El Ayuntamiento da los últimos pasos para poder licitar las obras del proyecto del paseo peatonal y ciclista de acceso a Urbanova

La actuación, que apuesta por la movilidad sostenible y por la protección del Saladar y las Dunas de Agua Amarga, cuenta con un presupuesto de 855.000 euros y un plazo de ejecución de 3 meses La Concejalía de Urbanismo ha incorporado las condiciones exigidas por la Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y del Mar en sendos escritos remitidos al Ayuntamiento los pasados 30 de marzo y 18 de mayo, a fin de que dicha Dirección General pueda otorgar al Ayuntamiento la concesión de la ocupación de los terrenos de dominio público marítimo terrestre (DPMT) afectados por las obras del paseo peatonal y ciclista de acceso a Urbanova, tan sólo 112,5 metros cuadrados situados entre los mojones M-68 y M-100, ya que el resto de terrenos afectados se sitúan en las zonas de servidumbre de protección y de tránsito. La aceptación de dichas condiciones, así como su traslado al Servicio Provincial de Costas, han sido aprobados hoy por la Junta de Gobierno Local, una aprobación que supone uno de los últimos pasos para poder licitar y ejecutar las obras del paseo, cuya financiación va a correr a cargo de las inversiones sostenibles de 2017. El equipo de gobierno espera que Costas otorgue en breve al Ayuntamiento la concesión y desbloquee así un proyecto que fue aprobado en Junta de Gobierno el 12 de julio de 2016 con la idea de ejecutarse en el último trimestre de 2016 como inversión sostenible de dicho ejercicio, no pudiéndose licitar ante la falta de la preceptiva concesión de Costas. Los acuerdos aprobados hoy dan la conformidad del equipo de gobierno a la Addenda de Clima Marítimo y Cambio Climático y a la Addenda de Cumplimiento de la Ley de Costas, elaboradas por el Departamento Técnico de Urbanización de la Concejalía, en las que se evalúan tanto los efectos sobre el cambio climático de la ocupación de los terrenos de DPMT afectados como el cumplimiento de la legislación de costas. Mediante dichos acuerdos también se solicita que se tengan por aportados el escrito de la Dirección General de Evaluación Ambiental y Territorial de la Generalitat Valenciana y los informes que incorpora a fin de darse por cumplida la tramitación ambiental exigible. Y, por último, se renuncia a los eventuales derechos compensatorios que pudieran corresponder al Ayuntamiento como titular del uso del vial en el que se van a efectuar las obras. El proyecto cuenta con un presupuesto de 855.000 euros y un plazo de ejecución de 3 meses, y será financiado como inversión sostenible a cargo del remanente de tesorería del presupuesto de 2016. El vicealcalde y concejal de Urbanismo, Miguel Ángel Pavón, ha recordado que la tramitación de este poroyecto se arrastra desde que en 2006 se redactó su primera versión, “siendo este equipo de gobierno el que ha conseguido aprobar un proyecto muy esperado por los vecinos de Urbanova, que apuesta por la movilidad sostenible y la protección del Saladar y las Dunas de Agua Amarga, y que en breve esperamos poder licitar para que sus obras se ejecuten en el último trimestre de 2017”. El proyecto aprobado el pasado 12 de julio de 2016 se redactó por los técnicos municipales de Urbanismo para mejorar la integración de los nuevos paseos – peatonal y ciclista – en el entorno protegido que atraviesa la carretera de Urbanova, frente a una primera versión del proyecto muy “dura” y urbana que suponía una clara agresión sobre el cordón dunar de Agua Amarga. La actuación se plantea sobre la plataforma de 10 metros de anchura sobre la que se disponen la actual carretera y sus arcenes a lo largo de 1.225 metros, reduciendo el ancho asfaltado a 6 metros – reasfaltándose su firme – y disponiendo un paseo peatonal de 1,80 metros de anchura junto a las dunas y un paseo ciclista de 2,20 metros de anchura junto al saladar, contando ambos paseos con un firme de terrizo y con elementos de separación y protección tanto hacia la carretera como hacia las zonas protegidas junto a las que se disponen, que quedan a salvo del acceso incontrolado de vehículos y del consiguiente deterioro de la flora y fauna de sus hábitats. La actuación, que ha incorporado algunas de las alegaciones presentadas por colectivos ecologistas y de promoción de la movilidad sostenible, contempla el calmado del tráfico en la carretera mediante marcas viales laterales sonoras, carriles de ancho estricto – 3 metros por sentido – y la incorporación de una nueva rotonda, cerca del núcleo de Urbanova, que dará acceso a la zona de tierra junto a la playa que se usa como aparcamiento, que va a delimitarse mediante una barandilla de madera para separar las dunas y la zona de servidumbre de tránsito de Costas de la zona de aparcamiento, evitando así la intrusión de vehículos. Relacionado

Urbanismo incorpora las condiciones de Costas y la Junta de Gobierno Local aprueba su aceptación

- Escrito el 31 mayo, 2017, 8:08 pm
7 mins
La actuación, que apuesta por la movilidad sostenible y por la protección del Saladar y las Dunas de Agua Amarga, cuenta con un presupuesto de 855.000 euros y un plazo de ejecución de 3 meses

La Concejalía de Urbanismo ha incorporado las condiciones exigidas por la Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y del Mar en sendos escritos remitidos al Ayuntamiento los pasados 30 de marzo y 18 de mayo, a fin de que dicha Dirección General pueda otorgar al Ayuntamiento la concesión de la ocupación de los terrenos de dominio público marítimo terrestre (DPMT) afectados por las obras del paseo peatonal y ciclista de acceso a Urbanova, tan sólo 112,5 metros cuadrados situados entre los mojones M-68 y M-100, ya que el resto de terrenos afectados se sitúan en las zonas de servidumbre de protección y de tránsito.

La aceptación de dichas condiciones, así como su traslado al Servicio Provincial de Costas, han sido aprobados hoy por la Junta de Gobierno Local, una aprobación que supone uno de los últimos pasos para poder licitar y ejecutar las obras del paseo, cuya financiación va a correr a cargo de las inversiones sostenibles de 2017. El equipo de gobierno espera que Costas otorgue en breve al Ayuntamiento la concesión y desbloquee así un proyecto que fue aprobado en Junta de Gobierno el 12 de julio de 2016 con la idea de ejecutarse en el último trimestre de 2016 como inversión sostenible de dicho ejercicio, no pudiéndose licitar ante la falta de la preceptiva concesión de Costas.

Los acuerdos aprobados hoy dan la conformidad del equipo de gobierno a la Addenda de Clima Marítimo y Cambio Climático y a la Addenda de Cumplimiento de la Ley de Costas, elaboradas por el Departamento Técnico de Urbanización de la Concejalía, en las que se evalúan tanto los efectos sobre el cambio climático de la ocupación de los terrenos de DPMT afectados como el cumplimiento de la legislación de costas. Mediante dichos acuerdos también se solicita que se tengan por aportados el escrito de la Dirección General de Evaluación Ambiental y Territorial de la Generalitat Valenciana y los informes que incorpora a fin de darse por cumplida la tramitación ambiental exigible. Y, por último, se renuncia a los eventuales derechos compensatorios que pudieran corresponder al Ayuntamiento como titular del uso del vial en el que se van a efectuar las obras.

El proyecto cuenta con un presupuesto de 855.000 euros y un plazo de ejecución de 3 meses, y será financiado como inversión sostenible a cargo del remanente de tesorería del presupuesto de 2016. El vicealcalde y concejal de Urbanismo, Miguel Ángel Pavón, ha recordado que la tramitación de este poroyecto se arrastra desde que en 2006 se redactó su primera versión, “siendo este equipo de gobierno el que ha conseguido aprobar un proyecto muy esperado por los vecinos de Urbanova, que apuesta por la movilidad sostenible y la protección del Saladar y las Dunas de Agua Amarga, y que en breve esperamos poder licitar para que sus obras se ejecuten en el último trimestre de 2017”.

El proyecto aprobado el pasado 12 de julio de 2016 se redactó por los técnicos municipales de Urbanismo para mejorar la integración de los nuevos paseos – peatonal y ciclista – en el entorno protegido que atraviesa la carretera de Urbanova, frente a una primera versión del proyecto muy “dura” y urbana que suponía una clara agresión sobre el cordón dunar de Agua Amarga. La actuación se plantea sobre la plataforma de 10 metros de anchura sobre la que se disponen la actual carretera y sus arcenes a lo largo de 1.225 metros, reduciendo el ancho asfaltado a 6 metros – reasfaltándose su firme – y disponiendo un paseo peatonal de 1,80 metros de anchura junto a las dunas y un paseo ciclista de 2,20 metros de anchura junto al saladar, contando ambos paseos con un firme de terrizo y con elementos de separación y protección tanto hacia la carretera como hacia las zonas protegidas junto a las que se disponen, que quedan a salvo del acceso incontrolado de vehículos y del consiguiente deterioro de la flora y fauna de sus hábitats.

La actuación, que ha incorporado algunas de las alegaciones presentadas por colectivos ecologistas y de promoción de la movilidad sostenible, contempla el calmado del tráfico en la carretera mediante marcas viales laterales sonoras, carriles de ancho estricto – 3 metros por sentido – y la incorporación de una nueva rotonda, cerca del núcleo de Urbanova, que dará acceso a la zona de tierra junto a la playa que se usa como aparcamiento, que va a delimitarse mediante una barandilla de madera para separar las dunas y la zona de servidumbre de tránsito de Costas de la zona de aparcamiento, evitando así la intrusión de vehículos.

Los artículos firmados por redacción son aquellos remitidos por terceros para su publicación en el diario digital AQUIenAlicante.com