Un depósito de trigo que alberga el mejor arte contemporáneo

- Escrito el 03 octubre, 2017, 9:09 am
15 mins

Corría el año 1685 cuando el Ayuntamiento de Alicante decidió construir un granero en el corazón de la ciudad donde almacenar trigo, harina y otros alimentos. En aquella época eran frecuentes las temporadas de malas cosechas, por no hablar de las epidemias de cólera, tifus y otras enfermedades entonces mortales.

Por ello, se hizo necesario disponer de un gran depósito municipal que garantizara el abastecimiento de la ciudad en épocas de vacas flacas. A aquel lugar se le conoció como ´Casa de la Asegurada`. No en vano, constituía todo un seguro de vida para los alicantinos.

Este edificio llegó incluso a ejercer de ayuntamiento. Ocurrió durante la Guerra de la Independencia, cuando los franceses comandados por Napoleón Bonaparte bombardearon Alicante desde el mar. El palacio consistorial original sufrió grandes daños, razón por la que los plenos municipales tuvieron que celebrarse provisionalmente en La Asegurada.

Desde entonces el histórico inmueble fue empleado para diferentes usos. Llegó a ser un depósito de armas, e incluso el Instituto Público de Alicante (actualmente llamado IES Jorge Juan) impartió las clases aquí durante una temporada.

Antes de albergar el museo, la Casa de la Asegurada fue un granero, un depósito de artillería y el instituto Jorge Juan
Eusebio Sempere

Luego de algunos años de abandono, aparece la figura de Eusebio Sempere. El ilustre pintor colivenco propuso convertir el edificio en un gran museo referente de arte contemporáneo.

En un primer momento las autoridades políticas locales acogieron la idea con emoción. Sempere se volcó con el proyecto, y consiguió muchas obras importantes de artistas tan contrastados como Pablo Picasso, Salvador Dalí, Joan Miró, Julio González, Juan Gris, Wassily Kandinsky, Marc Chagall, etc.

No fue fácil. A Eusebio Sempere le costó tremendo esfuerzo reunir toda esta colección. Muchas de estas obras tuvo que pagarlas de su propio bolsillo. También hizo intercambios con cuadros suyos, e incluso prometió regalar algunos que aún no había tenido ni tiempo de pintar.

Eusebio Sempere quería instaurar un museo de arte contemporáneo en Alicante que fuera referente a nivel nacional e internacional

Al fin pudo inaugurarse el nuevo Museo de la Asegurada un 5 de noviembre de 1977. En el acto de apertura, los asistentes pidieron a Eusebio Sempere (siempre algo tímido para hablar en público) que pronunciara unas palabras. Su discurso quedó en el recuerdo por encima de todo lo dicho por los políticos. “Es el día más importante de mi vida. Hoy siento como si hubiera tenido un hijo” comentó emocionado el artista de Onil.

Años de declive

Sin embargo, el ilustre pintor siempre lamentó la falta de apoyo que recibió por parte del Ayuntamiento. Sobre todo a raíz de la llegada a la alcaldía del socialista José Luis Lasaletta. El Consistorio apenas invertía en el museo, ni facilitaba la llegada de nuevas obras o la organización de exposiciones.

Durante años el Ayuntamiento dejó casi abandonado el museo, a pesar de los intentos de Sempere por potenciarlo

El proyecto inicial de Sempere era muy ambicioso, y suponía instaurar en Alicante uno de los principales museos artísticos de España y Europa. Pero lejos de eso, en 1981 el director Paco Pastor acabó por dimitir alegando que no había presupuesto ni para bombillas.

Las piezas artísticas quedaron considerablemente descuidadas e incluso empezaron a deteriorarse por la humedad y falta de limpieza. En un último intento post-mortem por revertir esta situación, Eusebio Sempere especificó en su testamento que todas sus obras, que aún le quedaban, serían donadas a la ciudad de Alicante.

Volvió el esplendor

El genial artista falleció en 1985, y con toda su donación se le dedicó una sala especial. Esto supuso un nuevo impulso, y durante los siguientes años al fin apareció una firme voluntad política por devolver el esplendor al museo.

Eusebio Sempere y Juana Francés donaron gran parte de sus obras. También la Caja de Ahorros del Mediterráneo

Se acometió una gran renovación y se ampliaron las exposiciones tanto permanentes como temporales. En el transcurso de estos últimos años la antigua Caja del Mediterráneo y la célebre artista Juana Francés donaron gran parte de sus extensas colecciones.

En 2002 se le cambió la denominación oficial y desde entonces se le conoce como el Museo de Arte Contemporáneo de Alicante (MACA).

Actualidad

Además de todas sus exposiciones permanentes (artistas del siglo XX, colección CAM, Eusebio Sempere y Juana Francés) el MACA también organiza muestras temporales.

La actual exposición temporal ‘Perdidos en la Ciudad’ recoge visiones urbanas de una decena de artistas internacionales

Hasta el 15 de octubre aún puede verse ‘Perdidos en la ciudad. La vida urbana en las colecciones del IVAM’. Más de 40 obras para descubrir distintas visiones de las ciudades del siglo XX y XXI a través de las pinturas, esculturas o fotografías de autores como Robert Rauschenberg, Horacio Coppola, Thomas Ruff o el matrimonio Becher entre muchos otros.

Las piezas han sido cedidas por el Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM). El fondo urbano contemporáneo de dicho museo suele estar considerado como el mejor y más completo de España.

El MACA por dentro

Para todos aquellos curiosos que no se conforman simplemente con ver las obras expuestas, el museo organiza visitas especiales bajo el nombre de ‘El MACA por dentro’.

Los visitantes tienen la oportunidad de conocer de primera mano todo el proceso que se lleva a cabo, desde que las piezas llegan al museo hasta que son colocadas en las salas.

Se imparten para grupos de máximo 20 personas y deben de reservarse por teléfono o correo electrónico.

Se organizan visitas para conocer el proceso que siguen las obras desde la llegada al museo hasta que son expuestas en las salas
Interacción con el arte

Como parte de la apuesta del MACA por acercar el arte contemporáneo al ciudadano, a partir de octubre se pone en marcha el programa ‘Here Together Now’.

El programa ‘Here Together Now’ arranca en octubre con una serie de talleres experimentales de arte contemporáneo

Consiste en una serie de actividades orientadas hacia la experimentación y la producción. La inscripción en este proyecto es totalmente gratuita y se formarán grupos de unas 20 personas que estarán en funcionamiento hasta mayo de 2018.

Siguiendo esta misma línea, el museo también organiza visitas dinamizadas y talleres dirigidos a niños, adolescentes y jóvenes.  Pueden tener un carácter general artístico, o desarrollar un aspecto concreto.

Con la observación, el diálogo y la manipulación de materiales, se pretende que los alumnos estimulen su creatividad e imaginación. Y ciertamente es difícil imaginar mejor sitio para inspirarse que un museo de arte.

Educación social

Desde hace años, el MACA trata de fomentar la integración al arte de colectivos con diversidad funcional física, psíquica, sensorial, intelectual o mental. Por ello, también se organizan visitas y talleres especiales, destinados a este tipo de público.

Así mismo, el Museo desarrolla el programa ‘Reminiscencias. Arte y Cultura contra el Alzheimer’. Consiste en una serie de actividades orientas a pacientes en fase inicial de esta dura enfermedad cerebral.

Por otra parte, para que nadie se quede excluido de la posibilidad de disfrutar y acercarse al arte y la cultura, los colectivos en situación de vulnerabilidad social disponen de acceso totalmente gratuito a visitas didácticas y talleres.

Otras actividades

Más allá del arte contemporáneo, desde hace algún tiempo el MACA se ha convertido en uno de los puntos culturales referentes de la ciudad.

El segundo domingo de cada mes se narran cuentos infantiles para niños. La próxima cita será el 8 de octubre a las 12h

Por ejemplo, el pasado mes de septiembre se pusieron en marcha los ‘Cuentos en el MACA’. Una actividad destinada a entretener a los más pequeños (y también a los padres).

El segundo domingo de cada mes, por la mañana, un destacado cuenta-cuentos narra diferentes fábulas infantiles. Todo ello en un privilegiado entorno, rodeados de las obras artísticas del museo.

Debido al gran éxito que tuvo esta narración en septiembre, es necesario que todos aquellos interesados en asistir a la sesión del domingo 8 de octubre se inscriban por anticipado vía teléfono o email.

Así mismo, el edificio también dispone de un salón de actos donde se realizan representaciones y conferencias varias. El sábado 7 de octubre se interpretará el espectáculo teatral ‘Perdidos en la ciudad’, una función que destaca por su interacción con el público.

El 7 de octubre se interpretará la última función teatral de ‘Perdidos en la ciudad’
Biblioteca

Compuesta por un fondo documental de más de 10.000 referencias, la biblioteca del MACA es otra parte fundamental del museo. Aquí podemos encontrar monografías, catálogos de exposiciones, publicaciones periódicas, dosieres de artistas, carteles y material audiovisual.

Se trata de todo un centro de documentación que está disponible al ciudadano que quiera investigar algún aspecto concreto del arte contemporáneo, o simplemente tenga un interés general.

Precisamente aquí se lleva organizando desde 2015 el ciclo de encuentros ‘La mesa del arquitecto’. El último jueves de cada mes diversos ponentes muestran maquetas y debaten sobre arquitectura.

Futura ampliación

Son ya 40 años los que han transcurrido desde que el Museo de Arte Contemporáneo de Alicante viera la luz. De la mano del mítico e irrepetible Eusebio Sempere vino al mundo. Aunque ha pasado por épocas oscuras, también las ha vivido de esplendor.

El histórico edificio se empieza a quedar pequeño y se debate una posible ampliación

Ahora se encuentra en un nuevo periodo, cuyo principal inconveniente es la falta de espacio. La vieja Casa de la Asegurada ya se ha quedado pequeña para dar salida a todo el material que el MACA tiene. Algunas de las valiosas obras generosamente donadas antaño por Sempere o Juana Francés permanecen guardadas en los depósitos del museo.

La actual directora, Rosa Castells, ya ha manifestado públicamente en diversas ocasiones la necesidad de acometer una ampliación. Una solución sería utilizar el espacio trasero, ubicado entre la Calle Balseta y San Juan, en el que en la actualidad hay un aparcamiento.

En un principio se proyectó realizar aquí un nuevo edificio de viviendas. No obstante, fuentes del Ayuntamiento hablan ahora de la posibilidad de conectarlo con el museo y cederle, al menos, una parte del nuevo inmueble.