El arte de tallar la música

La Academia de Música Puccini es una de las tres escuelas de Lutheria en España donde elaboran sus propios instrumentos

La Academia de Música Puccini es una de las tres escuelas de Lutheria en España donde elaboran sus propios instrumentos

- Escrito el 01 agosto, 2017, 6:07 pm
9 mins

En la Academia de Música Puccini enseñan a amar la música, tocarla y transmitirla, pero también a construirla, ya que es una de las tres escuelas de Lutheria en España. El arte de construir instrumentos de cuerda es una artesanía muy antigua y poco vista en nuestro país. “Es muy difícil encontrar un sitio donde realicen esta labor. Somos una de las pocas academias que desarrollan este trabajo, solo hay una en Málaga y otra en Bilbao”, afirma Daniel Pucci.

Música y artesanía

La escuela cuenta con este luthier de nacimiento, dedicado toda su vida al arte de la música al igual que sus padres y abuelos. El violonchelista había trabajado antes en otras academias de música, pero nunca se había planteado desarrollar esta labor hasta ahora. Él lo describe como algo apasionante y muy peculiar, que ha conseguido crear un ambiente espectacular en la escuela.

Los alumnos se han convertido en luthieres, ya que son ellos mismos quienes construyen de principio a fin sus violines, violonchelos, violas y contrabajos. “Hay 15 personas elaborando sus instrumentos y se lo pasan genial, les gusta mucho”, explica Pucci.

«Nuestra primera creación es un violín de 1997 y con muchos ya se ha tocado en orquestas» (D. Pucci)

Se necesitan dos o tres meses de construcción para un principiante, pero después de crear el primer instrumento el segundo va más rápido. “Nuestra primera creación es un violín de 1997 y con muchos ya se ha tocado en orquestas”, comenta el profesor. Según él, hay gente que compra paquetes y luego los monta, pero en la academia de música Puccini lo elaboran todo ellos mismos, además de realizar restauraciones, una tarea aún más delicada.

Las primeras notas

La cantante, pianista y profesora de contrabajo Annabelle Franchi y el profesor de violonchelo Daniel Pucci, tras trabajar anteriormente en otras escuelas de música, decidieron abrir una academia de música y Lutheria en 2014, ubicada en la calle Pablo Iglesias, 42 de Alicante.

Ambos, apasionados por la música, han construido una familia formada por grandes músicos como los profesores de violín Petro Vasilevsky y Carlos Rocha, el pianista y director de orquesta Manuel Ramos y el profesor de guitarra y armonía Lucas Bramucci. “Invito a la gente a que pruebe en la academia porque van a aprender muchísimo y se van a sentir muy arropados en este ambiente familiar”, sostiene el guitarrista.

Formación

“Lo primero que enseñamos a nuestros alumnos es a amar la música y luego los formamos”, afirma Annabelle Franchi. La enseñanza musical que se ofrece en la academia de música Puccini es similar a la de un conservatorio, pero más dinámica. Las disciplinas que se ofrecen son piano, canto, guitarra, violín, viola, violonchelo y contrabajo. “El canto es diferente a la metodología de otras academias o conservatorios porque los preparamos para castings”, cuenta la cantante. Otro de los servicios es el acompañamiento a estudios de grabación para que los alumnos graben sus demos y videoclips.

«Acreditamos con títulos oficiales en Europa y más de 90 países» (A. Franchi)

Además, la escuela posee una titulación alternativa valorada por el conservatorio de Escocia, examinadora cada año. “Acreditamos con títulos oficiales en Europa y más de 90 países, algo muy interesante para trabajar en el extranjero, además de proporcionar becas a Estados Unidos por la institución que nos avala”, explica Franchi, una de los artífices del proyecto.

Según la profesora, lo que les diferencia del resto es la metodología de enseñanza. “10 años de formación con el mismo contenido que en el conservatorio, pero adaptado a la disponibilidad y jornada de alumnos de instituto con la finalidad de que puedan compaginar ambas cosas eficientemente”, argumenta.

Clases

La academia de música cuenta con más de 60 alumnos. Las clases tienen una duración mínima de una hora a la semana, aunque varía dependiendo de las necesidades de cada alumno. Se pueden impartir en pareja o individual, pero siempre se dedica 30 minutos a cada uno. El perfil de los alumnos es variado y abarca todas las edades, desde el más pequeño con cinco años hasta el más mayor con 60. “No hay edad para aprender si se comparte el amor por la música”, sostiene Franchi.

«No hay edad para aprender si se comparte el amor por la música» (A. Franchi)

La aceptación en la ciudad ha sido muy buena y las expectativas están más que cumplidas porque casi no quedan plazas libres, según los profesores. “Hemos trabajado bien y de ahí estos resultados. No pensaba que íbamos a tener tantos alumnos en tan poco tiempo. Tenemos verdaderos artistas”, afirma Daniel Pucci.

Conciertos y castings

La Academia de Música Puccini se cita cada año en la gala de Navidad de El Corte Inglés, en la Sala de Ámbito Cultural de Alicante, en las Cigarreras, en la Sede de la Universidad de Alicante y, desde hace dos años, en Elche. Además, el mes pasado regalaron una tarde de música a los ancianos de la residencia Vistasol en Ávila. “Transmitir la música a aquellos que están solitos nos hace muy felices y hace mucha falta”, asiente Franchi.

La escuela ha podido disfrutar de ver a sus alumnos llegar muy alto, como el caso de Kamy Bongz semifinalista de La Voz Kids. “Tenemos muchos alumnos que se han presentado a concursos como La Voz”, explica Franchi.

Quinteto Pucci tango

El pasado año, la academia de música Puccini grabó un Cd de tango formado por los hermanos de Daniel Pucci. “En estos momentos el disco está concursando para los Grammy latinos 2017”, sostiene Pucci.

Uno de los proyectos es participar en una exposición en Tremola (Italia) donde mostrar los instrumentos tallados por los alumnos

El violonchelista explica que uno de sus proyectos futuros en la escuela de música es participar en una exposición en Tremola (Italia) donde mostrar los instrumentos tallados por sus alumnos y por él mismo. “Hay piezas de muy buen nivel en esa exposición, pero las nuestras tienen mucha calidad y sería una gran oportunidad poder ir”, afirma el luthier.

El músico y artesano desvela que uno de los proyectos futuros de la academia de música es crear una orquesta con los alumnos de Puccini, ya que están totalmente preparados e incluso muchos ya tocan en importantes orquestas.

La Academia Puccini es un lugar donde no solo se enseñan las notas, tocar un instrumento o realizar ejercicios de memorización entre otras, sino también a establecer una amistad con el mundo musical. “Relacionarse con los demás compañeros de la profesión es algo necesario para abrirte las puertas de este mundo tan bonito”, desvela el profesor de guitarra, Lucas Bramucci.