Borromeo. Increíble. Tengo más bolos de los que puedo hacer.

¿Qué objetivos tiene?

A corto plazo, meter la cabeza en la televisión para llegar a un canal nacional, porque de momento solo salgo en canales comarcales o locales. A largo plazo, mantenerme como estoy que eso es lo difícil. Seguir escribiendo, aprendiendo y creando buenos momentos.

¿Cómo pasaste de payaso a monologista?

Cuando era monitor de ocio y tiempo libre pasaba mucho rato con los nenes y, como me encantaba hacerles reír, a los 25 años me hice payaso profesional. En ese momento tenía una agencia de eventos y llevaba monologistas, y así descubrí el mundillo. El verano de 2011 un amigo me animó a escribir un monologo y en septiembre cree mi primer trabajo: La saga de los vividores. Mi primera actuación fue el 26 de septiembre en la Alberca, Murcia, donde asistieron 180 personas. Fue espectacular y me salió muy bien.

«Me defino como un murciano con buen acento, aunque tuve que hacer un curso de dicción»
¿El acento murciano es una ventaja en el mundo del humor?

Tuve que realizar un curso de dicción para que se me entendiera al hablar, aunque me defino como un murciano con buen acento. Sin embargo, cuando voy a los pueblos de Alicante o Elche me piden el acento, incluso tengo que acentuar el habla murciana aún más. Gusta mucho.

¿Cómo define su humor?

En la primera parte humor blanco apto para todos los públicos y en la segunda humor verde. Me considero un monologista de humor blanco, pero con un toque de picaresca, y murciano con buen acento.

¿Qué tipos de humor existen?

Humor blanco es del día a día, humor verde es sobre guarradas, humor negro se hacen chistes sobre desgracias ajenas, muerte, enfermedades, etc. y humor gris-marengo, que puedes meter algún chiste negro sin pasarte mucho y pasando rápido a otra cosa.

¿Cuál es su estilo?

Premisa, remate, premisa, remate. Me gusta el humor rápido. Te cuento una historia pero enseguida viene el chiste. Hay otros monologistas que hacen todo premisa y al final remate, es decir, te cuentan una historia para al final llegar al chiste.

´El Notario` incorpora un nuevo monólogo sobre los ´cabizbajos` que están enganchados al móvil
¿De qué habla en sus monólogos?

Todo monologista tiene varios bloques. En mi caso es el amor, lo que he vivido con mi ex pareja; los ´palizas`; el tonto del ´pijo`; el calor en Murcia y los solteros. Tengo un bloque nuevo que trata de los ´cabizbajos` dedicado a los que están enganchados al móvil. Estoy componiendo una nueva canción sobre este tema y será en versión reggaeton. Ya tengo una canción del amor, otra de los ´palizas`, una que canto con el público y ahora voy a por la cuarta.

¿Algún chiste prioritario?

En la segunda parte suelo hablar de mi ´Papi vividor`, de las ´follamigas` y del Badú. Esos nunca fallan.

¿Tiene algún tema ´tabú`?

No hago chistes ni de política, ni de religión. No entiendo de esos temas y creo que para hacer chistes sobre ello debes tener conocimiento de la materia y mala leche, y no tengo ninguna de las dos cosas. En el escenario cada uno muestra como es.

¿Se ríe fácil?

Sí y no. No soy tan exigente, pero como estoy creando humor todo el día la otra persona se lo tienen que currar. El humor de Twitter me hace reír mucho, aunque es muy absurdo. Es un humor rápido, absurdo y con juego de palabras.

Un ejemplo.

-Papa, ¿te acuerdas cuando era pequeño que me dijiste que cuando fuese mayor comería huevos? -Sí hijo, sí. -Ya ha llegado ese día, te presento a mi novio Fermín.

¿Qué no le gusta en los chistes?

El humor negro. Tengo un tema que hablo de una chica que conocí por Badú que me dijo que era guapa y luego era muy fea. Hace poco me encontré con una feminista entre el público que me recriminó que hablara de una mujer fea y no de un hombre feo. Le explique que mi vivencia había sido con una mujer y no con un hombre. Hay que tener mucho cuidado con los límites del humor y entenderlos. Con el humor negro llegas a un público muy pequeño y hay que admirar los compañeros que trabajan este estilo. Pocos se ríen con chistes sobre enfermedades y muerte, aunque es un público pequeño pero fiel.

La política, la religión y el humor negro son temas poco escuchados en los chistes del murciano
¿El humor es un género complicado?

Es bastante complicado hacer reír. La chispa se tiene y luego se trabaja. Desde hace dos años estudio improvisación y eso me ayuda a que mi cerebro pueda crear automáticamente. Es un don, como el que tiene el don de operar.

Entonces, ¿el humorista nace o se hace?

Nace y se hace. Naces con la chispa pero tu cerebro tiene que entrenar. También cuenta mucho las experiencias vividas a lo largo de tu vida. He vivido mucho y tengo mucho de lo que escribir y reír.

¿Qué temas o personas le inspiran?

El día a día. Hace poco tuve una comunión y estaba en la iglesia mirando a ver qué podía sacar. Primero elijo un tema, me centro en él y lo desarrollo. Durante todo el día escribo lo que se me ocurre, lo estudio en la biblioteca e interpreto en el monte o en una piscina solo. Me es más fácil crear que estudiar.

¿Qué tarda en crear un monólogo?

Mi primer monólogo de una hora lo hice en un mes, pero un bloque nunca termina de cerrarse. Si vienes a ver por segunda vez un monólogo escucharás la mayoría de chistes, pero habrá otros nuevos.  Siempre voy quitando y añadiendo.

¿Quiénes son sus referentes?

Leo Harlem, Dani Rovira y Pepe Céspedes.

¿Cree que Chiquito de la Calzada y Torrente han hecho daño al humor español?

Para nada. Nos han abierto el camino del humor. Aquella época, Eugenio, Gila, Martes y 13, Cruz y Raya… son gente que se lo han currado cada uno con su humor. El humor es muy amplio y con infinidad de estilos. Tengo compañeros que no les gusta mi humor, pero les caigo de ´puta madre`.

¿España es un país de humoristas?

Sí, y mucho. El mes pasado estuve en Manchester durante cinco días haciendo monólogos para españoles. Contacte con unos amigos y lo organizamos a través de la agencia de eventos Olé Olé Events. Fue espectacular y los españoles lo agradecieron muchísimo.

«Ojalá algún día llegue a El Club de la Comedia, es difícil pero no imposible»
¿El humor en este país nace del Club de la Comedia?

Por supuesto. Ojalá algún día pueda llegar hasta ahí, es difícil pero no imposible. Para un humorista se puede vivir perfectamente sin salir en la tele, pero a día de hoy tiene mucho tirón. Una opción sería salir en el canal Comedy Central y la otra en El Club de la Comedia. No me veo mucho en la tele, pero la gente me lo pide. Al principio cuesta hasta para nosotros que nos comemos el mundo. La primera vez que salí por la televisión yo estaba más tenso que chicote en la cocina de un chino.

Anécdotas tendrá a puñados.

Mi primera actuación fue en un club de alterne. No me prestaban nada de atención y encima los chistes iban sobre las ´follamigas` y el Badú. No se reía nadie y el encargado me hacía señas para que bajara del escenario. Fue el primer pinchazo.

¿Una de tus mejores actuaciones?

Actuar para 1.200 personas en donde casi todo el público era de la tercera edad, y nada más bajar los nietos me pedían fotos con sus abuelos porque decían que nunca les habían visto reír tanto. Para mí, hacer reír a la gente mayor es lo más.

«En uno de mis monólogos una mujer llego a orinarse encima»
¿Cómo sabe que una actuación ha sido muy buena?

En uno de mis monólogos una mujer llego a orinarse encima. Para un monologista eso es un triunfo.  En otra ocasión, otra mujer me pedía por favor que parara que no podía dejar de reír y le dolía la mandíbula y la cabeza. Tuvo que salir de la sala. Vivir de hacer reír es un trabajo duro, pero cuando ves a mil personas aplaudiéndote es algo magnífico.

¿Por qué lo de ´El Notario`?

Realicé el servicio militar en un colegio de maleantes y el primer día que llegue deje un paquete de tabaco en la mesa y me quitaron un cigarro. Yo dije: “No seas nota, no seas notario”. Me volvieron a quitar otro cigarro, repetí la misma frase y ellos me decían: “El payo nota, el payo notario”. De repente entró la directora y me dijo: “Notario, tienes que ir a la biblioteca a hacer unas fotocopias”. Me quede alucinado. A partir de ahí, todo el colegio y el profesorado me llamaba ´El Notario`. Dos gitanillos me lo pusieron y me quedé con eso.

Tienes varios tatuajes que resumen tu filosofía de vida.

Además del humor me encanta la motivación y lo reflejo en mis tatuajes. Mis monólogos terminan ahí. Un reloj que marca la hora de mi nacimiento muestra que algún día se parará, por eso es cuestión de tiempo disfrutar del momento y simplificar, que la vida es mucho más sencilla y la gente te complica. Una pluma con tinta expresa el esfuerzo de mi sangre para crear buenos momentos y repartirlos por toda España. Y por supuesto, mi lema indiscutible: “Si te hago el humor repites”.