Un Catálogo de Protecciones para conservar nuestro pasado sin hipotecar el futuro

En los años 60 y 70 el turismo de masas llego a nuestras costas. Decenas de miles de europeos comenzaron a elegir la ciudad de Alicante como lugar para veranear. Más tardíamente, el número de españoles venidos aquí a pasar las vacaciones también aumentó vertiginosamente En aquel momento el precio del suelo se disparó, especialmente en las zonas cercanas a la playa y el mar. Muchos históricos edificios fueron demolidos, con objeto de construir bloques de apartamento u hoteles. Viendo fotos antiguas del Raval Roig o la Explanada, nos damos cuenta que muy poco queda de aquel patrimonio urbanístico alicantino. El ‘boom turístico’ lo derribó. «Se han hecho grandes barbaridades en Alicante. Hemos perdido muchos edificios históricos irrecuperables» (J. R. Navarro) “Se han hecho auténticas barbaridades patrimoniales en Alicante durante las últimas décadas”, nos comenta José Ramón Navarro Vera, catedrático de Urbanística y Ordenación del Territorio y profesor jubilado de la Universidad de Alicante. La destrucción de la Comandancia de Marina, el edificio Bergé, la Aduaneta o el silo de San Blas son algunos ejemplos de aquellos vestigios de nuestra historia que fueron derruidos inmisericordemente. Catálogo de Protecciones Desde hace algunos años se fueron aprobando, al fin, varias leyes protectoras del patrimonio histórico, tanto a nivel nacional como autonómico. Respecto a Alicante, también se elaboraron algunos catálogos municipales para blindar cierto tipo de bienes de interés histórico, como yacimientos arqueológicos o edificios del Casco Antiguo. En 2014 la Generalitat Valenciana aprobó la Ley de Ordenación del Territorio, Urbanismo y Paisaje (LOTUP). Desde entonces, toda nueva planificación urbana debe contar con un catálogo general que establezca aquellos bienes y espacios que deben ser tenidos en cuenta para protegerse en el futuro planeamiento urbanístico. Por aquel entonces, el gobierno municipal de Sonia Castedo inició la elaboración de un ‘Catálogo de Bienes y Espacios Protegidos’ con el fin de ajustarse a esta nueva ley. Finalmente se incluyeron 306 inmuebles. En 2015 la conselleria de Vertebración del Territorio declaró una suspensión temporal de licencias de obras hacia todos estos edificios por dos años, con el fin de protegerlos hasta que el catálogo fuese aprobado oficialmente. Sin embargo, poco después se produjo el relevo del gobierno municipal. Tras las elecciones, la concejalía de Urbanismo cayó en manos de Miguel Ángel Pavón (Guanyar Alacant), quien quiso ampliar aún más el catálogo ya iniciado por el PP. El actual Ayuntamiento diseñó un catálogo para proteger 661 inmuebles, así como el patrimonio paisajístico y natural El número de inmuebles incluidos se aumentó hasta los 661. Además, el nuevo documento no solo abarca el patrimonio cultural (edificios o yacimientos), también incluye 148 fichas de patrimonio natural y 61 de patrimonio paisajístico. “Es el primer catálogo totalmente global que se realiza en Alicante. Es un paso importante, después de décadas de desprotección” asegura el vicealcalde Pavón en declaraciones a ‘Aquí en Alicante’. Cuestión de fechas El equipo de gobierno actual tardó casi dos años en elaborar esta nueva propuesta definitiva de catálogo. “Es un proceso muy complejo” se excusa Pavón. “Ha sido necesaria la colaboración de técnicos de cuatro concejalías: Urbanismo, Medio Ambiente, Memoria Histórica y Cultura. Además, apenas hemos contratado servicios externos para su confección, por ahorrar gastos. Por otra parte, el primer borrador recibió ciertas alegaciones y hubo que modificarlo”. El edil de Guanyar nos cuenta también que intentaron aprobar inicialmente tan solo la parte del patrimonio cultural, con el fin de agilizar el proceso. Sin embargo, la Conselleria frenó este intento, pues “nos indicó que el catálogo debía ser tramitado en su totalidad”. La propuesta del nuevo Catálogo de Protecciones fue rechazada en el pleno municipal por 14 votos contra 15 En cualquier caso, Pavón elevó el Catálogo de Protecciones al pleno municipal del pasado 25 de mayo. Esta fecha aún entraba en el plazo antes de que caducara la suspensión de licencias de obras, el 10 de junio. Todos los ediles de la oposición votaron en contra. Por tanto, el catálogo fue rechazado por 15 votos contra 14. Críticas a la oposición Miguel Ángel Pavón asegura no entender a la oposición. “Incluimos todos los edificios del antiguo catálogo de 2014 ¿Cómo es posible que el PP vote contra su propio catálogo? Tampoco me explico la actitud de Ciudadanos y los no adscritos, cuando previamente si mostraron su disposición a proteger el patrimonio”. Algunos representantes de varias asociaciones locales también acudieron al pleno para defender esta propuesta de catálogo. Uno de ellos fue el citado catedrático José Ramón Navarro, como miembro representante de la Plataforma de Iniciativas Ciudadanas de Alicante (PIC). “Apelamos a la responsabilidad de los partidos de la oposición. Pero no supieron actuar. Confundieron los asuntos generales de la ciudad, con sus problemas particulares con el tripartito” nos aduce. Motivos de votar en contra Pero la oposición identificó dos grandes inconvenientes en este catálogo. La portavoz local de Ciudadanos (C’s), Yaneth Giraldo, nos lo explica en declaraciones a este medio. “Por supuesto que nosotros también queremos proteger el patrimonio de la ciudad. El problema es que el documento propuesto condiciona la futura industrialización de Alicante y además nos pone en riesgo de afrontar millonarias indemnizaciones”. Respecto al primer punto, Giraldo alega que “este catálogo condiciona demasiado el futuro plan general de la ciudad”. El vicealcalde Pavón rechaza totalmente esta hipótesis: “Ya les he dicho mil veces que el catálogo no reclasifica el suelo. Tan solo es un documento más que puede influir en un futuro plan urbanístico, pero no lo define”, asevera. «Nosotros también queremos proteger el patrimonio, pero esta propuesta de catálogo frena la futura industrialización de Alicante» (Y. Giraldo) Pero, aunque Giraldo reconoce que efectivamente no se modifica el tipo de suelo, argumenta que “se está pretendiendo diversificar las zonas empresariales. Esto es un error, porque las industrias deben estar juntas para que se creen sinergias. Habrá suelo industrial pero no será de calidad y esto comprometerá el crecimiento de los polígonos.” Posibles indemnizaciones Por otra parte, la portavoz del partido naranja afirma que no se está asegurando que los propietarios damnificados por estas protecciones cobren las indemnizaciones pertinentes. Por esto, “el Ayuntamiento podría verse enfrentado a múltiples demandas, lo que pondría seriamente en peligro nuestro patrimonio municipal”. En similares formas se expresa la edil no adscrita Nerea Belmonte (ex de Guanyar). “Varios colectivos, entre ellos el Colegio de Abogados, me informaron que este catálogo puede poner en entredicho el futuro de Alicante con procesos legales que podrían costarnos millones. Quiero proteger nuestros edificios históricos y paisajes, pero hasta que tenga total seguridad de que no compromete nuestro porvenir económico, yo no puedo votar por este catálogo”, afirma en declaraciones a este periódico. «El Colegio de Abogados me advirtió del riesgo de pleitos millonarios. Quiero asegurarme que no hipotecamos nuestro futuro económico» (N. Belmonte) Según Pavón, “todos los informes, tanto de los técnicos de Urbanismo como del secretario general del Ayuntamiento, son favorables. Esto debería ser una garantía más que suficiente”. El vicealcalde quiere recordar a los ediles de la oposición que “el cargo político tiene sus riesgos, y todas las decisiones pueden ser recurribles u objeto de reclamación patrimonial. Las acciones políticas son así”. «Este catálogo no cambia la clasificación del suelo, ni pone en riesgo la economía municipal. Así lo avalan los informes» (M. A. Pavón) El propio catedrático, José Ramón Navarro, también añade alguna crítica hacia el catálogo. “Para mí se ha hecho con prisas, y faltan algunos edificios. La oposición teme que pretenda sustituir el plan urbanístico, pero yo diría que si el documento peca de algo, es de ser incluso demasiado conservador. Pero aún así, supone un avance clave y muy necesario para esta ciudad”. Solución provisional Dado a que a fecha de 10 de junio el pretendido Catálogo de Protecciones seguía sin aprobarse vía pleno, la concejalía de Urbanismo solicitó a la Conselleria otros dos años más de suspensión de licencias de obras sobre los edificios pendientes de proteger. Sin embargo, la Conselleria indicó que debía de aprobarse en el pleno municipal antes de ampliar dicho plazo. Como solución provisional, Urbanismo acabó aprobando un decreto y una instrucción el pasado 4 de junio con el fin de salvaguardar los inmuebles en peligro. Desde el 10 de junio ya se pueden pedir licencias de obras para estos edificios. Urbanismo aprobó de urgencia un decreto y una instrucción para evitarlo “A raíz de esta instrucción, remitiremos a Cultura de la Generalitat las peticiones que afecten a edificios en trámite de catalogación, y en el decreto enumeramos varios bienes inmuebles que queremos que se declaren de relevancia local. Todo ello para defender el patrimonio, dentro de los márgenes que nos deja la ley, hasta que logremos aprobarlo en el pleno”, explica Pavón. Siguen las negociaciones Jurídicamente el Ayuntamiento tiene dos meses de plazo para tramitar una licencia de obras en un bien inmueble. Por tanto, Pavón todavía tiene hasta agosto o septiembre para lograr aprobar el catálogo sin ninguna consecuencia para el patrimonio arquitectónico. Tan solo necesita el voto de un único concejal de la oposición para alcanzar la mayoría necesaria. Desde Ciudadanos, Giraldo le asegura que “nosotros no tendremos problemas en apoyarle si nos garantiza que no va a frenar la industralización en Alicante, ni enfrentarnos a millonarias indemnizaciones. Hemos de ser responsables de cara al futuro”. Pavón solo necesita convencer a un concejal de la oposición para aprobar el Catálogo Pero Pavón advierte que la concejala que más ha mostrado “voluntad real por apoyar el catálogo” es Nerea Belmonte. Sin embargo, su antigua compañera, ahora en la oposición, le reprocha su actitud. “El vicealcalde intentó aprobar esto sin informarnos bien sobre los posibles riesgos económicos, y sabía que así no podíamos votar a favor. Yo creo que tan solo pretendía señalarnos como culpables para presionarnos. Le falta disposición al diálogo”. Belmonte asegura que simplemente precisa de unos informes de la concejalía de Urbanismo y del Departamento Jurídico del Ayuntamiento que le confirmen que el catálogo no pone en peligro la economía de la ciudad. “Proteger nuestro pasado no puede ser óbice para destruir nuestro futuro. Ya estamos suficientemente endeudados por culpa de las legislaturas anteriores del PP. Es incongruente que un gobierno del cambio cometa las mismas irresponsabilidades que el anterior”, se justifica la edil no adscrita. Nos confirma que en los últimos días de junio ya ha recibido los informes de Urbanismo. Todavía tiene que estudiarlos y aún espera los del Departamento Jurídico, pero se muestra optimista. “Yo creo que en 2 meses sí tenemos tiempo de arreglar esto”. Los dos últimos desaparecidos El pasado mes de febrero se derribaron dos edificios del siglo XIX, ubicados en la Rambla. Uno de ellos era el único inmueble de esta importante avenida que mantenía una fachada de sillería y las rejas típicas alicantinas en forma de ‘buche de palomo’. El otro conservaba unos balcones originales de gran interés histórico y una farola con un pequeño escudo republicano de los años 30. En febrero se demolieron dos edificios del siglo XIX, situados en la Rambla, para construir apartamentos En su lugar, se proyectó un nuevo edificio con 22 apartamentos pequeños que ocupa los dos solares. Muchos esperan que éstas dos señaladas pérdidas arquitectónicas sean las últimas en una ciudad que “ya ha sufrido demasiados atentados hacia sí misma”, tal y como se lamenta José Ramón Navarro. Todo depende ahora de los 29 concejales del Ayuntamiento de Alicante. Luego la última palabra la tendrá la Generalitat.   Post Views: 12 Relacionado

El Ayuntamiento pretende blindar 661 bienes patrimoniales históricos, pero tiene que negociar a contrarreloj con la oposición

- Escrito el 05 julio, 2017, 10:19 am
17 mins