Compromís celebra el apoyo del Congreso de los Diputados a la cesión de la antigua refinería ‘La Británica’

El Grupo Municipal de Compromís estará vigilante para que se haga efectiva la cesión y se apueste de forma decidida por hacer realidad este proyecto

- Escrito el 14 noviembre, 2017, 3:25 pm
6 mins

El Grupo Municipal de Compromís muestra su satisfacción por la aprobación ayer, en la comisión de Hacienda del Congreso, de una Proposición No de Ley (PNL) que demanda al Estado la cesión de la titularidad de la antigua refinería ‘La Británica’, ubicada en la Serra Grossa, así como de los terrenos adyacentes (Serra del Molinet y Camp del Ametllers). Esta transmisión supone un paso más para recuperar y poner en valor uno de los ejemplos más destacados del patrimonio industrial alicantino, en el marco del proyecto ‘Alacant Ciutat de la Memòria’ impulsado desde Compromís en Alacant.

La aprobación de esta iniciativa es fruto del empeño de la Concejalía de Memoria Histórica y Democrática en el Ayuntamiento de Alacant, con la que ha sido su edil responsable María José Espuch, de Compromís, durante los dos primeros años de mandato municipal, y del trabajo coordinado de los distintos grupos parlamentarios de Compromís en la Diputación Provincial de Alacant, en las Corts Valencianas y el Congreso de los Diputados para instar a las administraciones implicadas a hacer efectiva la citada cesión.

El objetivo de este proyecto persigue poner en valor un espacio natural ya emblemático de la ciudad como es la Serra Grossa, lugar de ocio de los alicantinos y cuyo interior alberga un entramado de galerías que conducen a ocho depósitos de 2.000 m³ y una quincena de 500 m³, además de diversas estancias. De este modo, los viejos depósitos de CAMPSA y espacios como el Campo de los Almendros pasarán a ser el elemento central de un parque cultural que dotará a la ciudad de un nuevo hito turístico.

María José Espuch celebra la aprobación de la PNL y recuerda que La Británica’ es una oportunidad inigualable para diversificar la oferta turística hacia sectores ajenos al concepto sol y playa como son el turismo histórico-industrial o el cultural. Por ello, Compromís estará vigilante para que las administraciones públicas implicadas cumplan con sus compromisos y apuesten de forma decidida por hacer realidad este proyecto.

Compromís apuesta por regenerar una zona anexa a uno de los barrios más degradados de la ciudad, a la par que emblemáticos, como es La Albufereta. Recuperar esta área supone dar un impulso al proyecto de ciudad que necesita Alicante. Nuestra capital necesita un polo de atracción cultural y turístico que sea original; y este proyecto reúne todas las condiciones. Ahora se trata de abordarlo desde el realismo, ajustado a la situación presupuestaria, y no caer en la desmesura de otras épocas”, señala la edil.

Cabe recordar que la defensa del patrimonio industrial alicantino es una de las prioridades de Compromís, que ha presentado a las Cortes una Propuesta No de Ley para elevar la protección de unos 170 elementos arquitectónicos considerados Bien de Relevancia Local, una figura que no garantiza la máxima protección, como demuestra que un 11% de ellos ya han desaparecido o han sido destrozados.

Así mismo, el propio Pleno municipal en el pasado pleno de septiembre aprobó una Declaración Institucional para requerir a la Diputación de Alicante que retire la petición de esta instalación y colabore con el Ayuntamiento de Alacant.

ESPACIO EMBLEMÁTICO

La antigua refinería está situada en la avenida de la Vila Joiosa, y es uno de los ejemplos más destacados del patrimonio industrial alicantino, ya que, por sus características, está considerada una infraestructura única en el Estado Español, ya que gran parte de sus depósitos y galerías se encuentran excavadas en la roca, creando grandes espacios dentro de la Serra del Molinet.

Este conjunto industrial catalogado como un Bien de Relevancia Local se encuentra asentado sobre las naves de una antigua refinería llamada ‘La Británica’ en 1875, y en 1920 pasó a manos de Campsa. A día de hoy, el interior de la refinería permanece prácticamente intacto desde su construcción.

Actualmente, la mayoría de las instalaciones que había en superficie han desaparecido, principalmente, por las obras del TRAM. En la factoría subterránea quedan tres galerías principales y siete secundarias, que traen hacia ocho depósitos de 2.000 m3 y unos quince de 500 m3, además de varias estancias de tipo rectangular.

En el exterior existe una balsa, un depósito descubierto, muros de masonería y otros elementos. Además, dentro del entorno de la refinería existen restos arqueológicos de la Edad de Bronce, de la época ibérica, medieval, de la Guerra Civil, del antiguo campo de concentración del Ametllers y vestigios relacionados con la cantera, que también se podrían integrar, junto con la antigua refinería, dentro de un gran complejo histórico revitalizado.