Combate medieval. Un deporte en auge que transporta al pasado

- Escrito el 04 junio, 2018, 1:00 pm
7 mins
El Club Levantiscos ha sido el ganador de la liga nacional de este año, lo que le supone poder participar en la liga internacional

Aunque parece pertenecer al pasado, lo cierto es que el combate medieval es un deporte en auge. Funciona con la disciplina de muchos otros deportes: con equipos y formando parte de una liga nacional y una internacional.

El Club Levantiscos, de la provincia de Alicante, ha sido el ganador de la liga nacional de este año, convirtiéndose en los campeones de España, lo que supone poder participar en la liga internacional.

Esta disciplina nació en la Europa del Este y se está extendiendo rápidamente por el resto del mundo

El combate medieval es un deporte de contacto, con un fuerte rasgo histórico. Se trata de una disciplina que nació en la Europa del Este y se está extendiendo rápidamente por el resto del mundo. Los combatientes utilizan indumentaria y armaduras de los siglos XIV y XV, reproducciones homologadas y revisadas por los jueces para comprobar que cumplen con un estricto reglamento, y empuñan espadas, mazas, hachas y escudos, cuyo peso oscila entre los 20 y 30 kilos.

Las réplicas de las armas y armaduras son fieles a las originales del pasado, cuyo peso oscila entre 20 y 30 kilos

No se trata de luchas coreografiadas ni de espectáculo, sino de una competición de contacto de alto nivel donde el desgaste físico es enorme. Las réplicas de las armas son fieles a las originales del pasado.

Un impresionante despliegue

Un combate medieval genera un impresionante despliegue de armaduras relucientes y pendones coloridos, de mujeres vestidas de damas medievales y niños armados con espadas de madera. Pero detrás de todo eso también hay un esfuerzo deportivo e historiográfico, un auténtico viaje al pasado.

Se establecen tres categorías principales: duelo (uno contra uno) con diferentes armas, espada y escudo, espada y broquel, espada larga y alabarda, y combate por equipos.

El Club Levantiscos se formó en 2014 y está formado por luchadores de toda la provincia, que entrenan en Elche, San Vicente y Valencia. Compiten en coalición con Valentia Victrix (Valencia), y acaban de terminar la liga española, siendo vencedores invictos dos años seguidos.

¿Cómo se realiza la liga?
«La liga se realiza por torneos mensuales realizados en castillos»

Por torneos mensuales. Normalmente se celebran en castillos como el de Belmonte (Cuenca). Hace unas semanas fuimos a un torneo en Carcassone (Francia), donde quedamos en séptima posición de veinte equipos entre los que competían los mejores de Francia y Rusia.

Nuestro deporte se denomina Combate Medieval o Bohurt (nombre histórico de este deporte); sus orígenes datan del S.XIII, XIV y XV.

¿Qué riesgos contempla este deporte?

Como deporte de contacto lleva sus riesgos, pero con las armaduras reglamentarias y las comprobaciones de los jueces, el riesgo no es mayor que jugando al futbol. Los pequeños accidentes que han podido producirse han sido por imprudencias de los jugadores.

Las armaduras son replicas históricas y puedes empezar desde unos 600-700 euros de gasto. Es un deporte en auge y cada vez es más fácil y barato tener tu propia armadura.

¿Qué preparación es necesaria?
«Se requiere una preparación previa, y practicar deportes como crossfit, rugby o deportes de contacto»

Para este deporte se requiere una preparación previa, y practicar deportes como crossfit, rugby o deportes de contacto, que son los ideales para tener una buena preparación. Hay que tener en cuenta que es un deporte muy duro, e incluso gente muy preparada físicamente necesita acostumbrarse a llevar una armadura de unos 30 kg y a las limitaciones del casco, sobre todo, tanto para respirar como para ver, lo que supone dificultades añadidas. Como equipo, hay que entrenar táctica y técnicas de lucha.

Las armas son históricas y pasan un control como tal. Los jueces son muy estrictos con las medidas y pesos reglamentarios establecidos. Se exige, sobre todo, preparación y estrategia.

¿Seguís alguna alimentación especial que tenga que ver con la época que representáis?

Desde luego, cuidamos nuestra alimentación, pero no más que para cualquier otro deporte, es decir: comida sana y equilibrada. Entrenar duro y descuidar la alimentación es un error. Es muy importante el aporte de proteínas, vitaminas y una buena hidratación.

¿Es un deporte solo de hombres?

Ni mucho menos, hay mujeres que también lo practican. Son combates de tres contra tres, y la equipación y el peso son iguales para hombres y mujeres.

¿Qué lugar ocupa el honor?

​Es un deporte ‘de caballeros’, siempre prima el respeto por el adversario. Fuera de la liza todos somos amigos y nos ayudamos si hace falta. Por ejemplo, si otro equipo tiene alguna baja y tienen que entrar menos luchadores, el equipo superior en número deja fuera a alguno de sus luchadores para igualar las condiciones del combate. ​

Practicamos el amor a un deporte que cada vez gana más adeptos en todo el mundo y en cuya práctica la deportividad, el honor, la competencia leal y la seguridad lo son todo. Es una lucha real cuerpo a cuerpo. Mazazos, empujones, derribos, estrategias y un absoluto respeto por el rival a batir.