Descanse en paz

En este País, no quiere decir que en otros no, somos muy dados a ver lo del vecino, hacer grandes tertulias para muchas cosas que seguramente de forma directa nos puedan influir poco, pero quedarnos quietos ante lo que más nos afecta en nuestra vida

- Escrito el 27 diciembre, 2017, 1:00 pm
8 mins

Y eso es lo que está pasando una vez más, en este caso con nuestro futuro.

Seguro que todos saben que existe un fondo de reserva de la Seguridad Social con el fin de garantizar las pensiones. Bueno, pues aunque alguno de los integrantes del Gobierno ha llegado a decir en épocas de crisis, a personas que no tenían ni para pagar la luz, que debían saber gestionar mejor porque no se puede acabar con los ahorros y hay que tomar medidas antes, una vez más podemos acudir al sabio refranero: ¨Consejos vendo y para mí no tengo`.

67.000 millones de euros en 6 años

Si hacemos un poco de historia veremos que ese fondo se había ido aumentando año tras año, incluyendo algunos de los más duros de la crisis, para garantizar el futuro de los pensionistas. Así, había crecido desde los 35.879 millones de euros que contenía esa hucha en 2006 hasta los casi 67.000 millones de euros del 2011.

Pero llegó Fátima Bañez, nuestra guarda y custodia de dicho fondo, y le cedió la llave al ´compi` del Ministerio de Hacienda diciendo (y esto es literal): “no pasa nada, la hucha estaba creada para situaciones de contingencia y emergencia y se encuentra dentro de la más absoluta normalidad”. Y empezó a sacar. 7.000 millones un año, más de 11.000 millones al siguiente… y así hasta ahora, en 2017, que ese fondo se cerrará en negativo.

Podemos decir que la caja creada por la Seguridad Social ha muerto este mes de diciembre de 2017.

Justificaciones

Si el ´procés` catalán ha creado programaciones monotemáticas sobre Cataluña, todavía estoy esperando a que se paralice el País reclamando que no se saque más de forma indiscriminada de nuestros ahorros, los de todos.

Pero regresemos al inicio, por si a alguien se le ha olvidado. La ‘hucha de las pensiones’ es como se conoce, o se conocía al difunto sistema, al Fondo de Reserva de la Seguridad Social. Este fondo se creó en 1997 y recibió las primeras aportaciones en el año 2000. El objetivo del fondo era construir un colchón financiero que permita cubrir el pago de las pensiones contributivas en casos de necesidad puntuales.

Todo parece indicar que la disminución de cuotas que se pagan (que no de cotizantes, ya que el Gobierno se llena la boca constantemente diciendo que aumentan), junto con el aumento de pensionistas, ha creado ese agujero. Y evidentemente todo tiene su lógica, si hay más gastos que ingresos el dinero se acaba, pero no es menos cierto que otras muchas partidas del Estado tampoco podrían entonces sobrevivir y lo hacen con los presupuestos generales.

Es de risa pensar que nos acusaban, en la crisis, a los ciudadanos, de no haber sido precavidos y que luego las ´grandes mentes` pensantes de este País no hubieran previsto esta coyuntura, que ahora, ya sin dinero en la hucha, deberán de solucionar.

No es toda la verdad

Alguno dirá, como nuestro Presidente del Gobierno, que como su nombre indica es un fondo creado para momentos de necesidades, pero se le olvida el segundo apellido: puntuales. Algo que dura seis años, y que es perfectamente previsible, creo que poco tiene de puntual y por lo tanto deben tenerse estudiadas otras fórmulas; como se han estudiado para la reordenación bancaria, por ejemplo.

Pero además es que esa no es toda la realidad, el dinero también ha sido utilizado para otros menesteres. Ya en 2013 el Wall Street Journal se hacía eco de esa salida de dinero y comentaba que “el Gobierno español ha estado usando dinero del Fondo de Reserva de la Seguridad Social para comprar bonos y deuda”. Apuntando que “aunque este hecho ha pasado desapercibido, ya ha invertido el 90% de las reservas en comprar deuda española, lo que provoca dudas sobre la viabilidad de las pensiones”.

Grandes cotizantes

No nos corresponde a los ´pobres mortales` buscar soluciones, y menos cuando hay personas que cobran su sueldo para ese menester, pero podemos hacernos eco de una de ellas. En España existe una ley que regula la base mínima y máxima de cotización. Si bien la mínima parece razonable, para que quien cobra muy poco al menos tenga recursos y no se le reste más, ¿qué sentido tiene que alguien que cobra mucho llegue un momento que no tenga que cotizar una parte?

Pues con esa simple medida, la de eliminar el salario máximo de cotización y que cada uno cotice por el total de lo que cobra de salario, y según un informe estimativo de CC.OO., la Seguridad Social podría recibir anualmente una inyección adicional de más de 8.600 millones de euros. Hay que recordar que España es el país que tiene el tope salarial de cotización más bajo de la Unión Europea, solo detrás de Holanda y Dinamarca, fijado en 45.000 euros anuales, mientras países como Alemania lo tiene en 74.000, Francia en 113.00 y otros, como Reino Unido, no tienen tope y cotizan por la totalidad de lo que se percibe.

En cualquier caso, parece que el sistema será enterrar al difunto Fondo y subir los impuestos a todos para poder afrontar el año próximo el pago de las pensiones. En fin, visto lo visto y que los que protestan en lugar de recibir apoyo parece que son recriminados por alarmismo o cosas peores, pues esperemos la solución sentados y pongamos la tele, que el tema catalán no ha acabado.

Editorial del periódico AQUÍ | Ángel Fernández, Director de AQUÍ Medios de Comunicación
Desde los 14 años dedicado a esta profesión del periodismo en la que ha ejercido en todos los niveles, desde corresponsal a editor. En la actualidad es el director de los medios de comunicación AQUÍ.